domingo, 11 de enero de 2009

DEL BASE TOTAL AL BASE GLOBAL

Si traducimos literalmente Point Guard, obtenemos un punto que guarda, que custodia… el bajito de toda la vida, o sea. En el baloncesto americano se decía que los bases podían ganar partidos, pero eran los pívots quienes ganaban campeonatos. Con la aparición de Oscar Robertson en los 60, y sobre todo con Magic a principios de los 80, la cosa cambió. Hasta entonces, la pareja Cousy-Russell de los dinásticos Celtics había sido un buen ejemplo. Bob Cousy, el bajito que custodiaba a los verdes, llegó a Boston en el año 51, pero hasta que Bill Russell aterrizó en 1956 su casillero de títulos permanecía en blanco. A partir de entonces cayeron seis casi seguidos. Poco más tarde Oscar Robertson, con dos metros y dominando cada faceta del juego, coincidió en Milwaukee con Lew Alcindor. El Gran Oscar ya podía hacerlo todo solito, aunque es cierto que la llegada de Alcindor le dio su único título de campeón NBA. Después Alcindor se convirtió en Kareem Abdul Jabbar, y durante su etapa con Magic en los Lakers fue testigo de la perfección del concepto de ‘Base Total’, cuya fuerza estadística reside en el triple-doble. Más de 10 puntos, asistencias y rebotes, prácticamente en cada partido.
Y mientras todo eso ocurría en aquel lejano planeta americano, por aquí los equipos seguían funcionando con la teoría clásica del Point Guard bajito. Entonces Aíto, despegando como entrenador, coincidió con Montero en Badalona en 1983: era el primer intento de ‘Base Total’ del baloncesto español, y la NBA no tardó en fijarse en él, aunque lo puso en uno de los últimos puestos del Draft. Veinticinco años después, en el final de su carrera, Aíto está creando a Ricky Rubio también en Badalona. “Antes América era una referencia. Ahora es la NBA la que se acerca a nosotros”, ha declarado el coach. Y tanto es así que lo mismo Ricky acaba siendo un número 1 del Draft en su promoción, y, por qué no, incluso puede que en unos años esté ganando anillos de la NBA firmando triples-dobles de media en las Finales. Entonces, el ‘Base Total’ que ya es, se convertiría además en nuestro primer ‘Base Global’. Sería nada menos que el primer Magic español. Qué cosas.

Diario Público, dic 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario