sábado, 24 de enero de 2009

GASOL Y TEX WINTER

El baloncesto español solamente tiene un entrenador campeón de Europa absoluto de selecciones (por la gracia de Holden, ese ‘ruso’ de Pittsburgh que nos aguó la fiesta el verano de 2007). Se llama Manolo Coloma, y consiguió el título en Italia, hace tres lustros, dirigiendo a doce mujeres. Manolo morirá entrenador, aunque ahora no ejerza, y su pelo está adquiriendo un largo que refuerza su categoría de sabio en excedencia. Escucharle, por tanto, aparte de ser un placer es también una clase que sus amigos podemos recibir por lo que cuesta un café italiano, como le gusta tomarlo.
Comentábamos sobre entrenadores y su experiencia, cuando me dejó una perla que merece la pena contar. “Pablo, -me dijo-, los americanos nos siguen aventajando en una cosa: su respeto por el ‘staff’ técnico. A veces, la ‘arriesgada’ apuesta por un primer entrenador inexperto, tiene una solución muy sencilla. De los dos ayudantes, por lo menos uno ha de tener el pelo blanco y una vida en los banquillos”.
A finales de los 80, Cuando Gasol apenas tenía 10 años, Tex Winter, el mítico ayudante de Phil Jackson, y ‘obsesivo aplicador’ (que no inventor, como bien recalcó en un artículo Vicente Salaner) del triángulo ofensivo que ahora dominamos todos, tenía la edad de un jubilado y acumulaba seguramente más fracasos que éxitos en su carrera. Entonces, los Bulls ofrecieron el trabajo de primer entrenador a Jackson, que sólo había sido asistente NBA un par de años -pero jugador en la Liga más de diez- y le pusieron a Winter al lado. El objetivo era curioso: tenían que conseguir que Michael Jordan fuera campeón de una puñetera vez. Pero más curioso fue la manera en la que se distribuyeron el trabajo. Winter pintó el sistema ofensivo que llevaba más de cuarenta años perfeccionando, y Jackson se encargó de que MJ estuviera cómodo en él. Casi 20 años después, los libros y los piropos que recibirá Gasol seguirán siendo cortesía de su primer entrenador, pero la pizarra del perfecto ataque de los Lakers la seguirá emborronando, con 84 años ya, un veterano ayudante de pelo blanco.

Diario Público, marzo 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario