lunes, 26 de enero de 2009

JOAN CREUS: UN TIPO DE FIAR

El relato breve más famoso del mundo, dice así: “cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”. Mientras a los demás nos daba tiempo a nacer, crecer, y jubilarnos, Joan Creus seguía allí. Veinticinco años como jugador profesional de baloncesto, más que una carrera deportiva es un ejemplo de vida. Y sus estadísticas acumuladas (20.217 minutos en cancha, cerca de 10.000 puntos sumando Primera División y ACB, 1.503 asistencias, 780 partidos jugados…)* podrían ser elevadas a unidad de medida. ¿A ti qué tal te fue? Bien, no me quejo, me quedé a 18 años, siete mil y pico puntos, y más de 1000 asistencias de ser Creus. ¿Y tú?
Pasé una mañana escuchándole hablar de su etapa de jugador. Sus primeros años los definió como los más competitivos de su carrera y los últimos como años de buen competidor. En ellos, se convirtió en un jugador mucho más eficiente. Dejó de obsesionarse con el objetivo final -que no estaba en sus manos-, dejó de pelearse con los rivales por la cuestión estadística, y centró todas sus energías en jugar minutos de óptima calidad física y mental. En su última etapa, por tanto, Creus era capaz de centrarse tanto en su tarea que tenía la sensación de que su juego fluía con la mitad de esfuerzo que cuando era más joven. Así de sencillo.
Con esta misma sencillez, ha venido ayudando a la selección nacional en verano a ganar diferentes metales, y nos ha enseñado desde la televisión a no perder detalle de lo que puede ocurrir en una cancha de baloncesto ACB. Ahora, asume la responsabilidad de manejar el futuro del Barcelona de baloncesto, y su primera decisión estratégica ha sido quedarse con un entrenador recién llegado, y gastarse mucho dinero en que Navarro se olvide de nuevos retos en la NBA.
Ramón Trecet nos dejó hace años una frase admirativa sobre la figura de Miguelo Betancor, aquel gran dinosaurio del arbitraje español. “¡Si lo ha pitado Miguelo, es que es falta!”. Pues eso: si lo ha decidido Joan Creus... Y reconozco que mi razón principal es una sincera admiración por la persona y el deportista.

Diario Público, junio 2008
(Lógicamente, el Barça 08-09, con Joan a los mandos de la nave, funciona como un reloj)


*fuente: wikipedia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario