sábado, 21 de febrero de 2009

CERTEZAS, CREENCIAS Y DUDAS

Empecemos por las certezas: el Barça y el Tau son los dos mejores equipos de la ACB en este momento. Su semifinal de hoy, por tanto, entraba dentro de la lógica. Ya se dijo aquí anteriormente que la justicia deportiva existe, y que el baloncesto nació de la mente de un profesor de escuela. Sumadas esas dos variables –capacidad de los protagonistas y complejidad del deporte-, pocas reacciones puede provocar el partido que no sea: “no, si ya lo decíamos nosotros”.
Sigamos con las creencias: mi padre y yo (que como lógica relación paterno-filial nos entendemos solamente en lo muy fundamental) tenemos una fijación común que defendemos en foros profesionales, amateur, y mediopensionistas: Juan Carlos Navarro sería nuestra primera elección en el Súper-Manager ACB. No hay un solo jugador en Europa capaz de romper los partidos importantes con tanta facilidad. Lo lleva haciendo toda su carrera y con todos los entrenadores que ha tenido. Estos partidos a vida o muerte los maneja como nadie. ¿Y quién puede estar a su altura? Quizá este año Igor Rakocevic. Seguramente el mejor Rakocevic que hemos visto nunca en la liga. Por tanto, prepárense mañana para otro duelo de rompe-partidos: el primero, Navarro-Bullock, salió por puntos a favor del catalán.
Ahora vayamos con las duda para mañana. La derrota contra el Madrid, dejándose remontar 22 puntos le hizo más daño del previsto al Tau. Su victoria ante Pamesa fue trabada, como si necesitaran tres en uno con urgencia. En una semifinal de Copa, la duda es un seguro billete de vuelta sin trofeo. A Ivanovic le queda un punto y seguido a su frase: “el cansancio no existe…y la duda nos elimina”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario