jueves, 5 de febrero de 2009

DESDE RUSIA, CON AMOR

Este no es un rincón para las exclusivas, que para eso están los profesionales, sino el de un humilde opinador. Dicho lo cual, les informo que tengo buenos apuntes sobre lo que el nuevo, y ambicioso, ‘allenatore’ de la selección española trata de hacer con los equipos que le asignan.
Sergio habla primero de normas: claras, y previamente aceptadas por todos. Cuando esto se consigue, el propio equipo ayuda a su cumplimiento. Según Scariolo, la disciplina empezará por el propietario y terminará en el último de la línea. Las reglas de la casa las cumple todo el mundo, porque si no, como diría un amigo mío de Bologna, “Festa Napoli”. O sea, un caos.
Su teoría sigue por el rol del jugador. Jamás le vendamos algo que no podamos mantener. A partir de ahí, necesitamos estrategias para conocer bien las personas que hay detrás de cada camiseta. Lo que ocurre, según Sergio, es que ahí arriba se está muy solo, y la única forma de mantener la energía pasa por amar la profesión. ¿Será suficiente con dos intensos meses de amor al año, y diez de relación compartida? Los resultados lo dirán, lo único realmente imprescindible, a priori, es que los sucesivos capítulos del Equipo Nacional se sigan escribiendo siempre con el estilo que dejó marcado Antonio Díaz Miguel (a quien, por cierto, José Luis Sáez proclama como la persona que cambió para siempre el Baloncesto Español) tras 27 años de fiel y apasionada relación con el cargo. Si es así, aunque sea desde Rusia, o en italiano, seguirá siendo nuestro idioma.

Diario Público, 5 febrero 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario