jueves, 12 de febrero de 2009

EL HOMBRE BOYA

Aprovecho que somos una gran potencia del waterpolo mundial para permitirme la licencia. De hecho, el baloncesto creció alrededor de esta figura, aunque desde siempre fue conocida como pívot, transformada en ‘center’ de un tiempo a esta parte. Y todo indica que el último hombre boya del baloncesto español, Marc Gasol, se ha hecho un claro hueco de ‘center’ NBA.
Hace tiempo escribimos aquí que el baloncesto americano generó un axioma atendiendo al dominio de los primeros hombres grandes, desde el pretérito George Mikan, pero sobre todo a partir de Bill Russell a finales de los cincuenta. Aquella sentencia aseguraba que los bases ganaban partidos y los pívots campeonatos. El baloncesto creció entonces alrededor de un faro sobre el que circular el balón en ataque, y capaz de tapar cualquier grieta en defensa. Russell dominó su época, alcanzando en casi todas sus temporadas más rebotes que puntos de promedio, lo que hizo de los Celtics un equipo inabordable. Sus duelos con Chamberlain, el gran ‘center’ ofensivo, supusieron el inicio del baloncesto como posible deporte espectáculo. A partir de ellos, los entrenadores fueron innovando sobre la base de un individuo que podía dominar el juego desde el poste en ambas zonas. Un jugador sobre el que pivotar toda una estrategia de equipo.
Como el baloncesto derivó finalmente en un juego complejo y global, los caminos hacia el título se bifurcaron sin remedio, pero todavía, casi cincuenta años después de aquel ‘center’ que transformó los Celtics en dinastía, algunos equipos siguen creyendo en su ‘siete pies’ como principio y fin de la victoria, y las comparaciones siguen siendo inevitables. De Marc se dice que ya no es el hermano pequeño de Pau sino en todo caso de Arvidas Sabonis, y su crecimiento como pívot no sólo ha elevó su estadística a niveles de récord en la ACB, sino que está sosteniendo la moral de los decadentes Grizzlies, al haberse convertido en el único faro real en la necesaria renovación de la franquicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario