jueves, 26 de febrero de 2009

LA NUEVA PATA DEL TIGRE

Da miedo ver a Tiger. Ya lo dicen los periodistas que lo han seguido estos meses: ha recuperado la estabilidad que le faltaba en el swing. ¿Y qué pueden hacer los demás? Lo más coherente, lo que siempre ha defendido mi amigo Arcocha, que es el que más sabe de esto, es precisamente lo que hizo ayer Phil Mickelson delante de los periodistas. Le preguntaban por las sensaciones ante la vuelta de Woods. Phil, que es un rival, pero que no es gilipollas, lo definió con una claridad inmejorable: "mira, todos podemos pensar en lo bonitas que son las victorias, y dentro de nosotros está el orgullo del que quiere ganar como sea, pero por otra parte somos todos conscientes de lo que este hombre ha hecho por este deporte. El golf, sin él, jamás puede ser lo mismo. ¿Has visto la cantidad de gente que nos está siguiendo en este torneo? Hace poco me decía 'Bones' (su caddie) que daba pena ver lo vacíos que estaban los campos al final de la temporada pasada. Es cierto, allí estábamos todos encantados ante la posibilidad de ganar cualquier torneo. Pero con Tiger todo tiene mucha más repercusión. Quizá no podamos optar a cualquier victoria, tendremos que hacer muchos menos golpes. Seguramente volverá a poner el nivel en límites poco accesibles para la mayoría, pero, eh, esto es de lo que finalmente se trata: tendremos que probar una vez más que somos capaces de seguirle. Y lo que es evidente es que el gran público lo adora. El negocio le necesita. La pasión que despierta, la atención de vosotros, los medios, el interés de los sponsors cuando Tiger llega hasta los últimos hoyos de cualquier torneo con posibilidades de victoria... Sin duda, el golf es un mejor deporte cuando lo tenemos alrededor. No voy a ser tan estúpido para negar esa realidad. Es lo único que puedo decir..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario