martes, 10 de febrero de 2009

LO IMPORTANTE Y LO ACCESORIO

Mirábamos la doble sesión NBA del domingo, con los españoles en liza, y llamaba poderosamente la atención la fuerza del marketing. Lo primero, los espectaculares anuncios a cámara lenta, con la imagen superpuesta. De premio. Realmente da gusto ver unos partidos con la imagen tan bien cuidada. Además, lo que ocurre en la grada se replica en la cancha. Esos Nuggets, por ejemplo, el año pasado todos con las cintas del mismo color, los calcetines a juego con las coderas, los tatuajes en perfecto estado de revista. Imponente… pero accesorio. Porque a medida que el partido avanzaba, el colorido se iba quitando del centro de la pantalla, e iba dejando su sitio al baloncesto. Y ahí, no dieron la talla.
Se acabó el marketing y empezó el hambre. Pau, hasta parece haberse olvidado del largo de su barba. Y juraría que llevaba los calcetines a una altura desigual. Pero, ¿vieron su cara? Los gestos. Su constante comunicación con los compañeros. Sobre todo con Bryant. Seriedad, concentración... Para ser campeón NBA, primero hay que parecerlo. Y Pau ya lo parece desde hace meses.
Los Lakers tienen verdadero hambre. Menudo escuadrón. Sin un solo gesto para la galería. Con un nivel defensivo creciente, y una capacidad de control sobre el partido que nos recuerda lo que les dolió el subcampeonato pasado. Las audiencias lo dicen. Desbancarles se antoja una tarea solamente al alcance de equipos muy comprometidos. Kobe, Pau, Odom, Fisher… Los Lakers pueden ser el equipo 'elegido'. Pero, si llega un nuevo duelo con los Celtics, o con Cavaliers, con el anillo en juego, tendrán que ser conscientes esta vez de que no podrán perder tiempo ni para mirarse al espejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario