domingo, 15 de febrero de 2009

RUDY ES MEJOR TRIPLISTA

Lo leí en alguna respuesta de los aficionados a propósito de la elección de Rudy para los mates: ¡pero si es mejor triplista! Y lo compré desde la primera letra. Cierto es que acaba de hacer historia; ha sido otro raro blanco en el reino de atletas negros. Además, el primer europeo. El mismo día que un jugador de baloncesto (más bien negro) juró su cargo en la Casa Blanca, un español (más bien bajo) fue seleccionado para hacer mates de concurso NBA.
En la pre-adolescencia del baloncesto en España, hace cuarenta años, cuando el Madrid ganaba Copas de Europa pero los equipos recorrían la península en coches particulares, acabó jugando en el Barcelona el primer portento físico de la liga española: se apellidaba Thomas, era negro, llegó a través del San José Irpen, entonces con Eduardo Portela en el banquillo (años después acabó siendo el Cotonificio de Aíto), y le hicieron pasaporte español. Cuentan que se jugaba dinero a que cogía una moneda del canto superior del tablero. Y dicen que nadie aceptó la apuesta. Lo cual, de ser cierto, es realmente sorprendente. Atendiendo a los materiales del suelo de las canchas de entonces, y a las zapatillas de lona, o la anécdota es una leyenda urbana, o el tipo realmente brincaba.
Aquel Thomas, era un atleta de manual. Un dos metros saltador, fuerte, que aprovechaba su físico para divertirse en un juego de equipo. Una especie de Dwight Howard en aquella artesanal liga de entonces. Pero Rudy hace tiempo que es mucho más que un gran atleta. Evidentemente, un mate siempre impactará más que un triple. Sobre todo ante el verdadero Howard, que en Estados Unidos fue la jugada del año. Hace bien Rudy en aprovecharlo: está en la NBA para quedarse, y cualquier exposición cuenta. Pero uno cree que la verdadera arma de futuro para ganarse un respeto será su cada vez más fiable tiro de lejos. Que este concurso haya sido pues su gran fiesta como saltarín, y esperemos que le hayan apuntado la matrícula para el de triples del año que viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario