domingo, 22 de marzo de 2009

LOS SIRVIENTES DE LA CAUSA

La frase se me quedó grabada desde el primer día que se la escuché. "Hay una señal muy clara para saber pasar la página en la profesión de entrenador de primer nivel: un día te levantas, y eres consciente de que piensas antes en la familia, o en los amigos, que en el próximo entrenamiento o el siguiente partido". Así de radical me lo ponía uno de los grandes sirvientes de la causa del baloncesto español del siglo pasado, de profesión hoy maestro consultor.
Viendo la reacción del equipo de Ivanovic ayer, tras dos derrotas que habían sembrado dudas, uno se imagina la semana familiar de Dusko, ese jefe. Y desde ayer, es fácil también imaginar lo que le queda por delante a Sito Alonso, tras el correctivo encajado. Si un entrenador es un hombre pegado a una misión, un entrenador en problemas simplemente eleva esa misión a la categoría de imposible, como aquel cartel que presidía el viejo vestuario de Magariños, y que los jugadores mirábamos con cierto desprecio: "aspira siempre a lo imposible, el que solamente aspira a lo posible, nunca llega a nada". Jamás supimos quien fue su autor, aunque siempre intuimos que podía tener barba, por ejemplo, y un nombre sustitutivo de José Vicente. Y si no fue él, siempre lo disimuló bien. Se me ocurre que algún día, alguno de estos tipos secuestrados por una profesión inabarcable, podrían recibir un homenaje como el que le hizo una periodista hace 5 años a Phil Jackson en una publicación de Los Angeles. Aquel "Servant of the Cause", con opiniones de sus jugadores principales y secundarios, con la lírica del personaje y el rigor de los hechos (el trueque de enseñanza por esfuerzo, con objetivos compartidos por todos), es en realidad un homenaje para todos los que durante años se han levantado por la mañana -más o menos simpáticos, más o menos capaces-, y antes de dar los buenos días a su mujer se han ido a pintar la variante de un nuevo movimiento en la pizarra de su despacho.

Diario Público, 22-3-09

No hay comentarios:

Publicar un comentario