martes, 7 de abril de 2009

CARTA DE AMOR A UNA CHAQUETA VERDE

Otra vez aquí; otra vez tú. Siempre tú. Año tras año me citas en este espectacular paraje donde la naturaleza es tan solo una excusa para que pierda el sentido de la realidad, para que los nervios me atenacen pensando en ti a cada instante.
Una vez más te siento cerca. Acabo de ser consciente de ello y me parece estar soñando. ¡El tiempo en este lugar pasa tan deprisa! Me cuentan, tus viejos amantes, que el trato siempre fue el mismo para todos. La imagen que proyectas ante nosotros, pequeños y solitarios buscadores de gloria, y el escenario tan emotivo que propones, es mi absoluta perdición. Te parieron tan exclusiva que el anhelo de tenerte entre mis brazos sólo me ha devuelto impotencia, y secuelas de perdedor.
En unos minutos saldré a buscarte, pero juro que esta vez lo haré con la tranquilidad del que conoce el duro camino de vuelta sin recompensa. Y una sonrisa dibujaré en mi rostro, algo castigado por el paso del tiempo, que permita ocultar mis sentimientos. Por nada en el mundo ha de latir hoy mi corazón al ritmo que te convenga. Ese ritmo frenético, con el que tanto disfrutas, tendrás que encontrarlo en algún inconsciente que dice también pretenderte. Pase lo que pase, ninguno de ellos me hará daño. Ya no. Hace tiempo que en absoluto me importan los méritos del resto de tus posibles amantes.
Hasta aquí llega mi desordenada reflexión, llena de palabras que el viento arrastrará sin rumbo fijo. Se me hace tarde. Son casi las dos y he de salir a buscarte. Por delante me esperan cuatro días del más implacable viaje por los dieciocho caminos que conducen a ti. Cuatro jornadas de una estética insuperable; de una exigencia sin compasión..
Calla. Aléjate por un momento. Tal vez ya nos estén observando Necesito unos segundos a solas. Tan solo el instante preciso que me permita sentir la energía y la presencia de los que fueron tus sólidos amantes: aquellos que, cuando al fin te conquistaron, vivieron ese instante de gloria con la naturalidad de saber que habían nacido para conquistarte.

Te quiere. Sergio.

Diario Público, abril 08

No hay comentarios:

Publicar un comentario