domingo, 26 de abril de 2009

OTRO SIGLO, VIEJAS SENSACIONES

En la primera temporada ACB, hace 25 años, la semana previa al partido Madrid-Estudiantes en el viejo pabellón madridista la recuerdo más o menos así: en el Ramiro de Maeztu cientos de adolescentes, con el tanque de testosterona por estrenar, dedicaron sus recreos a motivar a doce jugadores que entrenaban dentro de las instalaciones de la escuela, y que remaban en los últimos puestos de Liga, mientras, Castellana arriba, aficionados y jugadores blancos andaban concentrados en el duelo del jueves contra algún equipazo de la antigua Copa de Europa. Cuando finalmente llegó aquel sábado, un pabellón semivacío en el que solamente se escucharon los gritos de la hinchada estudiantil asistió a la victoria de un equipo que aquel año se salvó de milagro.
La Liga ha dado muchas vueltas pero, un cuarto de siglo más tarde, la sensación del partido Estudiantes-Madrid fue muy parecida a la de entonces. Un equipo estudiantil cargado de energía –el efecto de aquellos recreos lo consigue ahora un director de marketing con sus campañas-, se impone a un rival que no encuentra la excusa para matar por el partido. Aquel Estudiantes era muy barato, éste de ahora parece cosido a retales; aquél Madrid era imponente, éste de ahora es indescifrable y, además, ni siquiera puede utilizar la excusa de la doble competición, pero la foto final ha sido la misma; los de azul –entonces de rojo y amarillo- abrazados o subidos a la publicidad saludando a la chavalería, y los blancos caminando hacia el vestuario como pensando en otra cosa. El director de marketing del Madrid tal vez debería ir pensando en rescatar al viejo del anuncio. ¿Y el Madrid qué, otra vez campeón de la ACB? No parece fácil…

Diario Público, 26 abril 09

No hay comentarios:

Publicar un comentario