martes, 30 de junio de 2009

¡EL IMPORTANTE ES MARC!

Presentó Scariolo la selección, algo que en las etapas previas a este grupo de elegidos no pasaba de ser un evento para gourmets, como quien se acerca una tarde cualquier a las 18.00 h a los cines Golem de Martín de Los Heros y se encuentra la película iraní con subtítulos. ¿Entro? ¿Espero a que otros me cuenten? Eso fue la época entre las dos generaciones de oro. Toda una década, la de los 90, de travesía en el desierto; de angolazos olímpicos, o chinazos mundiales.

Pero ahora las cosas han cambiado. Aunque no todas. La ACB sigue escondida en invierno, pues la televisión pública no registra más de media entrada, como mucho, en tardes que en el pasado siglo dieron audiencias millonarias, y sin embargo los veranos se calientan como nunca. Unos tipos como robles, en perfecto estado de revista, se ponen a las órdenes de diferentes directores de escena para sacar el baloncesto del Golem y situarlo en el cine Gran Vía.

Por la alfombra pasa primero Sergio. ¿El duradero? En cualquier caso, el claramente competente. Parece que bajará Pau de la limousina porque, como dice Iturriaga en el País, "a la gente competitiva las derrotas no se les olvidan nunca". Bien está entonces que venga con la sensación de que no ha llegado a la posada. Donde baja Pau, baja su amigo Navarro. Y eso es alegría; sin dolor en el talón, el equipo se garantiza una marcha más. Y luego Rudy, contento, con la media sonrisa de actor principal. La sonrisa de Ricky tal vez sea más forzada, pero cuando empiece a sudar lo demás se le habrá olvidado, porque ha nacido para jugar, no para pleitear. Después viene Felipe, que es como un mueble bueno: sólo sabremos su verdadero valor cuando se lo lleven al desguace. Esta vez viene Claver, drafteado y descansado, y Berni y Cabezas, confiados; Scariolo los sabe usar. Está Raúl, retado por una claúsula del Madrid que le dará un plus; su amigo Mumbrú y Garbajosa entran tapados, a ver cómo salen... y el elenco lo completan los invitados, con Llull (elegido y elogiado por Karnisovas, jefe de Scout de los Rockets, en el draft) a la cabeza.

¿Falta alguien? Creo que no...
...¡cómo que no! Falta Marc. ¿El otro Gasol? Así es en la NBA. Desde luego, en el baloncesto europeo de selecciones, con la cancha más encogida, con mínimas distancias entre la línea de 3 y la zona, es el que nos puede subir hasta arriba del cajón. No sé lo que opinará Scariolo, pero si tiene que venir un Gasol a Polonia a jugar en media cancha a la europea, con marcadores de pocos puntos, y mucha táctica, el 'Gasol Imprescindible y Europeo' desde luego es Marc.

lunes, 29 de junio de 2009

PENSANDO EN GRANDE

Ha empezado la rueda de calentamiento ACB de cara al año que viene. Hablan los grandes. “No tenemos referencias –comenta el campeón Pascual en este diario-, ahora somos la referencia…”. Enfrente, el nuevo, y caro, GM contraataca fichando al mejor, y más caro, entrenador de Europa, y finaliza la acción en pantalones cortos bajando a los nostálgicos a las sillas de pista: “recuperaremos la popularidad del Madrid de los 80”. La del Madrid de Corbalán, no la de la Quinta del Buitre, se entiende.

Mientras tanto, estuvo por aquí hace pocas fechas Deron Williams, base de Utah Jazz y estrella NBA. Venía a presentar el partido que en octubre disputará su franquicia contra el Real Madrid (de baloncesto), y el conductor de la ceremonia, ex jugador ACB, le envió su ‘wishful thinking’ como colofón del acto; “Deron, ojalá dentro de poco podamos verte ganando títulos en un equipo grande de la NBA”. Como aquello dio paso a los canapés, el traductor no pudo convertir el deseo al idioma de David Stern. En España, al menos en baloncesto, cuando nos referimos a un equipo grande normalmente hablamos de secciones de clubes de fútbol que ya estaban antes de iniciarse la Liga ACB, que jamás escogen jugadores en un draft, y que no tienen tope salarial acordado dentro de su negocio. Esto lo podemos traducir al inglés, aunque me temo que al bueno de Williams le costaría un rato entenderlo.

Diario Público, 29 jun 09

jueves, 25 de junio de 2009

UN CHICO DE LA CANTERA

En apenas unas horas, Ricky Rubio, todavía un bachiller pero todo un veterano jugador profesional de baloncesto (lleva desda hace dos o tres años cotizando a la seguridad social, con su nómina, sus cláusulas, sus abogados, sus derechos y deberes), será noticia de máximo alcance por haber cumplido su sueño; ser elegido en el podium del draft NBA. Si lo bajan del cajón, por cierto -y rumores pesimistas lo sitúan del 4 al 8-, se escuchará en su entorno aquello de "Houston...Memphis, Sacramento, o el que sea, tenemos un problema!".

Supongamos que no, que Ricky es oro, plata o bronce de esta añada NBA. Entonces, el modelo Ricky de cantera, con sus recursos, entrenadores, preparadores físicos, psicólogos, y por supuesto padres (¿qué sería de una cantera seria sin padres?), con sus euros de inversión, sus jornadas de sol a sol, y su excelente propaganda mediática... con todo eso, habrá llegado a su más alta cota.

Pensándolo bien, y siempre que no sea número uno del draft (que no parece), tal vez el modelo Ricky quede por detrás en el ranking del modelo Gasol, todavía más completo porque 'el chico de Bel-Air' estuvo más años formándose en los equipos inferiores de la NBA. Pau se fue con 21 años, y Rubio, si le salen los cálculos y le quitan las claúsulas, se estará yendo con 18. Más que 'Pist0l', como pretenden allí, deberíamos entonces llamarlo 'Ready', como siempre pudo ser por la gracia de Aíto, su primer formador en el DKV, el club de baloncesto antes conocido como Penya 'Spirit of Badalona'.

De repente, todo adquiere sentido, y a uno le repican de nuevo las visionarias palabras de Don Antonio Magariños, aquel catedrático inventor sin otro remedio de Estudiantes, ¡LA CANTERA!, que separó para siempre los dos dos lados del océano Atlántico baloncestístico: "en los albores del siglo XXI -dijo Don Antonio- quien sabe si Estudiantes estará cruzando hacia América para disputar partidos delante de 20.000 espectadores". La cita -de memoria-, me interesa esta vez por el lado de la ambición, más que por el de las estadísticas o el ticketing. Cruzar el charco, pasar al otro lado, estar en otra parte, llegar a un sitio mejor, ¡ascender, ascender! Ay, los ascensos, los descensos, ¡la salsa del deporte en Europa, porque nosotros siempre lo hemos hecho así!...

¿no es al fin y al cabo lo que este sistema europeo pretende en sus jugadores (antes alumnos) de cantera?

Es el cable que nos une a la gloria desde pequeñitos. El cable que un día, ya verán, se iniciará en algún vientre materno, al que pondrán chófer de ida y vuelta desde el paritorio al club (¡de cantera!), desde el club a la guardería (¡si hay tiempo entre entrenamiento y entrenamiento)...

Este fue Ricky, cuando casi no sabía sumar.
"El año que viene jugaré en el cadete A, después en el Junior A, pero si lo hago bien, mientras juegue en el Junior entrenaré con el Senior A de la ACB, para que Aíto I de la Cantera (el rey del cable que jamás debería cortarse desde el cordón umbilical hasta la primera nómina), me enseñe todo sobre la profesión. Entonces, al fin podré completar el ciclo virtuoso del sistema: me iré a trabajar a Sacramento, o a Memphis, e incluso llegaré a pagar parte de mi claúsula de rescisión (esa cadena que mide el esfuerzo, el trabajo y la inversión), de mi propio bolsillo".

Y entonces, la cantera, esa degeneración europea de la formación de un jugador de baloncesto (colegio, universidad, actividad profesional), será ¿unánimemente? aplaudida por un nuevo éxito de su módelo... a mayor gloria de 40 empresas estadounidenses perfectamente gestionadas por David Stern.

martes, 23 de junio de 2009

SOMETHING ABOUT PHIL MICKELSON

Lo volvió a perpetrar; es la quinta vez. Cinco veces segundo en el US Open, 'su' US Open, el lugar donde más lo jalean, donde más choca los cinco (¡cinco!) con el público, donde su mirada se hace más intensa, con esos ojos abiertos y esa cara panfilona que gasta en los momentos de máxima presión.
Esta vez lo tenía. Y aquella, y la otra. Y la del putt fallado el año que ganó Ogilvie. Se puso líder a falta de 4 hoyos, llegaba al hoyo 15, el más difícil, uno de los pares 4 más complicados que se juegan en el USOpen históricamente. La calle, apenas un pasillo de casa antigua. Son casi 500 yardas de tee a green, y el green se mueve más que los otro 17 juntos. El primer golpe fue al rough; la cosa se complicaba. Pero Mickelson sabe salir de ahí como pocos, porque se mete ahí como pocos. Tiene fuerza en las manos, su movimiento fluye (aunque es un zurdo de pega: como Nadal al tenis), su técnica es impecable. Y la gente, mientras tanto, sin parar: "¡Come on, Phil. Phil, Phil, Phil!". Además, se añadía el asunto de Amy, su rubita. Tiene cáncer. Mickelson pensaba dejarlo por tiempo indefinido, y seguramente lo hará a partir del mes de julio. Es un cáncer de mamá con buen pronóstico, pero Phil se dará un descanso. Por eso, el asalto al torneo, a 'su' torneo, se hacía todavía más estético.
Después de salir bien de la hierba espesa y llevar la bola hasta la parte alta del green, Nacho Gervás, 'el impagable', por lo que sabe, por lo que ama el golf y por lo que es capaz de transmitir, nos dejó muy tranquilos a los 'panfilon-faces' seguidores de Phil. "Lo tiene..." se le escuchó al final de una frase. Uff, pensamos inmediatamente. ¿Y la estética del perdedor? ¿Y el gesto de sorpresa cuando algo suceda? ¿Y la profecía que se cumple a sí misma? (Gonzalo Guirao, desayunos de la facultad de Sociología, año 1994).
"Ya se vienen los tres putts". Es la frase favorita de un mito de la Herrería Club de Golf. Y por supuesto 'se vinieron'. Y por supuesto 'se vinieron' otros tres putts en el hoyo siguiente. Y por supuesto 'su' torneo lo ganó otro; esta vez uno que pasaba por allí sin excesivo ranking. Lucas Glover. ¡Lucas who!
La biografía, no me negarán, es mucho más atractiva que la de Tiger. La estética del ganador tiene menos recorrido. Sobre todo desde que en los equipos, de cualquier especialidad, se ha puesto de moda celebrar los triunfos con esos absurdos 'plongeon' grupales hacia el público. La estética del perdedor, sin embargo, es adictiva. Esa media sonrisa que no envejece en esa cara cada vez más redonda; el paseo hasta la caseta de firmas después de una nueva no-victoria. Además, ya ganó un par de veces o tres cuando menos se esperaba. Entiéndame bien, estamos hablando de uno de los mejores jugadores de golf de siempre, con una grandísima cantidad de victorias...pero también con una profecía que alimentar. La misma demoledora estadística que predice las victoria de Tiger en un ¡100%! de las ocasiones cuando va líder de un 'major' después de tres vueltas, es la que podemos usar con gran fiabilidad para pronosticar 'something about Phil' cuando el viento sopla de cara.
¿Estoy exagerando? Lo siento, este blog es pretencioso y exagerado. El que prefiera una dosis de seca, dura y racial literatura deportiva, que cambie de soporte y se desayune las columnas del golfista vasco Javier Clemente en el Marca. Creo que fue Woody Allen quien lo dijo. "¡Es leer a Clemente, y empezar el día con unas ganas de matar a Tassoti!"

domingo, 21 de junio de 2009

NADAL Y SUS TENDONES ROTULIANOS

DICE SU MÉDICO DE CONFIANZA, doctor Cotorro “…Ha tenido un tratamiento muy intensivo, que creo que hay que seguir y después con reposo y trabajo de fisioterapia y de potenciación muscular será suficiente para que Rafa vuelva a jugar al máximo nivel",
DICE EL PROPIO RAFA. “El problema ahora mismo es que estoy jugando pensando más en las rodillas que en el partido y así es muy difícil jugar. Llevo ya nueve meses jugando con dolor en la rodillas y uno va haciendo esfuerzos semana tras semana…", comentó.
Ecográficamente es evidente que Nadal tiene una preciosa tendinitis crónica. Esta lesión, ‘ecografiada’, diagnosticada y tratada desde la facultad de medicina (inflamación crónica del tendón, en el caso de Nadal el rotuliano, todavía más: ambos tendones rotulianos), por ejemplo, es una bicoca, porque además no escatima en medios. Rafa, por ejemplo, ha viajado a Wimbledon - en un intento desesperado por seguir siendo un Hombre- en avión privado y rodeado de máquinas por todas partes menos por una, el doctor Cotorro.
Observen ahora las negritas de arriba: coincidirán conmigo en que reflejan la lógica consecuencia de un deportista ejemplar... y de alto rendimiento. Un joven preocupado por su carrera, que potenciará lo que sea menester cuando el Doctor Cotorro se lo pida… Rafa piensa en sus rodillas, los médicos piensan en sus rodillas, su familia piensa en sus rodillas, y gracias a las preciosas cintas blancas que sujetan sus tendones en cada partido y que en Wimbledon, ¡lástima!, hubieran hecho juego con la cinta blanca del pelo, todos podemos estar junto a él en sus pensamientos… y en sus rodillas.
Me cuentan, de buena tinta, un posible futuro de Rafa desde este enfoque médico, tan preocupado por el bienestar de sus tendones rotulianos. Nadal descansará, potenciará, se cuidará, se aplicará todo tipo de métodos antiinflamatorios por todo tipo de vías, se entrenará, se esforzará, se preocupará… Por supuesto, su familia y amigos estarán junto a él, le cuidarán mucho, le preguntarán todos los días por sus frágiles rodillas y sus (gorditos) tendones, lógicamente lo llevarán haciendo desde que el dolor se hizo crónico y acampó en el entorno. El hielo y las máquinas seguirán siendo, como siempre, parte del paisaje. Incluso imagino a Xisca, esa futura licenciada, desvelada junto a las rodillas de su amado, tan importantes para él como ella, tan importantes para ella como él.
Si esto sucede así, créanme (la tinta, la tinta…) que el dolor se tomará un descanso pero volverá. Y cuando vuelva, el diagnóstico será evidente: “habrá que abrir esas rodillas y limpiarlas”. Y Rafa, preocupado por su carrera - y su entorno preocupado por él-, se mentalizará para una larga pero efectiva recuperación. La ecografía después será impecable; los tendones estarán para desfilar en Cibeles. Rafa se dispondrá entonces a dar el 100% en la recuperación: se esforzará, potenciará, se cuidará, se preocupará…Y por supuesto el entorno lo vivirá junto a él, le cuidará mucho, le preguntará todos los días por sus frágiles rodillas y sus (delgaditos) tendones. El hielo y las máquinas, seguirán siendo, como siempre, parte del entorno. Incluso imagino a Xisca, ya licenciada, desvelada junto a las rodillas de su amado… etc.
Si todo esto sucede así la inflamación volverá (¡la tinta, la tinta...!), y la cara de Rafa reflejará una gran amargura, que trasladará a ese entorno preocupado. Tal vez incluso piense en la retirada, e incluso llegue a preguntarse por qué a los demás no les duelen las rodillas como le duelen a él. Si lo hace, seguro que alguien le podrá consolar de una manera muy lógica y evidente: “chico, qué se le va a hacer: te ha tocado. Es tu constitución, son tus apoyos, es la genética, es tu manera de jugar…”.
Si mi confidente y su (insistente) tinta estuvieran en lo cierto, también me cuenta que existe un modo de atajar todo este proceso crónico en las rodillas de Rafa, antes de que le amargue su carrera deportiva para siempre. Se llama la Psico-Neuro-Inmunología, y es un enfoque científico que no se enseña en la facultad de medicina, porque abre muchos más cajones que el de la medicina química de finales del siglo xx. Es un enfoque que se olvidaría desde el primer momento de las rodillas de Nadal, y se centraría en Nadal como Ser Humano. Si mi confidente estuviera en lo cierto, la lesión de Rafa no estaría en las rodillas (tan operativas como las de Federer, faltaría más), sino en la alarma que la tendinitis mal curada le provocó en el sistema neurovegetativo.
Si mi confidente estuviera en lo cierto, habría que curar a Rafa, que es mucho más que dos mecánicas rodillas.

viernes, 19 de junio de 2009

NAVARRADAS 2009

En los inicios de este periódico, y de este rinconcito deportivo, le hicimos un homenaje a Juan Carlos Navarro porque se iba a la NBA. En aquel momento, no existían indicios de billete de vuelta. Sus fieles nos quejábamos amargamente de tener que dormir menos para seguir su aventura baloncestística cerca de su amigo Gasol, actualmente príncipe de Bel-Air.

Pero después de su ‘Erasmus’ en Memphis para aprender un idioma y airear a la familia, Navarro se encontró de nuevo en casa. Irse para volver en apenas diez meses tuvo entonces múltiples lecturas, porque Juan Carlos puede reflejar muchos tipos de jugador en sus escasos ciento noventa centímetros. Navarro es un anotador nato, y también un excelente perdedor de balones. Aíto en sus primeros pasos lo vio como un arma de acoso a bases contrarios, pero después se convenció de que también era el atacante al que acudir en los minutos finales. Y, además, se inventó un tiro único, para gozo de los sucesivos departamentos de marketing.

Obviando su Erasmus Grizzlie, este jugador de baloncesto a veces blanco, a veces negro, de vez en cuando base, pero normalmente escolta, en sus inicios gran defensor y actualmente imparable anotador, solamente tiene una línea indiscutiblemente coherente en su carrera profesional: desde aquel Junior de Oro con Sainz de Aja hasta este treintañero con Pascual (y sus mil rayas) todos sus entrenadores lo han usado para encumbrarse. Las Navarradas juegan, y casi siempre ganan.

Diario Público, 19 jun 09

martes, 16 de junio de 2009

EL US OPEN DE GOLF Y LA DUDA METAFISICA

Esta semana comienza el torneo de golf mas duro del mundo, el US OPEN. Una de las referencias del año, una de las semanas clave, se convierte en una misión imposible para los mejores, en una lucha por no hacer el ridículo. La USGA (La Asociación Americana de Golf) decidió hace tiempo que su sello sería un campo imbatible. Además, siguiendo la fórmula de la rotación (como todos los 'major' salvo el Masters de Augusta), cada mes de junio disfrazan de ogro un campo diferente. El concepto es cristalino: el campo debe ganar y el jugador debe perder. Todos en números negros, por encima del par. Todos a sufrir, y el que quiera espectáculo, como ya dijo el golfista vasco Javier Clemente, que se vaya al circo.

En la cara de los jugadores se nota que se les hace muy cuesta arriba la semana. Cada salida desde el tee es el parto de los montes. Equivocarse por un metro e ir al rough significa dejarse el brazo en el siguiente tiro para llevar la pelota hacia delante. Los profesionales, durante cuatro días, vuelven a una especie de condición amateur. El entorno puede con su paciencia. Ese es el verdadero objetivo. Juegan y sufren como si defendieran un hándicap. Pierden bolas, pierden autoestima y pierden la autoridad. Y la USGA no atiende a razones. Cada vez que alguien sube la voz y pide un torneo más humano, responden subiendo un centímetro la hierba del rough y acelerando un punto la velocidad del green en cada hoyo.

El torneo atrapa al espectador por empatía, o simplemente por lógica y humana venganza, pero tambien provoca rechazo. Puede no resultar agradable para muchos aficionados ver a sus ídolos a merced de unos elementos artificialmente endurecidos. Y el fin de semana se torna una pura duda shakesperiana del golf.

¡To watch or not to watch the US OPEN, esa es la cuestión!

domingo, 14 de junio de 2009

EL PESO DEL ANILLO DE GASOL

Cuando esta semana Pau clave por fin la bandera en la cima del mundo del baloncesto, muchos recuerdos volverán a Fernando, aquel Martín con tilde española que abrió la cordada NBA. Hace pocas fechas, Gonzalo Vázquez, un ex compañero de aventuras periodísticas digitales, y actualmente catedrático de la National Basketball Association, separaba la paja del trigo a propósito de las comparaciones americanas sobre Ricky Rubio. Los periodistas de allí, seguramente de oídas, pretendían vincular la brillante estrella Ricky con el culto a uno de sus mitos, Pete 'pistol' Maravich, aquel blanco genial que pasaba sin mirar y anotaba sin parar. Gonzalo, con mucho estilo, defenestraba la comparación, más allá de la fisonomía, bajo el argumento del fin y los medios. Para Ricky, venía a decir, el balón es una herramienta más del juego, mientras que para aquel bigotudo y genial Pete la pelota -y él con ella, of course- era lo único importante del partido.

La comparación Martín/Gasol, sin embargo, sí se puede explicar además de la cordada que los unirá para siempre. Uno de los comentados recuerdos de Fernando se refieren al regreso en avión después de una victoria europea del Madrid. Su compañero Petrovic había anotado 62 puntos en la final, el equipo había ganado, pero la actitud de Martín, que concebía el deporte como una aventura en primera persona, reflejaba frialdad y decepcion. En la cima de la montaña, hace pocas noches, Pau dio un puñetazo parecido en la mesa, advirtiendo al equipo, y lógicamente a 'Drazen' Bryant, que el anillo, de ser, tambien era asunto suyo.

Lo realmente impactante, pues, de la necesaria relacion Martín/Gasol no es el principio y el fin de un anillo, sino el peso de sus respectivas camisetas. El verdadero logro de Pau es que su camiseta americana de los Lakers, amarilla o púrpura con el 16, ya pesa en la NBA tanto como pesaba en Europa la española del Real Madrid, blanca o azul, de Fernando con el número 10. Todo lo demás, casi es lo de menos.

Diario Público, 14 junio 09

jueves, 11 de junio de 2009

SI LO HA PITADO BAVETTA

Ha salido un curioso estudio sobre el arbitraje en la NBA. Lo ha publicado el Oregonian http://www.oregonlive.com/nba/index.ssf/2009/06/professors_nba_officattaing_stud.html
y habla sobre la influencia de los árbitros en los finales de partido. La conclusión fundamental es que son humanos y que tienden a igualar las cosas cuando un equipo se va en el marcador, sobre todo si el que se escapa es el visitante.
Hace muchos años, hubo un intento en España de acercar la figura del árbitro de forma excesiva. Cuando Anselmo López inventó el minibasket, uno de sus objetivos fue sustituir la denominación 'árbitro' por la de 'amigo'. La cosa no funcionó, aunque uno cree que, en un entorno donde hubiera diferentes etapas en el crecimiento de un jugador, todas ellas con distintos objetivos (imaginen, por ejemplo, un sistema de baloncesto colegial, luego universitario y luego profesional), el árbitro no necesitaría de ningún acercamiento especial, ni de ningún tratamiento alternativo a su figura.
En el colegio, por ejemplo, en partidos entre colegios, por ejemplo, en ligas colegiales, por ejemplo, el árbitro sería una figura tan respetada como la de cualquier profesor. ¿Amigo? ¿Enemigo? Un árbitro colegial.
En el baloncesto universitario, que es la etapa lógica que debería venir después, el árbitro sería como un profesor... universitario. ¿Amigo? ¿Enemigo? Un árbitro universitario.
En la etapa profesional, finalmente, el árbitro formaría parte del staff ejecutivo del negocio: sería un árbitro profesional. Tan profesional como el entrenador que entrena o el jugador que juega.
Y entonces se llegaría a la única conclusión posible. Con estudio, o sin estudio, al árbitro profesional le interesa que el baloncesto profesional funcione muy bien.
En una de sus espectaculares sábanas dominicales, Pedro J. Ramirez hablaba de la nueva era digital del periodismo: "el medio es el mensaje", decía. Los grandes medios son los elegidos.
En baloncesto, la nueva/vieja era siempre ha estado meridianamente clara: "el sistema es el medio". Sin un buen sistema, todo lo demás no vale. Todo se pondrá en duda, y se llegará a pensar que el árbitro es un amigo, o es un enemigo... cuando lo único que puede ser es un árbitro.

martes, 9 de junio de 2009

TIGER 49

El día es para hablar de números. Kaká 67 (la claúsula de rescisión que ha pagado el Madrid por él), por ejemplo. O Florentino 2, ‘the return’. Cuando acabe (con orgullo, por supuesto), todavía le quedará tiempo para dejar pasar un tiempo y volver para una tercera parte. Si lo hace, será Florentino 33 1/3, ya no será Pérez, sino Drevin, una parodia del deporte profesional. El club de los socios, ése emblema, será el club de ida y vuelta, el club que “dejo en buenas manos pero si hay problemas me llamáis”. ¡Qué jamás sea de nadie! Dicen. ¡Qué siga siendo de todos! Piden. Y Florentino escucha, y va y vuelve, y por el camino inunda el vestuario de galácticos, rompe mercados, ¡vamos Joan, sígueme! Y Laporta le seguirá, lógicamente, porque su dinero también es de todos y de nadie. ¿Y el resto? ¡Amunt Valencia! Pero el Valencia quebró. ¡Atleeeeeti! Voy, pero poco, que me embargan… ¿Y el SúperDepor? Escasamente de La Coruña. ¿Y el Sporting? ¿Y su ‘marea’? Es un club pobre, honrado, motivado, ilusionado… quiere seguir en primera, en la Liga BBVA, no quiere bajar ¡BAJAR!...ese invento, a segunda, ¡a la liga Adelante! ¿O era al revés?
Es la Liga Española de Fútbol: esa excusa para poder hablar del Madrid y del Barça, de sus idas y venidas, de los clubes por encima de otros clubes, por encima de cualquier mercado, por encima de aprovechados, por debajo, siempre, claro, de Florentino.
En baloncesto hay dos números. GASOL 1; su primer anillo de campeón de la NBA. Lo tiene, lo toca; ha ido escalando, ha llegado, ha aguantado críticas, empujones, ‘san benitos’… y se lo llevará puesto. El baloncesto es un juego estadístico y bastante lógico; los Lakers son mejores, Bryant está muy por la labor, Pau se ha convertido en uno de los hombres altos que mejor maneja (lee) partidos a este nivel. Aquí abandonamos a Pau, el que quiera mitificarlo os recomiendo que lo haga CON LA MIRADA DE RAMON TRECET. En Cartas Deportivas nos faltan dos décadas de información (aunque familiarmente nos las sabemos, no es lo mismo).
Pero, ay, el baloncesto también es RICKY 4,5… millones de Euros de cláusula de rescisión. Europa, y sus cláusulas. ¿Quien puso la claúsula? El DKV Joventut de Badalona (Una vez fue Penya Spirit de Badalona; ADR, antes de Ramón Trecet). ¿Por qué puso la cláusula? Porque Jordi Villacampa no le puso una pistola en el pecho, aunque lo parezca. ¿Por qué lo parece? Porque el chico, ¡el gran chico!, firmó un contrato profesional cuando tenía 15 años. ¡Olé! Decían entonces. Es Ricky, el gran chico… ¡Pobre! Dicen ahora, es Ricky y quiere ser libre.
¿Y quién es el DKV? “un equipo profesional que sólo puede vivir de su cantera. Repitan conmigo: SOY UN EQUIPO PROFESIONAL QUE SOLO PUEDO VIVIR DE MI CANTERA. ¿Lo entienden? Sí, verdad. Es lo que pasa en otras industrias. ACS, por volver al lugar donde Florentino recibe dividendos (es una debilidad, lo siento), vive de formar a chavales de 15 años… ¡Estás loco! ¿Yo, o el deporte profesional europeo?
Y vayamos acabando con el número del título: TIGER 49. Son las calles que ha cogido con el Drive, o la madera 3, o el hierro, en el Memorial de este año. De 56 posibles (72 hoyos menos los 4 pares 3 de cada día), ha cogido 49. Jamás lo había hecho antes. Y eso, a una semana del US OPEN. Ganó el torneo, claro, y por el mismo esfuerzo recuperó la audiencia, animó a los patrocinadores, y puso cara de concentración, como siempre.
¿Y Roger Federer, qué, otra vez subcampeón de Roland Garros? Preguntó el anciano de la montaña… No abuelo; pero llorar, lloró como siempre.

domingo, 7 de junio de 2009

LA SECUENCIA DEL BALONCESTO

Cerca de San Francisco, California, vive desde hace casi 40 años un español con un curioso pasado en la liga española pre-ACB. Se llama Mariano González y fue un pionero. Many estudió allí High School y College, y se volvió a España para jugar apenas tres años como base-escolta en el mítico Kas de Bilbao de Lester Lane, un entrenador americano fichado con la misión de quitar el monopolio de la competición al Madrid de Pedro Ferrándiz,
Many cada vez viene menos por Madrid, pero siempre que lo hace aprovecha para verse con uno de sus rivales de entonces, Juan Martínez Arroyo, hoy gran amigo. Contaban ambos ayer como a Coach Lane los dueños de Kas le abrieron el grifo del dinero. Casi intocables por decreto los jugadores del Madrid, Lane se acercó al enemigo pobre, Estudiantes, donde había entonces mucho más talento en la cancha que dinero en la caja. Y su acercamiento estuvo basado en una regla presupuestaria no escrita, que el baloncesto profesional americano llevaba entonces a rajatabla. El dinero había de gastarse en proporción directa a la secuencia pívots-aleros-bases. El metódico Lane pudo llevarse de Estudiantes al alero alto José Luis Sagi-Vela, pero no consiguió convencer a Martínez Arroyo, que estudiaba para ingeniero y le dijo a Lester que cobrar la mitad por ser más bajito no lo enseñaban en su escuela.
Cuarenta años después, sin embargo, Juan y Many pronosticaban la causa probable de la derrota del Real Madrid en Vitoria; al Madrid, decían, le faltan centímetros en cada puesto clave. Hablaban de Raúl, de Bullock y de Felipe, sobre todo, grandes jugadores cada vez más pequeños para su puesto. ¿Pívots-aleros-bases? Tal vez no, pero sí muchos-centímetros-en-cada-puesto. Es la secuencia teórica de dos grandes amigos, ya abuelos, a los que el baloncesto unió para siempre.

Diario Público, 7 jun 09

viernes, 5 de junio de 2009

ELIJAN SUS PREFERENCIAS

¿Los Ángeles Lakers vs. Orlando Magic ó Real Madrid Metro vs. Tau Cerámica de Vitoria y Regal Fútbol Club Barcelona vs. Unicaja Málaga?
Los medios de comunicación españoles se decantan; traidores. Prefieren aquello. La final de la NBA se lleva los titulares; se lleva la portada. Encima, Pau ha jugado bien, ha dominado la pintura y todo apunta a que se vendrá esta vez con el anillo de campeón.
El anillo. Los Lakers. ¿Qué son los Lakers? Es el apodo que queda de la histórica franquicia de Minneapolis. Como no iba gente a verlos a Minneapolis, el dueño se llevó la franquicia a Los Ángeles. Quería, como el resto de empresarios que compraron equipos profesionales, que aquello tuviera un sentido económico. Es decir, hacer negocio con el baloncesto profesional. Inexplicable.
Estos americanos siempre igual. Pretenden que sus negocios funcionen, y que sean rentables. No hay quien los entienda, pero se ponen a ello. Y son cabezotas. Van, vienen, prueban, hasta que les sale. Curiosamente, al menos en el caso del deporte profesional como negocio, odian los atajos. No les gusta aquello de ir a cada uno por su lado y tonto el último. Prefieren que el negocio tenga un sentido. Optan por crear y cuidar lo que han creado. A veces, esta opción casi les cuesta la quiebra. A finales de los 70, la imagen de su marca, National Basketball Association, estaba deteriorándose. En su libre mercado, además, les salió competencia. Otros empresarios crearon la American Basketball Association. Y lo hicieron muy bien durante un tiempo. Les quitaron jugadores y los aficionados dudaron. La NBA lo pasó mal, pero siguió remando. Sus dueños siguieron sin atajar. Salieron adelante con una gestión común, un líder ejecutivo-agresivo, y la confianza en el valor de su marca, por encima del valor de cualquiera de sus franquicias.
30 años después, han conquistado el mundo. Su marca, es la primera marca del baloncesto profesional en cualquier país, incluso por encima de las ligas profesionales locales. En España, los medios de comunicación (traidores), abren esta mañana con un partido que se juega en Los Ángeles, donde solamente hay un español, y como segundo plato ofrecen el partido de la liga española.
La pregunta de fondo, podría ser: ¿por qué Gasol se fue a jugar a Memphis con 21 años, una ciudad media estadounidense, o Ricky Rubio se irá el año que viene, o el siguiente, a Oklahoma o a Washington, por ejemplo, en vez de quedarse ambos en una ciudad como Barcelona? La respuesta no es sólo el dinero. En el caso de Rudy Fernández, por ejemplo, ya declaró que se iba con un riesgo cierto de perder dinero.
La respuesta es la marca y su credibilidad. La National Basketball Association ha creado una marca, y ha obtenido la confianza en su mercado (todos pertenecen porque las reglas son iguales para todos; sin atajos). La Asociación de Clubes de Baloncesto después de 30 años ni ha generado marca (sus equipos venden sus camisetas a empresas, a las que incluso les permiten secuestrar el nombre) ni mercados (la mayoría de las ciudades no saben si su equipo disputará la competición el siguiente año, debido al sistema de ascensos y descensos deportivos: la salsa del fútbol, según dicen).

martes, 2 de junio de 2009

EL PUBLICO Y SUS PITOS

Estábamos todos...y salto el Tío Toni; el que nunca hubiéramos esperado. Los silbidos y los aplausos del partido entre Rafa y Soderling salieron de la pista y lo impregnaron todo. El partido terminó el domingo, pero el ruido sigue molestando hoy martes. Toni Nadal, en frío, quiso aportar su visión y acabó subiendo la temperatura: "el público de París es bastante estúpido".
¿Qué público, Toni? ¿El público que va al torneo cada día? ¿El público de ese día concreto? ¿El público de los partidos de Nadal? ¿El público de la central, o de la Suzanne Lenglen?
El Público de París. Así, con mayúsculas. Y la cosa, que viene de lejos, y que se debería atajar de raíz … ¡y en Madrid, y en la Copa Davis de Buenos Aires, o de Rusia…! en todo el mundo tenístico salvo en la hierba inglesa, esa superficie pacífica ‘hors categorie’, se queda en una declaración de entrenador cabreado por una derrota (que no es el caso, seguro, porque Toni Nadal sabe que su sobrino puede perder, y va a perder; es deportista, y lo ha parido deportivamente), cuando la importancia de la declaración, que el titular ocultará para siempre, estaba dentro de la noticia.
"Basar la felicidad en la derrota de otro me parece una mala filosofía". Eso es lo que dijo también el tío Toni, pero ahí ya no pudimos llegar. Lo estúpido oculta lo filosófico.
Aquí, en estas cartas, estamos más por la filosofía. Filosofemos.

Basar la felicidad, Toni, en la derrota de tu sobrino, es lo más humano del mundo. Nadal es un deportista absolutamente odiable (lo correcto sería odioso, pero pido permiso, que para eso se inventaron los blogs…). Y es tan necesariamente odiable, digo, que sólo individuos (sí, individuos, por favor, ése, aquél, Jean Francois, o Mariano, ¡no EL PUBLICO, please, que perdemos el foco!) con nula capacidad de reflexión se atreverían a pitarlo. Pitar, faltar, insultar, es lanzar la pelota fuera de nuestro campo. Es eludir nuestra responsabilidad. Jean Francois, Guillaume, Nicolas, y todos los que lo hicieron el domingo, y seguro que habría entre ellos algún sueco, o muchos, algún chino… y yo qué sé, puede que hasta algún español… (¿El Público, querido Toni? ¿Qué es el público?) se estaban escaqueando. No solamente son unos maleducados, que de esos, como en el chiste, los hay a patadas, es que son unos escaqueados.
Lo jodido, lo realmente difícil, es odiar a Nadal en silencio, de la única manera posible. Reconociendo en ese odio toda la pequeñez de uno mismo y de sus circunstancias. Ahí os quiero ver, querido ¿público?
Aplaudir a Federer, o callar ante Federer, o admirar a Federer u odiar a Federer no tiene ningún mérito. No nos implica en absoluto. Federer es un tenista profesional, y como tal, es un ser lejano, indescifrable. Jamás podríamos jugar al tenis como él, porque eso no lo enseñan en ninguna escuela.
Rafa, el odioso Rafa, es un chico deportista que se ha dedicado al tenis. Sus golpes podrían ser los tuyos; su saque, el de cualquiera. Su volea, lo mismo. A Rafa le ganó Quino Muñoz un mes antes de que Rafa ganara a Roddick en la final de la Copa Davis en Sevilla, y Quino le ganó porque podía ganarle perfectamente, porque Quino jugaba al tenis como Rafa.

Odiarle, es necesario, es inevitable. Pitarle es eludir una responsabilidad, la de poder ser como él en cualquier cosa que hagamos. Si no se quiere hacer el esfuerzo (que es muy lógico, y muy humano… hasta muy francés, y muy español…), al menos suframos en silencio sus victorias y respetemos en silencio sus derrotas. Porque todas duelen. Porque en unas y en otras es un ejemplo. Y Jean Francois, y Guillaume, y Mariano, coño, seguramente no. Es así de simple… es así de complejo.