martes, 9 de junio de 2009

TIGER 49

El día es para hablar de números. Kaká 67 (la claúsula de rescisión que ha pagado el Madrid por él), por ejemplo. O Florentino 2, ‘the return’. Cuando acabe (con orgullo, por supuesto), todavía le quedará tiempo para dejar pasar un tiempo y volver para una tercera parte. Si lo hace, será Florentino 33 1/3, ya no será Pérez, sino Drevin, una parodia del deporte profesional. El club de los socios, ése emblema, será el club de ida y vuelta, el club que “dejo en buenas manos pero si hay problemas me llamáis”. ¡Qué jamás sea de nadie! Dicen. ¡Qué siga siendo de todos! Piden. Y Florentino escucha, y va y vuelve, y por el camino inunda el vestuario de galácticos, rompe mercados, ¡vamos Joan, sígueme! Y Laporta le seguirá, lógicamente, porque su dinero también es de todos y de nadie. ¿Y el resto? ¡Amunt Valencia! Pero el Valencia quebró. ¡Atleeeeeti! Voy, pero poco, que me embargan… ¿Y el SúperDepor? Escasamente de La Coruña. ¿Y el Sporting? ¿Y su ‘marea’? Es un club pobre, honrado, motivado, ilusionado… quiere seguir en primera, en la Liga BBVA, no quiere bajar ¡BAJAR!...ese invento, a segunda, ¡a la liga Adelante! ¿O era al revés?
Es la Liga Española de Fútbol: esa excusa para poder hablar del Madrid y del Barça, de sus idas y venidas, de los clubes por encima de otros clubes, por encima de cualquier mercado, por encima de aprovechados, por debajo, siempre, claro, de Florentino.
En baloncesto hay dos números. GASOL 1; su primer anillo de campeón de la NBA. Lo tiene, lo toca; ha ido escalando, ha llegado, ha aguantado críticas, empujones, ‘san benitos’… y se lo llevará puesto. El baloncesto es un juego estadístico y bastante lógico; los Lakers son mejores, Bryant está muy por la labor, Pau se ha convertido en uno de los hombres altos que mejor maneja (lee) partidos a este nivel. Aquí abandonamos a Pau, el que quiera mitificarlo os recomiendo que lo haga CON LA MIRADA DE RAMON TRECET. En Cartas Deportivas nos faltan dos décadas de información (aunque familiarmente nos las sabemos, no es lo mismo).
Pero, ay, el baloncesto también es RICKY 4,5… millones de Euros de cláusula de rescisión. Europa, y sus cláusulas. ¿Quien puso la claúsula? El DKV Joventut de Badalona (Una vez fue Penya Spirit de Badalona; ADR, antes de Ramón Trecet). ¿Por qué puso la cláusula? Porque Jordi Villacampa no le puso una pistola en el pecho, aunque lo parezca. ¿Por qué lo parece? Porque el chico, ¡el gran chico!, firmó un contrato profesional cuando tenía 15 años. ¡Olé! Decían entonces. Es Ricky, el gran chico… ¡Pobre! Dicen ahora, es Ricky y quiere ser libre.
¿Y quién es el DKV? “un equipo profesional que sólo puede vivir de su cantera. Repitan conmigo: SOY UN EQUIPO PROFESIONAL QUE SOLO PUEDO VIVIR DE MI CANTERA. ¿Lo entienden? Sí, verdad. Es lo que pasa en otras industrias. ACS, por volver al lugar donde Florentino recibe dividendos (es una debilidad, lo siento), vive de formar a chavales de 15 años… ¡Estás loco! ¿Yo, o el deporte profesional europeo?
Y vayamos acabando con el número del título: TIGER 49. Son las calles que ha cogido con el Drive, o la madera 3, o el hierro, en el Memorial de este año. De 56 posibles (72 hoyos menos los 4 pares 3 de cada día), ha cogido 49. Jamás lo había hecho antes. Y eso, a una semana del US OPEN. Ganó el torneo, claro, y por el mismo esfuerzo recuperó la audiencia, animó a los patrocinadores, y puso cara de concentración, como siempre.
¿Y Roger Federer, qué, otra vez subcampeón de Roland Garros? Preguntó el anciano de la montaña… No abuelo; pero llorar, lloró como siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario