viernes, 3 de julio de 2009

ESCUCHANDO A FEDERER

http://www.wimbledon.org/en_GB/tracker/ttFrame.html?ts=1246629615087&lang=en_GB&syn=none&wh=572&mode=score&ref=www.wimbledon.org/en_GB/index.html&db=false&crt=none

Siento la falta de estética de esta carta; es viernes por la tarde... y ni las cartas deportivas se respetan. Quería compartir una nueva experiencia, algo retro en época tecnológica, pero por supuesto asociada a las nuevas tecnologías: de fondo suena un partido de Wimbledon, y más concretamente de Federer, sin imágenes. Además, el sonido es oficial: en un perfecto inglés con acento 'british'; es la página oficial del torneo.
Crecimos formando parte pasiva de aquellas tertulias entre polideportistas donde algún mayor acababa siempre hablando de Santana y sus viajes a Australia para conquistar la ensaladera inconquistable de la Copa Davis. Se llevaba Santana a tres amigos, y se volvían un mes después, sonrientes, pero sin trofeo. Lis Arilla, por ejemplo, era el nombre del doblista que lo acompañaba. Santana era jugador y medio, según cuentan, y aquel Lis ocupaba lo que podía. Enfrente, Stolle, Roswall o Toni Roche (al que pudimos ver en la grada como coach de Hewitt en esta ocasión)... El imperio del tenis al otro lado de la tierra, esperando al equipo de un solo hombre.
Aquellas madrugadas, la radio era el único medio posible. Al final de los retos, algún año más tarde, ya se pudieron ver imágenes por televisión.

Casi medio siglo después, en la era de la tecnología, mientras se rellena esta carta Roger Federer acaba de conectar un smash para cerrar la semifinal con Haas. El golpe ha sonado claro y nítido, seguido por el comentario y alabanza del locutor:

"He was a master class. Absolutely unbeatable. He's so elegant, it's amazing he's made it to his seventh Wimbledon final in a row".

"¿Te has puesto en contacto con Sampras?" Le pregunta su compañera a pie de pista al acabar el partido.
"Todavía no, me han dicho que tal vez venga, y me haría mucha ilusión"

50 años después, en una misma pista de hierba, en diferente país de la Commonwelth, cambiando el tenista, cambiando el idioma, usando un ordenador en vez de un aparato de radio, la conclusión es evidente. Santana y Federer 'suenan' igual al tenis. Hagan la prueba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario