martes, 28 de julio de 2009

LAS ESPAÑAS DE BALONCESTO (II)

...Seguimos por la diferencia de jugadores entre el equipo de Pepu 2006 y 2007, con respecto al equipo de Aíto 2008.

El Equipo.
De los 12 jugadores que Pepu entrenó en el Mundial y en el Europeo, Aíto solamente ha cambiado dos, ambos en el puesto de base. Si analizamos el rol de primer, segundo y tercer base, el cambio no parece significativo, pues el líder debe seguir siendo José Manuel Calderón, uno de los 5 mejores jugadores del mundo en esa posición. Pero tanto Pepu como Aíto persiguen un ritmo y una intensidad de juego que demanda la participación de todos y eso ‘democratiza’ los minutos de juego. Como todos van a aportar, veamos lo que ha cambiado.
Cabezas y Sergio vs. Raúl y Ricky.
Con Carlos Cabezas y Sergio Rodriguez, Pepu, por decirlo de un modo quizá simple pero gráfico, completaba ‘el otro’ Calderón. Si José Manuel es un base casi diez en pase, manejo, anotación, defensa, y experiencia, entre Carlos y Sergio podían sumar otra decena. El base malagueño ponía sobre todo la defensa, la experiencia y el manejo, sin ocupar protagonismo en ataque, mientras Sergio buscaba ese momento de inspiración ofensiva que diera la vuelta a un partido, como ocurrió, por ejemplo, en la semifinal del Mundial contra Argentina. En Japón los tres tuvieron minutos y protagonismo, mientras en el Europeo Sergio apenas intervino.
Con Raúl López y Ricky Rubio, esa simplificación no es posible. Quizá Raúl comenzó su carrera como base más atacante, pero su capacidad defensiva aumenta cada año, y con ello su aportación puede llegar a ser más ‘completa’. Y en el caso de Ricky, todo lo que digamos será un brindis al sol, porque todavía no conocemos sus límites. Así como Pepu utilizaba una defensa en zona 2-3 (dos hombres arriba y tres abajo), para solventar situaciones comprometidas en los partidos, con Ricky en el vértice de la defensa, Aíto está usando como recurso puntual una zona 1-3-1 en medio campo que puede convertirse en el terror de cualquier ataque. Estamos hablando de un jugador que con diecisiete años es capaz no solamente de suponer un revulsivo para su equipo sino de dominar un partido desde punta a cabo. Su versatilidad, además, le lleva a poder jugar minutos de escolta, con la riqueza táctica que eso supone para la selección.
El resto del equipo. Los jugadores son los mismos, pero debemos resaltar varios detalles a favor de este grupo. Lo más impactante es el estado de forma de Marc Gasol. De jugador-apoyo, en dos años ha pasado a ser la roca sobre la que España construye su fortaleza en ambas zonas. Aíto intenta aprovechar el regalo para combinar su fuerza con el talento de su hermano, saliendo Pau a jugar en posiciones algo más alejadas del aro. La mezcla puede ser letal para los rivales, siempre que el jugador de los Lakers consiga afinar su estado de forma tras la sobredosis de temporada que lleva en las piernas. La otra irrupción estelar es la de Rudy. Su nivel de jugador rompe-partidos, le hace más temible actualmente incluso que Juan Carlos Navarro. Con Felipe siempre creciendo, y Mumbru, Berni y Jiménez cumpliendo con su papel en las rotaciones, serán Navarro y Garbajosa los que ofrezcan el último marginal. Y de ese marginal puede depender el color del metal.
De Japón a Pekín; de Sergio Rodriguez a Ricky Rubio; del “por qué no” de Pepu, al “una cosa es aspirar a lo máximo, y otra que vaya a ser fácil”, de Aíto. Simples ajustes de una España campeona, a otra que hará todo lo posible por serlo.

Diario Público, julio 08.



No hay comentarios:

Publicar un comentario