lunes, 27 de julio de 2009

LAS ESPAÑAS DE BALONCESTO (I)

Hace un año, en la presentación de Aíto como seleccionador, tocaba analizar para Público LA ESPAÑA DE AITO VS. LA ESPAÑA DE PEPU.
Esto es lo que salió entonces.

Objetivos Generales del cargo
Aquí sólo podemos encontrar similitudes. La trayectoria de la Selección estos últimos años, con un nivel de juego asociado a la altísima competencia de sus jugadores, viene marcando continuos máximos que impide el discurso protector de otras épocas. La medalla es el fin, y el oro una posibilidad real… que conviene matizar.
Aíto, siempre cauto, lo resumía en rueda de prensa. “Sería conveniente aflojar un poco en las expectativas. No quiero decir que no aspiremos a lo máximo, y lo máximo es ganar los Juegos Olímpicos. Una cosa es aspirar y otra es que la gente se crea que es fácil. Cierto que los antecedentes son claros. España ha jugado a un muy buen nivel en los últimos torneos, y esto ha hecho pensar a la gente que todo está hecho".
Y Pepu, de forma más literaria, lo explicaba en un extracto de su libro. “Para que haya evolución, debe haber riesgo. De lo contrario se produce el estancamiento. El paso importante es del «no, no» al «por qué no»”.
Ese “por qué no” es el leitmotiv de una generación de jugadores que han convertido objetivos colectivos e individuales previamente explorados (la lucha con los mejores en cada categoría de selecciones, o la decisión de formar parte de NBA), en su medio natural de desarrollo.
Su formación como entrenadores.
Similitudes: ambos provienen de un mismo colegio, el Ramiro de Maeztu, y de una misma escuela de baloncesto, el Estudiantes. De generaciones diferentes, Aíto (
Madrid, 20 de diciembre de 1946) y Pepu (Madrid, 11 de febrero de 1958) sin embargo se declaran seguidores de un maestro común, Ignacio Pinedo, el revolucionario entrenador colegial en la década de los 60. Aquel baloncesto de Ignacio, imaginativo, veloz e intenso, era el sello de un equipo que contaba entre sus jugadores con el propio Aíto, un escolta disciplinado y buen defensor, y entre sus fieles espectadores con un infantil Josevi Hernández. Más tarde, Aíto fue ayudante de Ignacio en la selección junior, y Pepu acabó siendo ayudante de Miguel Ángel Martín (gran amigo y discípulo de Ignacio Pinedo), en el equipo ACB de Estudiantes.
Diferencias: Aíto inicia su carrera como entrenador tras haber sido durante una década jugador de primer nivel en la entonces Liga Nacional de baloncesto. Estudiantes (1964-68) y Barcelona (1968-73) fueron sus dos equipos. Pepu, sin embargo, empieza jugando en las categorías inferiores de Estudiantes pero no consigue pasar de la etapa de formación, y rápidamente comienza a decantarse por la labor de entrenador...

(Seguiremos, con los jugadores).

No hay comentarios:

Publicar un comentario