miércoles, 26 de agosto de 2009

DUDAS VERANIEGAS (I)

Desengrasemos de cara al fin de semana; a la vuelta asoma septiembre, el mes de los días menguantes y el tráfico creciente.

Las dudas son polideportivas; algunas surgen fuera del juego, otra dentro del juego, y otras a escasos metros; en la orilla.

BALONCESTO
Fuera de la cancha: ¿podríamos exigir que el proceso del 'caso Ricky', con su parada final momentánea (según parece) en la sección de baloncesto del Fútbol Club Barcelona (Regal), con los derechos de unos, los deberes de otros, con la participacion de la justicia y las cláusulas de rescisión en los contratos de menores firmados por poderes -y sus incumplimientos-; con las amenazas de las aficiones propias y ajenas, ambas defensoras de sus programas de formación para baloncestistas de elite, con sus patrocinadores, sus presidentes, representantes; y por supuesto con la sonrisa del adolescente millonario desde el principio en ilusiones, poco a poco también en euros... Podríamos exigir que todo eso se estudiara en la asignatura de Educación para la Ciudadanía?

En la cancha: ¿si Ricky es una producto de la cantera de la Penya, a la que está eternamente agradecida por los años de formación, saldrá entonces a jugar con los calentadores verdinegros debajo del pantalón del Fútbol Club Barcelona de Baloncesto, como solía hacer Michael Jordan con sus calentadores de la Universidade de North Carolina siempre debajo del pantalón rojo de los Bulls de Chicago?

En la orilla: ¿podrán Ricky y Garbajosa, declarados respectivamente seguidores del Real Club Deportivo Español y del Club Atlético de Madrid de fútbol, con la letra pequeña de sus contratos delante, alegrarse públicamente de las victorias de los equipos de sus amores balompédicos cuando se enfrenten a las secciones balompédicas de los clubes que les han contratado para que jueguen en sus secciones de baloncesto?

TENIS.
Fuera de la pista: ¿tiene algún otro sentido, además del miedo a que los jugadores 'tiren' (usando el argot del mundillo) ciertos partidos o se 'borren' de ciertos torneos, el sistema de puntuación ATP que exige llegar a la misma ronda del torneo en la que se perdió el año anterior para sumar puntos?

En la pista: ¿Es una sensación, o Federer se siente de nuevo un místico del tenis, con capacidad de golpear siempre delante, como le ocurría en la época en la que Nadal todavía no podía hacerle llorar?

En la orilla: ¿existe alguna posibilidad de que un chaval de dos años, blanco por ambos costados, capaz de golpear con la raqueta el drive y el revés con estilo por encima de la red (escribir Jonathan Zime, razón youtube), termine resultando en su deporte un icono parecido al de aquel chaval, negro de un costado y oriental del otro, que también con dos años era capaz de golpear la pelota de golf con el driver a 100 yardas (escribir Tiger Woods, razón siempre youtube)?

No hay comentarios:

Publicar un comentario