miércoles, 9 de septiembre de 2009

BALONCESTO O SARDINA

Cambiando el baloncesto por el cine, Cabrera Infante tituló así la biografía entera de su vida. Un montón de historias y una pasión sobre el resto. Su madre les preguntaba de pequeños si preferían ir al cine o a comer, y por lo visto tanto él como su hermano jamás elegían la sardina.
Ha llegado el momento de hacer la misma pregunta desde esta esquina de la página: ¿baloncesto, o sardina? No se preocupen, serán sólo dos semanas. El que quiera que se quede. Ya, muy ingeniosa la comparación, y tal, pero no venda motos y reconozca que estos no son los del año pasado y el anterior. Los piratas ingleses finalmente se pelaron, pero lo de Serbia fue infumable, oiga. Es que ni un triple. ¿Y Pau? ¿Pero no tiene un anillo de campeón de la NBA? ¿Por qué se dedica entonces con ese empeño a fallar tiros libres como si fuera un recién aterrizado en el negocio?
Insisto ¿Baloncesto o sardina? Dentro de la sala, finalmente llegó al pueblo una película de serie B: densa, con la música chirriante y nerviosa. Pasen a contemplar un campeonato lleno de matices. El guión este año es de intriga. Un grupo de españoles que en los trailers parecía imbatible, inician el campeonato con grandes dudas y con mucho miedo a la derrota. Algunos actores han cambiado, el entrenador prueba, rota, sufre. Esto no es Bambi. Pagamos la entrada para una comedia de Billy Wilder, pero desde Polonia llega una mala copia de Hitchcock mezclada con Viernes 13, con la sangre salpicando las primeras filas del patio de butacas.
En el pueblo de Cabrera Infante seguramente no habría muchas más opciones. Cine o sardina. Jamás elegía la sardina. Aquí las tenemos todas. Cambien de canal, cambien de deporte, cambien de ídolos. O quédense a ver lo que pasa. Tal vez a mitad de la película se haga un rato de día, o tal vez no. Al menos la película sigue proyectándose. A dos minutos del final de la batalla de ayer, el proyector estaba a punto de fundirse en negro.

Diario Público. 9-9-09

No hay comentarios:

Publicar un comentario