jueves, 3 de septiembre de 2009

DOS IMÁGENES / DOS MUNDOS




Esta blanca (azul como equipo visitante) es la camiseta que hubiera lucido Ricky en la NBA (evidentemente hubiera sido demasiado pronto, porque todo en Ricky ocurre rápido, como si su carrera fuera a terminar mañana: qué estrés).
Esta camiseta, de los Wolves (Lobos) es la de los Minnesota Timberwolves, un equipo al que según la denominación española más habitual -que los americanos, por cierto, serían incapaces de entender- se conocería como un 'equipo pequeño'. Pero la camiseta, por supuesto, con denominación o sin ella, es un éxito de ventas entre su público desde hace años.

Aquella azul y grana con chico dentro es, sin embargo, la camiseta que Ricky defenderá contractualmente al menos los próximos dos años. Es la camiseta del Fútbol Club Barcelona de Baloncesto y, según ha comunicado su presidente, se tratará de comercializar de nuevo en la tienda del club, tras unos años sin hacerlo. Les advierto de que el parche blanco que se ve delante de la camiseta no es un error de la fotografía: realmente pertenece a la camiseta. Si cualquiera de ustedes quisieran comprar la camiseta oficial de Ricky Rubio como jugador de ese equipo azul y grana, después de abonar los euros correspondientes, la recibirían con el parche frontal; parche de pleno derecho, euros mandan.

¿Alguno de los aquí presentes me podría explicar cómo justificaría estéticamente ante su entorno la compra de esa camiseta?

¿De verdad creen, los clubes europeos, que se puede construir una marca deportiva que permanezca en el tiempo, que llegue a los aficionados, que provoque sensaciones de un tiempo de ocio bien empleado, entregando los nombres de sus equipos y sus camisetas a las marcas comerciales, sin ningún tipo de control estético, con una visión tan cortoplacista?

¿De verdad creen, las marcas comerciales, que pueden obtener un gran rendimiento en el medio o largo plazo usurpando el espacio en el que debería figurar el nombre del equipo, haciéndolo además de cualquier modo, con cualquier parche, pretendiendo que llame mucho la atención simplemente por los impactos que después se medirán en las agencias de publicidad?

No hay comentarios:

Publicar un comentario