jueves, 29 de octubre de 2009

EL MADRIDISMO ANTE LA CRISIS DE ALCORCON

Si una tarde cualquiera preguntamos a Google (que para casi todo tiene respuesta), por ejemplo… Google, ¿qué es el Socialismo? En primer lugar viene un diccionario con una definición exacta. “El socialismo es una ideología de economía política que defiende principalmente un sistema económico y político basado en la socialización…” Se podrá o no estar de acuerdo con algo tan básico, pero es una definición.
Si intentamos la misma operación con el Capitalismo, buscando una definición ‘rival’ sobre el terreno de juego ideológico, en primer lugar sigue apareciendo algo concreto. “El Capitalismo es un sistema económico en el que los individuos privados y las empresas de negocios llevan a cabo la producción y el intercambio”.
Si ahora nos vamos al fútbol, existen equipos (los grandes, se dice) con ideología (“conjunto de ideas sobre un sistema existente”), propia: el Barcelona tiene el Barcelonismo, el Madrid tiene el Madridismo, o el Sevilla el Sevillismo. Bien es cierto que es imposible, al menos en google, encontrar una definición concreta de esas ideologías futbolísticas. Sin embargo, después de la derrota contra el Aranjuez el pasado miércoles en la Copa del Rey, se ve, se lee y se siente que la militancia en El Madridismo está como mínimo hundida y muy cabreada, de forma concreta y definible.
Tras la crisis futbolística e ideológica, los responsables del club (jugadores, entrenador, director deportivo, junta directiva) han utilizado el Madridismo para pedir disculpas, igual que tantas otras veces han utilizado el mismo Madridismo para dar rienda suelta a su alegría y su orgullo. Además, el Madridismo, como el Barcelonismo, o el Socialismo o el Capitalismo, son términos que no entienden de fronteras. ¿Habrá reaccionado por tanto igual el Madridismo español y el Madridismo internacional ante la crisis de Alcorcón? ¿Exisitirá una reacción oficial del Madridismo catalán, con la especialidad de vivir en una zona claramente proclive al Barcelonismo masivo y sobre todo al Antimadridismo militante? En fin, el asunto es complejo, y aquí no vamos a solucionarlo.
Lo que sí podría ser interesante, si se quiere evitar el caos (que no sé si es el caso que nos ocupa), es que en los torneos futbolísticos se aseguren que todos los equipos juegan con las mismas armas, sino futbolísticas (pues entonces perderíamos la gloria mediática de David humillando a Goliat) sí al menos ideológicas. Queremos decir que ya que el Alcorcón puede jugar un miércoles contra el Real Madrid, sus jugadores deberían presentar previamente su carnet único de militantes en El Alcorconismo, y sus aficionados también. O al menos en el Anti-madridismo. Si en Alcorcón lo que hay, según se ha comentado, es mucho más Madridismo futbolístico que Alcorconismo, entonces ese partido era injugable, e infumable, independientemente del resultado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario