lunes, 14 de diciembre de 2009

EL PECADO DE MESSINA


Este modelo tan europeo de las secciones en los clubes profesionales, es todo un mundo de tonalidades. “El medio es la marca”, dijo un conocido director de periódico. Pero Europa, salvo el fútbol, vendió la marca al patrocinador ‘full-equipe’. Y a veces no conviene salir a la calle con ella (¿Forum? Jamás. Aquí siempre fuimos ‘Blancos de Rueda’).
Hay un fin de semana, sin embargo, en que la ‘sección’ llega a los pabellones donde no llegan Cristiano Ronaldo o Leo Messi, para dar sentido al abonado. El Real Madrid de baloncesto aterrizó en Santiago de Compostela por primera vez desde 1983, y aquello fue la mundial. Desde entonces hasta ayer por la mañana, muchos equipos pasaron por allí, pero jamás pudo ser lo mismo. La única sensación parecida, gracias al caprichoso sorteo, fue la jornada inicial con el Xacobeo Blue:Sens, cuyo nombre, por cierto, es como si un equipo romano se llamara, no sé, el Jubileo Rizzardi –y no me pregunten qué es Rizzardi, porque entonces les preguntaré yo qué es Blue:Sens- con el Xacobeo, decía, recibiendo al Barça en firme y llamativa aplicación de la sentencia del Supremo con campeón de liga en ejercicio. Tal vez aquello tuvo una carga emocional superior, pero sin duda un impacto social menor; blanca es Galicia.
Claro que al interior de las secciones, tan capaces de alegrar pabellones ajenos, no todo el monte es orégano. Es cierto que sus presupuestos son flexibles, pero hay un detalle que no lo es tanto; “el Madrid es un gran embajador del deporte”, dicen, “pero la ‘sección’ que gane siempre, que cuesta una pasta”, piensan. Messina se vino arriba y confesó a Olga Viza que en fútbol es milanista. Y no se le ocurrió peor momento que antes de visitar Santiago, cuyo equipo de baloncesto está patrocinado por un Año Santo, y cuya ciudad tiene una concentración de aficionados al Madrid de fútbol por metro cuadrado superior a la Castellana en hora punta. Sólo les faltó ponerle al italiano el himno de las mocitas madrileñas al acabar el partido…

Diario Público, 14 dic 09

No hay comentarios:

Publicar un comentario