sábado, 13 de noviembre de 2010

EL PITCHER QUE CAMBIÓ EL BALONCESTO ESPAÑOL


Si a Clifford Luyk (Siracusa, New York, 1941), el protagonista esta semana del reportaje de Teledeporte durante el partido del Real Madrid frente al Brose Basket alemán, le hubieran preguntado por un lugar de Europa al que viajar después de terminar sus estudios universitarios en Estados Unidos, tal vez hubiera elegido la vieja Checoslovaquia. Desde allí emigraron hacia la costa este de Norteamérica sus padres a finales de los años 30 buscando una vida mejor. Pero este estadounidense con raíces europeas se dejó convencer, como tantos otros, por Pedro Ferrándiz para fichar por el Real Madrid en 1962, y esa decisión cambió el baloncesto español para siempre.
Clifford aterrizó en Madrid junto a otro compatriota de gran talla y nivel de baloncesto, Burguess, con la misión de llevar un peldaño más arriba al Real Madrid de aquel pequeño y tozudo entrenador alicantino empeñado en pasar a la Historia de nuestro deporte. Ferrándiz había conseguido disputar el año anterior la Final de la Copa de Europa, con Emiliano Rodríguez como estilete exterior capaz de medirse libra por libra con los mejores jugadores del continente, y con un norteamericano –Wayne Hightower- con los kilos y el talento suficientes para controlar a los mejores hombres altos de la competición. Por ahí sabía Ferrándiz que pasaba el título de la Copa de Europa y, por ello, cuando Hightower decidió volver a Estados Unidos para enrolarse en la competición profesional, no dudó en regresar al mejor -y por entonces casi único- supermercado internacional abierto para realizar el canje 2x1. Un center blanco pesado y duro, Burguess, y una mezcla de alero fuerte y pívot bajo más talentoso y móvil, cuya verdadera pasión de adolescencia había sido el baseball, deporte en el cual fue seguido por los grandes ojeadores que querían convertirlo en un ‘pitcher’ (lanzador) de las Grandes Ligas.
¿Qué les ofrecería Ferrándiz a los grandotes Burguess y Luyk para que aceptaran ponerse a sus órdenes? Pues seguramente esa mezcla de cariño y dinero, en el orden adecuado y la justa proporción para, en el caso de Clifford, acabar transformando a un inmigrante norteamericano de primera generación en un español de auténtico lujo. Y el gran Clifford aceptó el reto como el excelente jugador de mus que llevaba dentro; devolviendo el envite con su órdago a pares y a juego.
Lo demás, forma parte de una biografía deportiva de leyenda. El Madrid conquistó la Copa de Europa de ese año, y aquel Pitcher acabó convenciendo a su país de adopción y de partidas de mus, de que el baloncesto podía ser una buena opción en un lugar de individuos bajitos siempre que se apoyaran en sus tiros de 5 metros (envites frente a los grandes), en sus rebotes defensivos e intimidación (órdago a chica por si acaso), en su capacidad para leer los partidos (a pares si lleváis…) y para anotar 35 puntos frente a un grupo de jugadores NBA en una gira por USA antes de los JJOO de Méjico…¡sin poder hacer la rueda de calentamiento para no estropear más su maltrecha rodilla! (… y por supuesto, ¡todas a juego!).

viernes, 5 de noviembre de 2010

IL FOLLETO (EL DUENDE)


¿Qué facultad prefieres, la de soñar o la de recordar? Se ha dicho aquí varias veces que esa era la pregunta con la que se iniciaban unas fantásticas entrevistas de la revista NUEVO BASKET. Orfebrería periodística liderada por un visionario italiano, Franco Pinotti, que a raíz de aquello hizo de Barcelona su campo base, y todavía sigue allí.

Queríamos llegar con esta introducción a la idea del departamento de comunicación de Euroliga y de la cadena Teledeporte (con el empuje, la ilusión y la capacidad técnica de Lalo Alzueta) de iniciar algunas de las retransmisiones de baloncesto con historias de época, con recuerdos imborrables para la mente de los aficionados, con el objetivo de que aquellos que se sumen puedan engancharse a un deporte difícilmente batible en su emoción.

La historia del jueves 4 de noviembre (Virtus Roma vs. Real Madrid) llevó a los aficionados hasta la hazaña del equipo romano (entonces Banco Di Roma), capaz de conquistar la Copa de Europa del año 1984 frente al FC Barcelona (gran favorito de la Final), tras ir perdiendo el partido por 17 puntos.

Para los aficionados que ronden los 40 años, o más, aquel partido fue imborrable, pues a la decepción que supuso la derrota del Barcelona con todo a favor, y liderado por un grandísimo Juan Antonio San Epifanio (Epi) se unió el impacto de la puesta en escena de un base llegado de Estados Unidos tras ser campeón NBA con los Bullets de Washington. Larry Wright (o Il Folleto, El mago, el Duende, como le llamaban en la Lega italiana), quedó para siempre en el recuerdo del baloncesto europeo con un partido de autor; sus 27 puntos, y el control absoluto de aquella segunda mitad del partido, acabaron llevando a un equipo menor, dentro del dominio italiano de Europa en aquellos años (sobre todo Varese, pero también Cantú y Milán), a la conquista de la Copa de Europa por primera y unica vez en su historia.

Buscando información sobre aquel partido, hemos encontrado esta perla del ABC de Sevilla del sábado 31 de marzo de 1984, firmada por la agencia EFE, que adjuntamos aquí:

">EL BANCO DE WRIGHT, MEJOR QUE EL BARCELONA DE EPI

...y DOS MINUTOS DE IMÁGENES EN YOUTUBE.

...lA INVASIÓN DE CAMPO AL FINAL ES UN DOCUMENTO IMPACTANTE.

sábado, 23 de octubre de 2010

AQUELLO QUE PRETENDEMOS, SEGÚN VICENTE DEL BOSQUE


“De qué hablamos, cuando hablamos de fútbol”, es el título del primer capítulo del libro de Juan Sasturain (González Chaves, Buenos Aires, 1945), llamado Wing de metegol. Según Sasturain, escritor de ficciones, periodista y profesor de literatura, “el fútbol es entre otras cosas un deporte. Y se supone que, como actividad y producto cultural, los deportes, en lo que tienen de juego y competencia, se proponen y piensan como simulacros de la vida, sublimaciones de la guerra, grandes o pequeñas metáforas de comportamiento social e individual…”. Desde luego lo que se vivió el viernes 22 de octubre de 2010 en el Auditorio de Oviedo durante la entrega de los Premios Príncipe de Asturias, y sobre todo su repercusión posterior en los medios, tiene mucho que ver con esto último.
“La misión de la cultura –dijo Amin Maalouf, escritor libanés galardonado con el Premio de las Letras- es formular las preguntas esenciales. ¿Quiénes somos? ¿A dónde vamos? ¿Qué pretendemos construir? ¿Qué sociedad?...”. Su discurso fue impecable, como también lo fue el de los sociólogos Alain Touraine o Zygmunt Bauman, aunque seguramente nada ocurrido en la ceremonia podrá permanecer de un modo tan intenso “entre todos los presentes”, como el breve gesto del seleccionador español de fútbol, Vicente del Bosque, al acercarse e “invitar a Luis Aragonés –su predecesor en el cargo- a salir al escenario del teatro Campoamor de Oviedo y compartir con el resto del grupo la foto y el momento”. (Lógicamente, el resto del grupo compareció de forma incompleta frente al auditorio, cumpliendo con la necesaria parte futbolística que Sasturain define como “un permanente equilibrio inestable”, pero eso no forma parte de esta reflexión).
¿Por qué ese gran impacto? Seguramente porque, con ese gesto, y sin quererlo, en realidad Del Bosque ha terminado de completar su impecable respuesta a cada una de las preguntas que Maalouf había formulado unos minutos antes. Ya no solamente sabemos quién es nuestro seleccionador y a dónde va, sino sobre todo lo que pretende construir, y evidentemente cuál es su tipo de sociedad ideal.

¿De qué hablamos cuando hablamos de fútbol? “Sucesiva y simultáneamente juego y deporte, espectáculo, negocio y enfermedad endémica, el fútbol se resiste (…) a cualquier definición univoca que no dé cuenta de su elemental complejidad”, escribe Sasturain. Desde el pasado viernes 22 de octubre, quizá deberíamos incorporar a Vicente Del Bosque como uno de sus mejores –y menos complejos- embajadores. Tanto Sasturain, como Amin Maalouf y el resto de mortales deberíamos estar de acuerdo al menos en este punto.

viernes, 15 de octubre de 2010

ARTECHE Y SU RECUERDO


Juan Carlos Arteche fue un jugador que está en la memoria de una generación de aficionados al fútbol que rondan ahora los 40 años.
Esta es la opinión de un gran aficionado del Atlético de Madrid, Manuel Moreno, sobre su figura, y sobre un instante concreto que para Manuel resume un recuerdo muy vivo sobre el fútbol de aquellos momentos.

Os dejo con él.



"Hola Pablo;

Arteche fue simplemente grande, y sin él no se podría entender la historia del Aleti. Fue un jugador de esos que dejan huella en un equipo. Estuvo 11 años jugando con nosotros (no fueron más por culpa de Jesús Gil) y es el tipo de jugador que yo siempre querría tener. Perteneció a una generación, añorada, en la que los jugadores permanecían toda su carrera fieles a un equipo.
Como jugador, era honrado, todo corazón, se vaciaba por su equipo… esas cualidades que hoy se echan tanto de menos. Como defensa, era expeditivo, serio, infranqueable y en contra de muchos comentarios que he oído (por ejemplo de De la Morena) no era ningún tuercebotas con el balón. Era un jefe, jugaba el balón, levantaba la cabeza y era perfectamente capaz de dar un pase, corto o largo, con precisión. Mucha gente, especialmente a los del equipo de enfrente, se les llena la boca diciendo que era un asesino. En mi opinión son unos ignorantes, gente simple que sólo percibe la superficie. Puedo deciros, como dato, que sólo fue expulsado tres veces en toda su carrera. Pero lo que fue una vergüenza es que sólo fuera 4 veces internacional. Si hubiera estado en el otro equipo grande de la capital, otro gallo le hubiera cantado. Pero entonces nunca hubiera sido nuestro Arteche.
Es imposible hablar de Arteche y no acordarse del partido contra el Betis. Ese día se produjo una gesta histórica, y ese partido pertenece para siempre a la épica del Aleti y de Arteche. Ibamos 1-3 perdiendo, y en la segunda parte metimos el 2-3. El partido, de noche y lloviendo, parecía perdido. Y entonces surgió Arteche, que metió el 3-3 en el minuto 85. Y en el 90, tras corner, de nuevo Arteche remató de cabeza dándolo todo para meter el 4-3. Al caer, se rompió el menisco, y salió del campo en camilla con todo el público en pié. Maravilloso. Ese partido lo recuerdo como si fuera hoy. Yo lo estaba oyendo por la radio, en aquellos tiempos en los que se narraba un partido completo, sin interrupciones. Luego vi las imágenes por la tele, fue fantástico.

Pablo, me alegra oírte decir que le conociste y pudiste hablar con él. Recuérdale como una leyenda.

Un abrazo, Manuel".

martes, 28 de septiembre de 2010

EL MEJOR TENISTA DE TODOS LOS TIEMPOS (IV)


El dominio de Lendl en la Atp fue compartido por Boris Becker a finales de los 80. El entonces jovencísimo alemán impactó súbitamente en el tenis al dominar con contundencia las pistas de Wimbledon, de las que salió campeón con apenas 18 años. Becker parecía destinado a ser el siguiente candidato que diera sentido al termino 'mejor tenista de todos los tiempos', pero rápidamente se incorporaron a la carrera dos nuevos norteamericanos que le robaron el foco y el nombre propio de la década.
Los 90 han pasado a la historia por del duelo Pete Sampras-Andre Agassi, una coloreada repetición del duelo entre Borg y McEnroe, con los papeles algo más flexibles, más alargado en el tiempo, pero también con menor contundencia en la historia del tenis. En este caso fue Sampras, el jugador de saque y red, de toque y revés a una mano, de ataque como McEnroe, lógicamente más educado en la cancha, el que dominó el duelo personal (en 34 enfrentamientos ¡34! Pete se impuso en 20) e inscribió su nombre en un nivel superior de la Historia del tenis.

¿Y por qué se debe otorgar tanto peso al enfrentamiento directo en este caso?

Pues porque Agassi, con una personalidad mucho más mediática en los inicios (fue quizá el primer tenista que utilizó con éxito la vestimenta para romper el cerrado mundo del tenis), con un juego de fondo muy directo, vivió dos etapas muy distintas en su carrera, ambas bajo el denominador común de un carisma entre el público (solamente igualado hasta entonces por John McEnroe) y también de sus éxitos. Fue capaz de conquistar en una ocasión la tierra de Roland Garros para formar parte del exclusivo club de siete ganadores de los ‘4 grandes’ (Australia, Roland Garros, Wimbledon y Open USA). E incluso inauguró uno más exclusivo, el de los ‘4 grandes’ y la medalla de Oro en los JJOO; al que sólo Rafa ha podido unirse. Todo ello con una carrera, además, casi tan larga como la Jimmy Connors, lo cual habla de su capacidad competitiva y de su repercusión en más de una generación de aficionados.

Es muy posible que Agassi, por tanto, tenga un lugar de preferencia con respecto a Sampras en el corazón de muchos aficionados. Y es aquí donde el origen del tenis (el enfrentamiento directo entre dos jugadores) cobra toda su fuerza: más allá de que Sampras empujara el récord de Gran Slams de Borg y lo llevara hasta 14 -cifra que solamente Federer ha rebasado-, lo hizo dominando de forma contundente el cuerpo a cuerpo frente al único tenista con el que pudo entonces pelear por un hueco entre los mejores de siempre. Al dato anterior (20-14 en el total de duelos directos), se añaden otros dos: en 5 enfrentamientos en finales de Gran Slam (una vez en Wimbledon, tres en Estados Unidos y una en Australia) Agassi sólo pudo vencer a Sampras sobre la pista dura de Melbourne Park, la cima menos prestigiosa de los 4 ‘himalayas’ del tenis. Y, sobre todo, jamás pudo pelear con él el dominio en la ‘Catedral del Tenis’, el All England Tennis Club fue el jardín de Sampras como jamás lo había sido de nadie hasta entonces.

domingo, 26 de septiembre de 2010

EL MEJOR TENISTA DE TODOS LOS TIEMPOS (III)


Los años 70 están marcados por el americano Jimmy Connors, que domina la primera mitad junto al rumano Ilie Nastase, y después comparte la cabecera de la ATP con el argentino Vilas. Los tres son tenistas de una gran carisma, pero solamente Connors podría figurar entre los 10 grandes de siempre. El norteamericano tuvo una carrera muy larga, y ha sido el jugador que más torneos ATP ha ganado en la era open; un récord muy difícil de igualar. Sus duelos directos con Vilas se saldaron con 5 victorias y 4 derrotas.
Connors participó de lleno en una de las épocas doradas del tenis; los primeros años 80. La irrupción del sueco Bjorn Borg, McEnroe e Ivan Lendl, y sobre todo los duelos entre Borg y McEnroe, tan comparados por su especial sabor a los que están protagonizando Federer y Nadal, pusieron el mundo del tenis en la primera página deportiva hasta la sorprendente retirada del juego sueco, con solo 25 años y once torneos de Gran Slam en su haber.
Pero esta es una época de gran coherencia entre la percepción del aficionado sobre el nivel de los mejores tenistas, y el récord de partidos ganados y perdidos entre ellos, una de las aportaciones clave en este análisis. Si a cualquiera de estos aficionados, les hubieran preguntado entonces por sus preferencias, seguramente hubieran dudado muy poco. Borg, McEnroe, Lendl y Connors están situados en ese orden en la mente del aficionado. Y la única rivalidad directa que choca un poco con esa sucesión es el enfrentamiento entre McEnroe y Lendl, con ventaja para el segundo por 21 partidos a 15. Borg y McEnroe jugaron 14 partidos, con 7 victorias para cada uno, con igualdad también en sus enfrentamientos en Wimbledon. Pero Borg fue claramente superior sobre la pista a Connors (15-8) y a Lendl (6-2).
Es evidente que el recorrido sigue siendo muy subjetivo, pero de momento hay algo que deberíamos permitirnos decir; entre los años 60 y 80, sólo hay dos jugadores que realmente pueden optar al título del 'mejor tenista de todos los tiempos'. Son Rod Laver y Bjorn Borg, y ambos, además de tener muchos títulos de Gran Slam, son así percibidos porque lograron dominar los enfrentamientos directos con sus rivales.

jueves, 23 de septiembre de 2010

EL MEJOR TENISTA DE TODOS LOS TIEMPOS (II)


...Comenzando por los años 60, pues antes no es fácil obtener los datos y además fue en esta época donde el tenis se convirtió en un deporte global con el nacimiento del circuito profesional, nos encontramos con la referencia del jugador australiano Rod Laver.
Para muchos, Laver es el mejor de siempre, y desde nuestro punto de vista puede acercarse más a la realidad. Laver, jugador zurdo, de exquisita técnica, muy del estilo de Federer, logró conquistar dos veces en su carrera los 4 torneos del Gran Slam en la misma temporada (lo que se conoce como ganar de verdad el Gran Slam, cosa que Rafa ha estado a punto de lograr este año). Es cierto que el jugador australiano no tiene el número de torneos grandes de Federer, ni siquiera de Sampras, pero los aficionados al tenis saben que esa circunstancia tuvo mucho que ver con el dato antes comentado; a principios de los años 60, los mejores jugadores (salvo excepciones como tal vez Manolo Santana) rompieron las reglas de la Federación Internacional de Tenis para montar un circuito profesional.
Eso provocó que se les prohibiera participar en los torneos de Gran Slam (considerados entonces amateur) lo que sin duda falseó en gran medida la relación directa entre los ganadores de aquellos torneos y su consideración de mejores tenistas; los realmente mejores no estaban participando. ¿Y por qué somos capaces de aventurarnos a decir que Laver era el bueno de los buenos? Pues porque sus récords en enfrentamientos directos con sus considerados rivales son implacables. Jugó 20 veces frente a Ken Rosewall (el que más apuros le causaba) venciéndole 13 de ellas. Pero en 8 partidos frente a Stolle sólo perdió uno, en 14 partidos frente a Arthur Ashe (norteamericano de color, con una legendaria carrera)sólo cedió en 2 ocasiones, y frente a John Newcombe, otra primera raqueta reconocida de forma unánime sólo dejo escapar 3 partidos de sus 12 disputados.

Como anécdota podemos comentar que Manolo Santana fue capaz de vencerle en la única ocasión que se midieron, en un partido de exhibición en el Club de Tenis Chamartín a principios de los 70 (ambos erán dos treintañeros)... pero parte del público salió por lo visto con esa extraña sensación de que el australiano había aterrizado en Madrid para hacer negocios, y no tanto para exhibir la razón de su tenis frente al héroe local.

Para terminar de ilustrar la figura de Laver, el tenista de los años 60 sin discusión, y serio candidato al 'mejor entre los mejores', hay que añadir a su palmarés la conquista de la Copa Davis en varias ocasiones. Si bien es verdad que el torneo se jugaba entonces en un formato muy cerrado, pues el campeón del año anterior esperaba para disputar la Final del año siguiente, en este rincón creemos que este reto tan diferencial dentro del tenis, un torneo por equipos de países dentro de un deporte individual, goza del máximo de los prestigios como para tener necesariamente que ser incorporado al análisis siempre subjetivo sobre 'el mejor tenista de todos los tiempos'.
...

miércoles, 22 de septiembre de 2010

EL MEJOR TENISTA DE TODOS LOS TIEMPOS (I)



"La cosa esta más abierta que nunca" declaró Nole Djokovic justo antes de iniciarse el Open de Australia de enero pasado. Y a priori debía ser cierto, pero existía un dato demoledor, que durante 2010 se ha mostrado cabezón. En los últimos 6 años, período en el cual se produjo la irrupción de Nadal y la consagración de Federer, solamente 5 jugadores han inscrito su nombre en el palmarés de los torneos de Grand Slam, y tres de ellos (el propio Djokovic, Safin y Del Potro) lo han hecho en una ocasión.
Es decir, teniendo en cuenta que se disputan cuatro al año, entre Federer y Nadal han ganado nada menos que los 21 restantes. 9 ganó Rafa y 12 el jugador suizo, que venía de ganar 3 en el año 2004, por cierto. Esto es un hecho absolutamente demoledor: Nadal y Federer son los dominadores de esta (su) época del tenis.
Según leemos y escuchamos a veces en círculos deportivos bien informados, pese a las últimas victorias de Rafa en las finales de Gran Slam, se sigue hablando de Roger Federer no sólo como el mejor tenista de esta época, sino como ‘el mejor tenista de todos los tiempos’. Los que así lo consideran, basan su afirmación en la cantidad de torneos de Gran Slam ganados. El jugador suizo tiene 16 en su haber, seguido en este ranking por Pete Sampras con 14. Además, Federer es uno de los 7 jugadores de todos los tiempos que ha ganado los 4 grandes torneos. Cosa que ha conseguido Rafa recientemente al inscribir su nombre en el US Open, en Nueva York.

Pero todos sabemos que el tenis es, fundamentalmente, un juego inventado para retarse de un modo directo. Hay que colocarse de a un lado de la red para ganar más puntos, juegos o sets que el rival del lado opuesto. Una vez logrado ese objetivo, el rival cambiará, pero el propósito jamás lo hará; habrá que probarse con él. Muchos juegos, sets y partidos, muchos retos, dieron lugar al nacimiento de los torneos, como una consecuencia lógica del avance del deporte.

Bajo esta premisa del enfrentamiento directo, y con una intuición, se nos ocurrió volver a la estadística para revisar de nuevo los grandes nombres...

lunes, 20 de septiembre de 2010

DIALOGOS EN LA RED


Lo vi, y no he podido resistir la tentación de acercarlo.

Dice un atlético, gran tipo y gran aficionado, sobre la patada del domingo por la tarde:
“La entrada es dura, Ujfalusi va claramente a derribarle porque se le va. Esto es roja y expulsión. Y ahí se debería acabar el tema (…).
…Lo primero es pura mala suerte, no quería darle una patada con los tacos y mucho menos en el pie de apoyo. Las cosas se están sacando de quicio. Estas cosas pasan en este deporte, y yo sinceramente no veo intención de lesionar a nadie…”


Y contesta su amigo, seguramente menos grande y mucho menos aficionado al fútbol.


"Sabía que esto era un buen debate.
Tú no ves intención de lesionar, como la mayoría de atléticos: Mientras tanto, los barcelonistas hubieran metido a Ujfalusi directamente en la cárcel, por asesino.

Habrá que llegar a un punto intermedio, que aproxime la visión subjetiva de los que sienten y padecen, con la necesidad del deporte profesional de al menos parecer un sitio moderno sobre el cual operar con clientes y proveedores de servicios.

Empecemos.
El único que sabe si tenía o no intención de lesionar debería ser el propio Ujfalusi, y voy más allá que tú, aprecidado atlético, en la aventura de opinar: creo que en realidad es incapaz de saberlo. Un defensa, en un minuto 90 de un partido así, bastante tiene con aguantar la tensión y el cansancio (¡lo dan todo!), como para que le hagamos ir más allá del hecho en sí. Y como él no puede (ni debería) discernir sobre su propia intención (¿es ese defensa, observa la foto, su brazo derecho durante el partido, o es su brazo izquierdo el que domina sus impulsos?), debería ser el fútbol, como deporte moderno, el que podría hacerlo por él, con una regla muy simple.

-Todo jugador que se produzca de manera dura con un contrario (la patada de Ujfalusi nadie puede ‘discernirla’ pero cualquiera puede adjetivarla; tú lo has hecho: ‘entrada dura’ ¡Hasta un atlético como tú la adjetivas de forma que el diccionario nos aporta varios sinónimos, todos contundentes: ‘fuerte, áspera, ofensiva, violenta, cruel…!). Decía que todo jugador que se produzca así con un contrario, ya sea la jugada sancionada o no por el árbitro (y el vídeo siempre valdrá como prueba en el ámbito de una liga profesional...necesariamente tecnológica), con resultado de lesión, deberá ausentarse del juego el doble de los partidos que deba ausentarse el jugador lesionado, mientras su club recibirá una sanción económica estándar basada en la proporcionalidad de los días de baja referidos al sueldo del jugador/promedio de la competición que disputa.

De este modo, no sería tildada como una Ley Messi ni siquiera como una Ley Cristiana; y sí lógicamente como lo que es; una ley judía protectora de un negociado con absoluto interés en todas partes.

El apunte “con resultado de lesión”, discutido hace un rato en la comida con tipos tan duros como tú, no es otra cosa quela clave de la sanción y su imprescindible modernidad (salta el párrafo si quieres, y llegarás a la comparativa). “Y entonces, decían los tipos duros, ¿si hace lo mismo y no lesiona, se va de rositas?” Y uno, modestamente, contestaba, “sin lesión, sólo sería entonces aplicable la sanción futbolística actual, tan lírica, tan bien gritada: ‘¡eso es roja y expulsión!; ¿cómo ir más allá, cuando el defensa siempre podría decir que él no estuvo allí, y que si estuvo, no hizo nada, y que si hizo, su acción no tuvo mayores consecuencias que algo más de trabajo para el fisioterapeuta y masajista rival al día siguiente…?

y llegamos, por fin, a la hipótesis comparativa.
Una regla así, supongo, redactaría una liga como la NBA para proteger su negocio de los discernimientos de un defensa en el minuto 90 de un partido… porque, querido atlético que me discutes, queridos barcelonistas si escuchan, y todos los colores intermedios, el fondo del asunto de la patada y sus consecuencias no tiene nada que ver ni con Ujfalusi, ni siquiera con Messi, sino sobre todo con los millones de clientes que dan de comer a los dos protagonistas del ejemplo (mucho mejor, por supuesto, al delantero cazagoles, que al defensa cazatobillos), tan jóvenes -unos y otros-, tan fuertes y millonarios sobre todo los protagonistas que lo quieren seguir siendo. Es a los primeros, a los que sostienen el negocio de las acciones más o menos violentas, a los que el fútbol no debería dudar en proteger; y sólo puede hacerlo (aunque ellos no tengan por qué enterarse) mediante elementos de juicio que eviten al defensa la tentación de encontrar la segunda derivada de su pensamiento entre los minutos 1 y 90 (¿soy, o no soy un tipo violento?). Deberíamos articular el mecanismo del negocio para asegurarnos con una cierta fiabilidad (¡jamás completa, por Dios y por Stephen Hawking!) de que la única tentación de ese defensa será operar en las cercanías del rival sobre la derivada primera de su cerebro.

Si juego, y juega, cobro; si no juega, yo no juego, y no cobro, durante unas jodidas semanas.


Pero, lógicamente, estoy abierto a mejores propuestas… porque ninguna es la panacea; aunque advierto que, mientras tanto, estoy pensando en pedir daños y perjuicios al canal de pago del fútbol por quedarme sin ver a Messi durante un mes y no poder al menos evitar ver a Ufjalusi durante el mismo período…

Y que conste que el checo me cae bien, y que ha sido muy digna, y muy deportiva, su intervención posterior, lo que prueba que es un gran profesional, y que acataría sin dudar las consecuencias de su negocio profesional moderno y orientado al cliente.

jueves, 16 de septiembre de 2010

NI MEJOR NI PEOR, DIFERENTE


Frente a momentos como el de Rafa en el US Open, nos entra la inmediata necesidad de la calificación más allá del presente. Ya no es solamente el ganador del abierto americano, ni el vencedor de 3 de los últimos 4 torneos que conforman el Gran Slam de tenis anual. Rafa entra de lleno en el debate sobre quién es el mejor deportista español de la historia.

Estas cuestiones son tan atractivas, precisamente por irresolubles y absolutamente subjetivas. La aportación de esta columna, apasionada por el asunto, consiste en añadir elementos de juicio, advirtiendo, eso sí, que dichos elementos podrían no encontrarse en ninguna estadística lógica y coherente. Ciñéndonos a disciplinas individuales, leemos que el tío de Rafa le anticipó a Carles Costa, ex tenista y actual manager, que su sobrino iba a ser una figura del tenis cuando el niño tenía 5 años. A esa edad, tan tierna, nos imaginamos a Induráin seguramente con ‘ruedines’ en la bicicleta, a Severiano Ballesteros entrando al campo de golf de Pedreña escapando de alguna bronca de su padre, y no tenemos noticias de Ángel Nieto subido en una maquina con motor. Solamente Fernando Alonso nos consta como ganador de (pequeños) grandes premios, pero también que su carácter era ya el de un chico de pocos amigos y escasas sonrisas.

Abrochando aquellos inicios con estos finales, tampoco somos capaces de encontrar un rival de Induráin llorando como un niño en la entrega de premios, incapaz de felicitar al campeón entre gemidos y desconsuelo, ni por supuesto un caso parecido al de Federer en el espacio de Severiano, ese pulcro y sostenido mundo del golf, tan ‘british’. De Nieto nos falta el informe, y de Alonso lo que sabemos es que fue él quién terminó rabiando alguna victoria de Hamilton; sin derrochar una lagrima, evidentemente.

Toda esta aportación, seguramente absurda, lo único que intenta es sostener la teoría de este rincón; mientras sus rivales al subjetivo premio han sido -y son- increíbles deportistas y competidores, Rafa es directamente un experimento de la NASA en Mallorca para el encaje de un cerebro ideal en el cuerpo perfecto, con el entorno adecuado y un modo de superación técnica y psicológica jamás visto anteriormente. ¿Es por tanto mejor, o peor que el resto? No deberíamos comparar deportistas con marcianos.

martes, 14 de septiembre de 2010

HACERSE LOS LITUANOS


El gran Mel Otero, que nos ha ido contando este traspié del baloncesto, tuvo un momento cumbre antes de la semifinal entre Estados Unidos y Lituania: “hoy somos todos un poco lituanos, ¿verdad Itu?” Y Mel sabe que es ponerle a Iturriaga una pierna de alero saltarín enfrente, tipo Iguodala, para dejar ese tigre interior que le brotaba a Juanito frente a Lothar Matthaus en apenas un lindo gatito.

No sé a sus hijos, pero al mío, que tiene apenas cuatro años, no le convencieron. El chaval parecía más interesado en seguir la pista de los contrarios. Los que mejor se movían por la pista no eran lituanos, y el que más le impactaba era el número 5 del otro equipo, un faro con suficiente luz para alumbrar la próxima década de este juego global. Eso sí, en la época de la imagen, la camiseta de Estados Unidos es un desperdicio ¡Es la única sin publicidad de todo el campeonato! Como también lo son las ceremonias de reconocimiento a las estrellas en los pabellones estadounidenses, comparadas con la que se hizo en el descanso de la final, tan… ¿suiza?

Fuera de ironías, y de la lógica humana de alentar ‘alcorconazos’ en partidos ajenos, desde mi punto de vista, y tras la (confiemos) pasajera decepción española, deberíamos ser capaces de empaparnos de campeón por dos motivos. El primero, estético; Kevin Durant parece Federer con la pelota naranja (¡y los niños de 4 años pueden verlo a todas horas!). El segundo, estratégico; ‘Coach K’ fue llamado a filas para recordar que Michael Jordan jugaba cada partido profesional con los pantalones de su Universidad (su ADN; y también el nuestro) debajo. El baloncesto empezó en un colegio.

DIARIO PUBLICO, 14 SEP 2010

viernes, 10 de septiembre de 2010

QUE LÁSTIMA SI NO LO VISTE


Escuchamos a Scariolo tratando de hacernos entender que partidos así, o como el Brasil-Argentina del día anterior, los guarda para siempre cualquier aficionado al deporte, use o no fijador de pelo. En este rincón iniciamos la aventura mundialista con Vince Lombardi, mito del fútbol americano y uno de los más extraordinarios motivadores de la historia del deporte. Y lo hicimos, entre otras cosas, porque España se enfrentaba al mayúsculo reto de revalidar un título mundial, cosa que sólo había conseguido precisamente Serbia, y Brasil muy al principio, recordando mucho a los Bulls de Michael Jordan el año que su estrella se tomó un respiro para jugar al baseball. ¿Estábamos ante un reto imposible? Cada vez que les entre una duda, pregúntenle a Navarro. ¿Estábamos frente a un reto improbable? Y resulta que la respuesta la llevaba Ricky Rubio en la cabeza desde el momento en que Calderón se rompió las fibras en aquella final de mentira, y él dejó de tirar.

Ayer tocó perder ¿Y? La victoria hubiera sido de nuevo una Navarrada. Otra más. Seguramente su pieza de más valor en la selección desde la semifinal frente a Italia del Europeo de 2003, pero acabó firmándola Teodosic, que habrá crecido viendo a Juan Carlos tirar de lejos en los instantes clave como Epi pudo ver a Dalipagic hacerlo a finales de los 70.

Ayer tocó perder, y lo único que nos ocurre recomendarle a Scariolo es que se hubiera acercado al final del partido a Ricky Rubio, como el entrenador KC Jones se acercaba a Kevin Mchale en aquellos Boston Celtics de los años 80.
- ¿Por qué sólo te acercas cuando he jugado mal? - se sorprendía el jugador.
– También lo intento cuando lo haces bien, pero hay tanta gente a tu alrededor que no soy tan necesario.

DIARIO PUBLICO, 10 SEP 2010

miércoles, 8 de septiembre de 2010

EL TIRO DE RICKY


Cuando lean estas páginas, sabrán ya el resultado de la probable victoria de Nadal sobre Feliciano López en el Open de Estados unidos. Lo contrario, sería una sorpresa mayúscula, ¿no creen? El tenis y el baloncesto no tienen mucho que ver, sin embargo, del mismo modo que habrá ocurrido en el partido entre los dos españoles, uno tiene la sensación de que el futuro de la selección, sin Pau y Calderón, a tres peldaños de un ‘Gran Slam’ en el que no es ni mucho menos favorita, puede estar ligado a la mejora, o no, de un problema técnico muy puntual. En el caso de Feliciano, suele ser su desconfianza en el revés, lo que acaba trasladándose a su cabeza y le impide ganar los puntos clave en las últimas rondas de los torneos. En el de Rafa, venía siendo su insuficiente saque lo que le impedía conquistar Nueva York. Nuestra selección, en este campeonato, por supuesto dentro de la complejidad de un deporte de equipo, está sufriendo un problema técnico parecido: la desconfianza de Ricky Rubio, uno de los mejores bases del mundo, en su tiro exterior, algo que, lógicamente, nuestros rivales estarán analizando.

La experiencia nos dice que, de cara a los partidos que faltan, el atrevimiento y la confianza serán herramientas fundamentales en poder de muy pocos individuos. Si nuestro base titular, y por tanto el primer dueño del balón, sigue, en esos instantes, ‘huyendo’ de su tiro exterior (como Feli suele ‘huir’del revés), desorganizará su juego, la fluidez del equipo se resentirá, y la cima será un Everest sin oxígeno. Si, por el contrario, Ricky recupera la confianza y el acierto en el tiro, España podría ser un tenista con todos los golpes a punto, un rival de altísimo riesgo al que enfrentarse en los minutos de la verdad, en cualquier tipo de superficie.

DIARIO PÚBLICO, 8 SEP. 2010

sábado, 4 de septiembre de 2010

EXCESO DE TINTE


“El Mundial empieza hoy”, ha advertido el hermano de Marc, aterrizando. Y uno intuye que Scariolo debería situar a los jugadores en ese punto de equilibrio entre el exceso de tinte en el pelo de Rudy Fernández durante esta extraña semana -apostaríamos a que ese fue el motivo de su alergia en uno de los partidos- y el baño de realidad que solíamos recibir del dueño de uno de los templos del boquerón en vinagre de Madrid, Casa Emilio, cuando los del Estudiantes acudíamos a celebrar una dura y trabajada victoria: “ah, ¿pero es que os siguen pagando por encestar la pelotita? Joder, qué país”.

Y enfrente, los piratas griegos de cada verano. Si, como parece, España se ha convertido para Grecia en ese grupo de irreductibles galos de los que huir antes de que destrocen el barco, sería cuestión de asustarles de nuevo con la camiseta de ‘Pau también juega’, tan efectiva en la Final de 2006 como el caldero del druida Panoramix. Es evidente que España sin Pau y Calderón, y con la mitad de Navarro, jamás puede ser la selección favorita de un campeonato del Mundo. Ahora bien, y esto es lo único que hoy debería preocuparnos: ¿están, estos doce tipos, por la labor de intentarlo, o son esta vez las famosas partidas de pocha, sin luz ni taquígrafos, una reunión de ex combatientes dónde se subasta el oro de Saitama a cambio de la rubia del bar y otro whiskey on the rocks?

Le preguntaron a Rick Fox, aquel alero de los Lakers, como se mentalizaron para lograr el tercer campeonato consecutivo de la NBA, el famoso ‘Threepeat’: “nos convencimos de que podíamos lograr algo que ni siquiera había logrado Magic Johnson”. ¿Ha pensado Rudy en lo que podría fardar con un Mundial más que Pau, y ese trabajo de pelo?

DIARIO PÚBLICO, 4-SEP-2010

domingo, 29 de agosto de 2010

IMBATIBLES PACKERS


"Tres cosas son importantes para cada uno de los jugadores en este vestuario; su
Dios, su familia y los Green Bay Packers. En ese orden".

Vince Lombardi era el entrenador de aquellos imbatibles Packers de los años 60, un icono del fútbol americano en Estados Unidos. Tanto, que el trofeo que cada temporada se entrega al campeón de la SuperBowl -ese partido que dura cuatro horas, con un concierto en el descanso y 1000 millones de personas frente al televisor-, se llama Vince Lombardi Trophy.
Hace un agosto, Sergio Scariolo (Scariolo, Lombardi...vamos bien), permitió que se grabaran las entrañas del equipo nacional de baloncesto. "Los trapos sucios se lavan dentro del vestuario", solía ser la excusa de aquellos futbolistas que perdían por penaltis y jamás pudieron besar a su chica en directo. ¿Por qué lo llaman trapo sucio cuando quieren decir inseguridad? Debió pensar el insaciable presidente Sáez. Y nos invito a entrar. Allí vimos a Sergio sirviéndose de la tecnología (pantalla, acción y música) en el lugar donde Vince (y seguramente Vicente... bien seguimos) sólo usaba la palabra.

Desde el sábado 28 de agosto España defiende su corona en el Mundial de Baloncesto. Como el Dios al que se refería Lombardi seguirá estando en todas partes (Uno sospecha que el grito de ¡Muro! antes de cada partido es el Credo personal de este grupo de jugadores. "Creo en saltar tapias, allá dónde me las pongan..."), y la familia siempre aceptará un buen plan de viaje (al hermano de Marc se lo paga la tele, para que nos oriente mientras descansa), ahora sólo falta que estos doce baloncestistas sigan poniendo su concepto de equipo en el siguiente peldaño de prioridades. Los imbatibles Packers de un tiempo a esta parte visten siempre de rojo. Yo que Saez invitaría a Amenábar a Turquía para que lo grabe, por si acaso. El insaciable Casillas ha puesto el listón muy alto con el morreo.

Diario Público, 28 agosto 2010

domingo, 15 de agosto de 2010

TIGER Y SERGIO, UNA DECADA DESPUES (y II)


¿Qué podemos esperar de ambos a partir de ahora?
El golf es, de todos los deportes profesionales, el juego que cumple con mayor fiabilidad aquello de… ‘el que resiste, gana’. Y esa resistencia sólo puede venir del verdadero Amor al juego. El ‘Love for the game’ tan usado por ejemplo en baloncesto (quien no recuerda a Magic Johnson o a Michael Jordan en alguna de sus entrevistas haciendo referencia al concepto con una amplia sonrisa, tan contagiosa) es la única tabla de salvación para todo aquel que aspire a una larga carrera deportiva. Estamos hablando de toda una posible vida laboral alrededor de este juego tan complejo. Tiger y Sergio, con treinta y pocos años cumplidos, llevan más de diez años disputando todos los grandes eventos con la presión de poder ganarlos, y podrían (y deberían) estar así otra década entera, como mínimo.

Todo aficionado veterano recuerda el Máster de 1986 en el que Ballesteros y otros jóvenes favoritos, cedieron ante Jack Nicklaus, que con 46 años se llevó el torneo y fijó la marca de ‘grandes’ en los 18 que todavía se mantienen como récord a batir. Hace apenas un año, uno de los rivales de Nicklaus en los años 70 y 80, Tom Watson, protagonizó una de las hazañas más impactantes desde que el golf es un deporte disputado de un modo tan masivo, pues fue capaz de llegar hasta el último tiro de la última ronda del British Open con posibilidad de ganarlo. Watson acababa de cumplir 60 años, pero su lenguaje corporal a lo largo del torneo, su mirada, su intensidad, eran los de cualquier joven amante de su profesión ante un reto posible.


Sergio García ha fallado de nuevo el corte en el campo de Whistling Straits, uno de los campos, por cierto, más impresionantes que hayamos visto en los últimos años (merece la pena seguir el torneo sólo por disfrutar de la belleza de esta joya llena de ‘bunkers’ junto al lado Michigan), mientras Tiger ha perdido en la tercera jornada, salvo milagro, todas sus opciones. Tras el torneo, Sergio dejará de jugar dos meses al golf (eso es lo que ha declarado a los medios, pues ha dicho que necesita recuperar la pasión por competir), y Woods seguirá sin entrenador, metido de lleno en su proceso de divorcio, y tratando de recomponerse como individuo casi antes que como número uno de su deporte. A esto se añade la capacidad del golf para llegar a más gente y, por tanto, para producir más jugadores profesionales capaces de disputar los torneos hasta el último tiro.

Tiger y Sergio iniciaron su historia común en un PGA Championship hace ahora 11 años. Fue la historia del ganador y de su ‘runner-up’ tan carismático’. Por diferentes razones, les toca alejarse de los primeros puestos en los torneos. Les toca renovar sus votos matrimoniales con el Juego del Golf. “En las (pocas) victorias y en las (numerosas) derrotas, hasta que la vejez nos impida pegar un drive de al menos 250 yardas y el temblor en las manos nos mueva la línea del putt”.

miércoles, 11 de agosto de 2010

TIGER Y SERGIO, UNA DECADA DESPUES (I)


La historia común de Tiger y Sergio comenzó en 1999 en una última ronda del PGA Championship, uno de los cuatro torneos llamados 'grandes' en el mundo del golf. En aquel momento, Tiger había ganado una 'chaqueta verde' de Augusta, pero sobre todo era inmensamente popular por la gran constancia de su padre, un director comercial tratando de posicionar una valiosa mercancía mostrada al mundo entero apenas dos años después de ser engendrada: "Tiger será más importante para la civilización de lo que fue Jesucristo", llegó a comentar en público Mr. Woods. Podría haber sido más prudente, diciendo, por ejemplo, "…de lo que algún día será Zapatero", otro que ha venido compitiendo por el puesto, pero se pasó de frenada y al chaval lo marcó para siempre.

El valor deportivo del producto, era fácilmente cuantificable; el tope lo marcaba los 18 torneos grandes que poseía Jack Nicklaus. Y qué mejor manera de ir andando ese largo camino que acompañado de unos rivales a la altura de las circunstancias.
En el 99, Sergio García solamente era un crío carismático, pero cuando salió derrotado del green del último hoyo y se fue a estrechar la mano de Tiger tan encantado de haberse conocido, se estaba quedando, sin saberlo, con el mejor papel secundario.


A partir de entonces, Sergio fue para el mundo del golf ‘el Niño’, el perfecto 'runner up', o subcampeón, en la Era del Tigre. Un tipo que podría jugar como nunca (incluso sacando golpes detrás de los árboles y dejando gestos para la historia como el de esta foto, tras su golpe imposible en aquel hoyo 16), para, llegado el momento de los 4 grandes torneos anuales, ser capaz de perder como siempre, lo que ya venía haciendo con gran educación, por ejemplo, Phil Mickelson, pero con mucho menor impacto potencial en el show business.

Todos sabemos que el deporte profesional impactará siempre de un modo directamente proporcional al tamaño de sus actores principales. La caracterización del perfecto ganador, representada por Tiger hasta los sucesos de noviembre pasado, y el personaje del perdedor ideal, con el que parece haberse quedado en exclusiva Sergio García sobre todo después del British Open que cedió tras fallar el putt en el hoyo 18, han estado a la altura del gran golf de la última década...

lunes, 2 de agosto de 2010

LP CHALLENGE 2010 (y IV)


(El autor pide por ultima vez disculpas ante la falta de tildes en el texto)

Un birdie y dos pares en el ultimo hoyo, un par 3 de 145 yardas delante de la casa club de Cotswold Hills Golf Club (ver dibujo), casi a ciegas por la falta de luz a las 21.00 h de un dia gris pero sin lluvia, dio paso al emocionado saludo de los jugadores tras una jornada final que guardaran en la memoria por su emocionante desenlace.
La victoria cayo finalmente del lado de pm, con una ultima ronda de 75 golpes (+3) despues de handicap, y un total de 296 golpes en las cuatro rondas, seguido por el empate entre lm2 y lm3, ambos con un acumulado de 298 golpes, con rondas finales de 68 (-4) y de 71 (-1) tras handicap, respectivamente.

Pero los frios numeros no pueden hacer justicia a lo que vivieron los participantes en este emocionante torneo de 2010. La tercera jornada, disputada en el 'campo de la colina de Cleeve' (ver imagen del hoyo 18), el mas querido por pm y lm2 (el challenge comenzo alli), recibio a los jugadores con unas condiciones inmejorables. La defensa del campo, la lluvia y el viento, permanecio inactiva a lo largo de la ronda, y eso facilito unas buenas vueltas que colocaron con opciones a todos los participantes, en especial a pm, capaz de apuntarse 70 golpes (-1), tras handicap. Los tambien 70 golpes tras handicap de lm2 y los 73 de lm3, dejaban la clasificacion abierta para la ultima ronda de Cotswold Hills, el club donde juega habitualmente lm3, alias 'luigi', alias 'junior', emerito profesor de golf en sus ratos libres de chavales de 7 a 10 anyos a 6 libras la clase: "manana os ganare en bruto (antes de handicap)", fue su aviso, consciente de su conocimiento del campo y de su capacidad de bajar del par tras handicap. Si era capaz de cumplir su pronostico, el torneo seria suyo.

E intencion no le falto. Ni juego tampoco. Desde el primer hoyo de la cuarta jornada (izquierda casa club Cotswold Hills), un par 4 no muy largo pero si complicado, los jugadores permanecieron en no mas de 3 golpes de diferencia, lo que dejo una tarde para el recuerdo. Al paso por los primeros nueve hoyos (del 10-18 del campo), pm y lm3 estaban empatados, mientras lm2 se colocaba dos golpes por detras pero con las opciones intactas. Y asi continuaron hasta que un 8 en un par 4 de lm2 y un doble bogey de lm3 a un hoyo del final (con 3 putts muy dolorosos) los separo definitivamente de la cabeza a falta de un hoyo por jugar. "Voy a por el hole in one", fue la desesperada declaracion de intenciones de lm3, ante las risas complices de lm2 ("ya, seguro"), y la maxima concentracion de pm, que con dos putts certifico su victoria y retuvo su triunfo de la edicion anterior en la mejor y mas emocionante ultima jornada de la historia del challenge.

sábado, 31 de julio de 2010

LP CHALLENGE 2010 (III)


(El autor sigue pidiendo disculpas por la falta de tildes en el texto)

Las dos primeras jornadas del challenge 2010, disputadas en Cotswold Hills Golf Club y en Royal Porthcawl Golf Club han dejado como lider a pm1 con un total neto (tras handicap) de 151 golpes. A tres golpes se ha situado lm3 (alias 'luigi'), y con 160 golpes, a nueve de la cabeza ha quedado lm2 tras una muy mala segunda vuelta en el escenario gales de Porthcawl.
La visita a este 'links' tan especial, siempre en viernes, volvio a cumplir las expectativas de los jugadores. Las condiciones de juego este anyo no pudieron ser mejores, pues la temperatura rondo los 20 grados a lo largo de la jornada, con ausencia de viento durante la mayor parte de la ronda, con excepcion de los 3 ultimos hoyos, en los que si se noto esa brisa que llega del mar y que tanto protege a los links de los jugadores con ganas de destrozar su mistica a base de birdies.
En esta edicion, llama mucho la atencion la mayor pegada desde el tee de lm3 con respecto a los torneos anteriores. Esa ganancia de yardas en sus primeros golpes, asociada a un menor numeros de putts que su rival directo en los primeros 18 hoyos, pm2 (que estuvo horrible en los greenes de Cotswold Hills), le dio la posibilidad de empezar con una notable ventaja el torneo. Pero la alegria solo le duro hasta el dia siguiente, pues Royal Porthcawl volvio a ser muy duro con el y con lm2, penalizando en varias ocasiones con bogeys dobles, triples y hasta algun 9 en la tarjeta, la falta de concentracion en algunos momentos de la ronda.

Por el contrario, pm1 fue capaz de sujetar la vuelta en el escenario gales, y logro no apuntarse ningun doble bogey o superior a lo largo de la jornada, lo que fue sin duda la clave para el vuelco en la clasificacion del torneo tras los primeros 36 hoyos.
La opinion de este analista, que sigue paso a paso la evolucion del challenge, es que la situacion de lm3 (9 golpes por detras del lider) se antoja muy complicada de cara a la ultima parte del torneo, mientras lm2 mantiene intactas sus opciones de triunfo, pues esos 3 golpes de diferencia en neto (puntuacion tras el handicap), son facilmente remontables para un jugador de su calidad en el golpeo, siempre que consiga mantener la concentracion, lo cual, dada su juventud, no siempre es facil.
En cuanto al lider parcial, pm1, su imperdonable actuacion en los greenes durante la primera jornada (con varios fallos en el putt a medio metro del hoyo) le llevo a concienciarse seriamente de que este prestigioso torneo solo puede ganarse con vueltas alrededor del handicap, y eso es lo que marco en el links gales de Porthcawl.
La jornada del sabado se antoja clave para no perder las opciones, y el mitico links de Clevee Hill, el unico campo que jamas ha salido de la rotacion del torneo, espera a los participantes con un tiempo algo inestable. El domingo, la ultima ronda volvera al campo de Cotswold Hills (home of lm3), con el torneo seguramente por decidir.

jueves, 29 de julio de 2010

LP CHALLENGE 2010 (II)


(El autor pide disculpas por la falta de tildes en el texto)

ROTACION DE CAMPOS
Y llego la gran apuesta del challenge: la visita a Royal Porthcawl. Tras unos anyos en los que Cleeve Hill habia sido el campo de referencia, mezclando sus rondas con las del Brickhamptom Golf club, un recorrido menos exigente al que los jugadores acudian con la sensacion de poder bajar el numero de golpes (cosa que rara vez ocurria), se planteo la posibilidad de ampliar el challenge hasta Gales, donde esperaba uno de los mejores campos tipo links de las Islas Britanicas.
Como podeis ver en el vinculo, el campo gales llego a impresionar tanto a Tom Scott, prestigioso analistas de Golf Illustrated, que en su ranking particular lo situo entre los 12 mejores del mundo. Entre sus hitos, figura el paso de Tiger Woods durante la disputa de una Walker Cup (la Ryder Cup del mundo amateur del golf, que mantiene la tradicion con el reto entre las Islas Britanicas y Estados Unidos).

Pero el recuerdo que mas llamo la atencion a los participantes fue que Royal Porthcawl tiene en uno de los lugares preferentes de su casa club la fotografia de Alejandro Larrazabal, prometedor amateur espanyol de finales de los 90, y ganador del British Amateur en las instalaciones del 'link' gales.
Las anecdotas del Challenge en Porthcawl a lo largo de estos anyos han sido numerosas. Es recordada especialmente la pifia historica de pmII en el hoyo 14, par tres del recorrido, donde tuvo que dar hasta seis golpes dentro de un bunker para dejar la bola en el green, lo cual le costo perder el challenge y el respeto de sus rivales. Pero casi mas impactante fue la manera de enfocar aquella situacion por parte de lmII, cuando fue preguntado por su rival que tecnica hubiera usado el para salir del bunker.
"No tengo ni idea de la tecnica en el bunker -fue su respuesta-, por eso tengo clarisimo lo que hay que hacer... la unica solucion es no caer jamas en un bunker...".


Y no solamente son las trampas de arena las que pueden estropear una ronda en el bellisimo campo gales, sino sobre todo el rough en alguno de los hoyos y los tiros ciegos en muchos otros. Aun asi, desde que el challenge incorporo por primera vez el campo a su rotacion, solamente se ha quedado fuera en 2008, por causas ajenas al torneo.
Sin duda alguna, Royal Porthcawl es una de las razones de que el reto golfistico de cada anyo siga manteniendo su vigencia. Para los participantes, pinchar el tee en el primer hoyo (un par 4 corto desde el que se contempla todo el mar gales, pues en Porthcawl el mar se ve desde todos los hoyos del recorrido), es el momento que esperan durante 12 meses al anyo. Un momento irrepetible alrededor de una pasion de la infancia: el deporte y sus retos.
Veremos lo que ocurre en esta decima edicion.

lunes, 26 de julio de 2010

LP CHALLENGE 2010 (I)


En la ciudad inglesa de Cheltenham, y sus alrededores, se viene disputando desde hace diez años este prestigioso torneo de golf amateur conocido como LP Challenge.
El evento, que ha ido moviendo sus fechas desde mediados de agosto a finales de julio (este año; jueves 29 julio - domingo 1 agosto), comenzó como un lógico reto entre dos amigos de la infancia (pmI y lmII) que no encontraron mejor excusa deportiva para seguir viéndose durante al menos 5-6 días por año. Tras su primera década, lo único que ha cambiado es la incorporación de un nuevo jugador (lmIII, alias 'Junior'), aceptado finalmente por los fundadores del torneo tras largas deliberaciones debido a su minoría de edad y su todavía escaso trapío de golfista pegador, ambas 'pegas' sin duda compensadas por su gran afición e incipiente talento para el juego.

¿POR QUE CHELTENHAM? (Why Cheltenham?)
La ciudad inglesa, conocida sobre todo por su extraordinario hipódromo, acoge cada año uno de los eventos de referencia en las carreras de caballos de las Islas Británicas: The Festival.


Pero la verdadera razón de que el prestigioso LP Challenge de golf se dispute allí, ni mucho menos fue tratar de quitar protagonismo a los equinos y sus monturas. Simplemente sucedió que uno de los fundadores del torneo emigro a la bonita ciudad del suroeste británico junto a su familia, en el año 2000, y sus brillantes negocios le impiden mudarse desde entonces. Por tanto, el LP Challenge bien podría cambiar de sede en próximas ediciones, aunque de momento no parece muy probable que suceda, pues tanto sus fundadores como el pueblo de Cheltenham parecen contentos con su trayectoria.

LA ROTACIÓN DE CAMPOS
El LP challenge inició su andadura en el campo al que más cariño guardan los fundadores del evento, Cleeve Hill Golf Club, un queridísimo lugar también para los vecinos de la región de Gloucester, por su más de un siglo de historia y las excepcionales vistas de los Cotswolds a lo largo del recorrido.

Numerosas anécdotas se han venido sucediendo año tras año durante el Challenge, en un campo que ha acogido siempre al menos una vuelta de cada edición del torneo, y que en los inicios llegó incluso a ser el único campo del torneo. Los participantes siempre recordarán, por ejemplo, como tuvieron que refugiarse durante más de una hora en un cobertizo cerca del hoyo 12, cuando una repentina tormenta con aparato eléctrico les amenazó con consecuencias serias para su integridad física. Y como no acordarse también de la excepcional vuelta de pmI, en la edición de 2009, que fue capaz de vencer al recorrido al hacer 68 golpes en el par 69, con un excepcional birdie al último hoyo celebrado con sentidos aplausos por sus compañeros de partido.
Algunos hitos del campo, como su incomparable hoyo 13 (conocido por los contendientes como La Fortaleza), un par 5 con una vista excepcional de Cheltenham en el tiro a green; o la sucesión de pares 3 (hoyos 15 y 16), donde en muchas ocasiones ha llegado a decidirse la suerte del Challenge, forman parte de la memoria principal del torneo. Pero, sin duda alguna, la imagen que siempre permanecerá en un lugar privilegiado, por única e irrepetible, es la del tee del hoyo 1, no por su belleza, un tiro ciego cuesta arriba en un par 5 sin excesivo misterio, sino porque allí fue donde este pasatiempo veraniego de dos amigos de la infancia inició su andadura en el año 2001...

(continuará...)

lunes, 10 de mayo de 2010

CON LA FINAL EN LA CABEZA


La desequilibrada foto de los entrenadores presentaba un mito del baloncesto europeo, Giannakis, frente a un señor bajito encantado de haber ido en coche a ver la final del 97. Pero las fotos previas cuentan poco.

Solía decir un base hace años: “este deporte sólo deja participar a los pequeños cuando pasamos el medio del campo mucho antes de que el contrario se coloque”. Ricky seguramente no necesita consejos; se cayó en la ‘marmita de Naismith’. La marmita de Fran Vázquez es la del atleta perfecto. Elegía un gran día para poner tapones.

El segundo cuarto es el que siempre reservan sus entrenadores a Papaloukas. Y el griego lee los partidos con la misma facilidad que Ricky Rubio, pero con un punto favorable: le lleva varias finales de ventaja. El efecto Papaloukas no fue suficiente. El baile era del Barça. Olimpiakos salió al tercer cuarto poniendo los millones sobre el parqué. Childress es muy bueno, aunque cobre demasiado. ¡Víctor, vamos! Dijo el señor bajito de Barcelona, al que la final le cupo entera en la cabeza, y desactivó los millones con ‘Sadas’.

Y la foto general, la que cuenta, nos dejó la victoria de un equipo desequilibrante, frente a un rival algo desequilibrado. El Barça fue Usain Bolt a ritmo de record del mundo... y el señor bajito de Barcelona volverá en avión privado.

DIARIO PUBLICO, 10-5-2010

viernes, 7 de mayo de 2010

ESPERANDO A BOLT


Cuando suene esta tarde la musiquilla del I feel Devotion, himno de Euroliga, las miradas dispersas entre tantos campeonatos se concentrarán en la reunión de Paris. Dejando a un lado los desencuentros por el número de participantes, es incuestionable que el torneo acaba definiendo al corredor más completo del año. Ninguna competición de baloncesto de este calibre llega a proponer tres carreras diferentes antes de entregar la Copa al campeón. La fase regular, 10.000 metros entre octubre y marzo, mostró a Gebresilassie vestido de azulgrana (15-1 sumando el Top 16), un equipo capaz de ganar mucho, sonriendo. Se contaba de sobra con Olympiakos y Csska. Pero también con Panathinaikos, que dio la espantada.

Después vino un playoff exigente, 800 metros con los favoritos dudando en la salida; nada que su zancada de caballo no tuviera tiempo de solucionar. Real Madrid, Vitoria y Prokom fueron incapaces de aguantar dos vueltas al estadio. La cuarta plaza se la quedó el Partizan. Las dudas primero del Madrid y luego del Maccabi fueron resueltas amablemente en Belgrado, con unos fans absolutamente seguros de que allí sólo gana el equipo de casa.


Y por fin, París. En la Ciudad de la Luz -y de la sombra del tapón ilegal de Vrankovic a Montero-, se ha colocado la pista definitiva. Son tres carreras de 100 metros sin margen de error, ni dentro ni fuera de la cancha. Antes de su única victoria en 2003, el Barcelona caía a menudo en la tentación de prevenir la decepción con una puesta en escena equivocada frente al último esfuerzo; “somos los que más veces hemos llegado hasta aquí; y eso hay que valorarlo”. Desde entonces, ya no suele hacerlo. “El mejor es el que gana”, acaba de escribir Epi, el mayor referente sin Copa de Europa que podamos recordar. En Euroliga, guste o no, el mejor corredor solamente es el que acaba siendo mejor velocista de Los Últimos Cuatro.

DIARIO PUBLICO. 7-MAYO-2010

lunes, 3 de mayo de 2010

ENTRENADORES BAJITOS Y CON CARACTER


En la NBA, de nuevo a estas alturas sólo queda Pau entre los aventureros españoles. Y además haciendo su trabajo en función de lo que el equipo necesita cada noche. Lo penúltimo ha sido estropear la posible sorpresa del equipo revelación del año (con el entrenador revelación del año), los Thunder de Oklahoma, de Scott Brooks, y de todo un pabellón vestido de azul soñando con el séptimo partido, que se quedaron mudos ante el palmeo de Gasol en el último segundo. Era su decimoctavo rebote de la noche. Otra muesca más en su cinturón de estrella planetaria. Pero de Pau ya seguiremos hablando. El asalto al Back to Back no ha terminado. En el primer partido contra Utah su estadística habla de nuevo por él; 25 puntos, 12 rebotes, 5 tapones… son los Lakers de Pau, según muchos.

Nos llamó la atención esta semana la elección de los mejores entrenadores en la NBA, en comparación con los que están triunfando en la liga ACB. Los expertos eligieron precisamente a Scott Brooks, seguido por Scott Skiles y Nate McMillan (el entrenador de Rudy en Portland). Curiosamente, los tres fueron jugadores varias temporadas en la NBA y los tres jugaron en la posición de base. Si echamos un vistazo más general e histórico, casi todos los nombres que se nos vienen a la mente como entrenadores NBA son de buenos ex jugadores. Los últimos mitos (Pat Riley o Phil Jackson) jugaron varios años a buen nivel, no un nivel All-Star, pero suficiente como para ganarse el pan con gran solvencia. E incluso esta el caso de Larry Bird, que en Indiana demostró un par de años la capacidad para gestionar un equipo al que llevó a la Final NBA.

Los mitos españoles han sido Ferrándiz, Lolo Sainz, Aíto, Pepu, Antonio Diaz Miguel, Manel Comas, por la cantidad de años en la élite, y ahora se está apuntando Xavi Pascual. Llama la atención que ni Xavi ni Pepu ni Ferrándiz ni Manel estuvieron cerca de ser buenos jugadores, y llama mucho la atención que salvo Antonio los demás fueron todos bases.

Tenemos un juego profesional, sobre todo aquí, pero también en EEUU, en el que a 12 tipos cada vez más altos y fuertes los sigue dirigiendo sobre todo un bajito mandón y con carácter. Y por cierto, el Unicaja de Málaga está ganando sus últimos partidos de forma contundente. Avisamos, para que nadie se sienta luego sorprendido en caso de que Aito vuelva a reír el último. Los bajitos, además de tener carácter, a veces salen muy cabezotas.

viernes, 30 de abril de 2010

PEQUEÑA INCURSIÓN FUTBOLISTICA Y ROJIBLANCA


Se canta de nuevo eso del "Atleti, Atleti, Atlético de Madrid..." y resulta, después de lo visto en el Estadio de Anfield, Home of Liverpool Football Club, y un excelente recinto deportivo (¿Os quedásteis hasta el final de la retransmisión? ¿Hasta la despedida y cierre de ambos equipos?), resulta, decíamos, que en esos niveles de alto rendimiento, un jugador puede acabar siendo el mejor o un fiasco dependiendo de la confianza que el entrenador y los aficionados logren transmitirle.

Nos envían la siguiente opinión, de un gran conocedor del fútbol.

Reyes ha sido la clave de que el Atelti esté donde está ahora. Tiene una calidad que sólo le superan Iniesta o Xavi, pero un cerebro que si le miden el IQ sale negativo.



Evidentemente es mucho más simple (que no fácil; fácil en el alto rendimiento no hay nada) cautivar, convencer y luego dirigir soldados.
Es decir, ser el rotundo jefe. Pero hay algunos entrenadores que se atreven a ponerse en riesgo, y de vez en cuando les sale bien. Se comenta de Quique Sánchez Flores que es un tío rarísimo; que no socializa, que parece estar pensando sólo en el fútbol como un tema obsesivo, casi de ballet; que además, por lo visto, ha dejado una familia con 4 hijos (chismes, pero que añaden información).

Resulta que existe un IQ que no mide el intelecto sino las emociones. Y que deportistas, músicos, pintores… artistas, desarrollan mucho. El reto verdadero para un entrenador, lo realmente complejo, el esfuerzo intelectual (hacia el jugador concreto y hacia el resto del equipo), podría pasar entonces porque alguien como Reyes (un privilegiado dentro de un campo de fútbol, sin armas fuera de él) pusiera de verdad su privilegiado IQ emocional como un valor al servicio del equipo.

Lo que es evidente es que los dirigentes de la entidad han tenido una suerte notable. No es sólo que un tipo llegue de rebote, pase los primeros meses de rebote y consiga meter al equipo en dos finales casi de rebote (como juego que es, que no deporte, objetivo y proceso en el fútbol están muy poco relacionados)… Es que para una afición como la del Atleti, con tendencias protagonistas y autodestructivas, que el entrenador quiera comunicar un cierto mensaje artístico en el proceso, ¡y le salga bien!, se antoja como fundamental, porque inmediatamente traslada el foco al campo de juego… ¡¡y el aficionado ya sólo tiene una opción; animar a los suyos!! De repente, para ser ahora del Atleti hay que ir a ver a Reyes (hasta que se autodestruya), porque es protagonista futbolístico; y hay que animar al uruguayo aunque no quiera correr, porque se sabe que puede meter goles. E incluso de repente ya se puede ir a ver a Perea, un defensa más o menos competente en función de la energía que el entorno sea capaz de transmitirle...¡como casi cualquier defensa! oh no...

Supongo que nada de esto durará mucho, porque el fútbol no puede atraer de un modo tan masivo solamente con intenciones futbolísticas, sino que es necesario llenarlo de protagonistas externos enfocando la luz fuera del campo de juego. Pero mientras le dure al Atleti, aquí nos provoca un cierto erviosismo, conocido como sensación de camiseta propia de la infancia.

Le preguntó Robinson a Cruyff el porqué de su método futbolístico como entrenador.
"Es bien claro, hombre. Si tengo que sentarme 90 minutos en el banquillo, cada vez que juega el equipo, para aburrirme, encima de lo mal que se ve el fútbol desde ahí... Al menos que los de mi equipo me diviertan..."

...y que los aficionados sean como los del Liverpool Football Club, al menos como los que ayer cerraron el partido entre aplausos, por favor.

martes, 27 de abril de 2010

BUSCADORES DE PETROLEO



Con la primavera se nos alteró la sangre baloncestística. La mecha la encendió el miércoles el Comisionado de Euroliga, que justificó la elección de los equipos españoles de la temporada siguiente (los 4 fantásticos; Madrid, Barcelona, Málaga y Vitoria, más Valencia que ha conquistado la Euro Cup) y además se atrevió a dar su opinión sobre un posible futuro, mencionando una ACB con 14 equipos.

La respuesta le vino por varios frentes. Desde el periodismo, una vieja mano salvadora… al cuello ACB. “Si nadie puede aspirar a la Euroliga y ya hay dos equipos casi descendidos, ¿para qué se juega el resto?”. Del General Portela, con gran energía frente al ataque… pero incapaz de reprender a sus ‘ayudadores’: “¿cómo que para qué? ¡Juegan para ganar el campeonato profesional más prestigioso que España jamás conociere! Y desde la presidencia del Sindicato, proponiendo una vez más el Baloncesto Profesional Unido y de Interés General.

Mientras tanto, leemos que la Liga universitaria en Estados Unidos (NCAA), sin bilirrubina primaveral, ha firmado un contrato televisivo para que la cadena más prestigiosa del país ofrezca sus partidos por la módica cantidad de 10.400 millones de dólares…y 14 años de duración. Pregunta de interés particular. ¿A nadie le interesaría profundizar en los motivos que llevan a una televisión privada, muy lejos de comprender algo como El Interés General, tan poco Estadounidense, a ofrecer tanta estabilidad a una asociación universitaria sin ascensos ni descensos, sin jugadores profesionales en sus equipos, sin ni siquiera poder controlar ese Bien Superior que es la cantera, que todo lo justifica?

Respuesta de interés personal: “a veces encontramos petróleo en sitios viejos, con ideas nuevas; otras podemos encontrarlo en sitios nuevos con ideas viejas; pero difícilmente lo hallaremos en sitios viejos con viejas ideas”.

DIARIO PÚBLICO, 27-4-10

lunes, 19 de abril de 2010

EL ASALTO AL BACK TO BACK


Durante la Edad de Oro de la NBA, aquellos 80 enmarcados entre la atractiva sonrisa de un simpático negro, Magic Johnson, y el no menos atractivo de un blanco feo y desgarbado, Larry Bird, una de las señas de identidad de la Liga era la resistencia del campeonato frente al Back to Back. Se podía ganar un anillo, pero dos seguidos era un 'ochomil' inabordable. Lakers y Celtics, el sol de Los Angeles frente al frío de Boston, el glamour, las cheerleaders y el artisteo, frente a la tradición sin bailes y una grada apretada y cervecera, llevaban constantemente de una costa a otra el hoy obsoleto apelativo de World Champions.

Pero en la celebracion de uno de los campeonatos de los Lakers, Pat Riley decidió romper el equilibrio inesperadamente; se atuso el pelo engominado y, lanzando el guante a sus jugadores, les propuso intentar una nueva cima. "¡Os espero aquí para celebrar el titulo el año que viene!", prometió a los fans mientras Magic, Kareem, Scott o AC Green trataban de callarle la boca entre sonrisas de complicidad. Aquella bravata la hizo suya casi toda la ciudad y más de la mitad del mundo baloncestisco,
siempre más amarillo que verde, más de Magic que de Bird.

Coach Riley cumplió lo prometido, subiendo el reto de futuros equipos y de sus estrellas; a partir de entonces sólo trascenderían aquellos -y aquellas- con al menos dos títulos seguidos en su haber. Los Pistons de Dumars y Thomas, los Bulls de Jordan y Pippen, los Lakers de Kobe y Shaquille y los Spurs de Duncan y Ginobili, han sido los elegidos. Pau, por tanto, no inicia el asalto a un título más, sino al Back to Back, uno de los 'ochomiles' 'más importantes en la carrera de una estrella mundial. Lo hace desde unos Lakers faltos de oxígeno, pero con una ventaja competitiva; el entrenador Jackson ha subido esa cima con más cordadas que
nadie.

DIARIO PÚBLICO, 19-ABRIL-2010

miércoles, 14 de abril de 2010

AUGUSTA 2010



Suponemos que las risas y el champán habrán inundado el Chalet social del Augusta National Golf Club, en Atlanta, Georgia. Como cada domingo, desde aquél lejano 1934 en el que Bobby Jones y Clifford Roberts decidieron crear un evento que sirviera al deporte que tanto amaban, esta singular estancia del Campo de Golf más famoso de nuestro planeta habrá acogido la cena de los Maestros. Enfundados en sus chaquetas verdes, distinción escogida como seña de identidad en los felices y prósperos años 5o, los 100 “Miembros Honorables” y sus familias habrán compartido junto a los ganadores aún vivos del Torneo las anécdotas de los más veteranos, las ocurrencias de los últimos en llegar, los míticos momentos alrededor de un entorno inigualable.

Jack Nickalus habrá sido en esta ocasión un protagonista divertido. Este años se había unido a Arnold Palmer en ese rito único que tiene el torneo: el drive inaugural desde el tee del 1. El honor lo tienen solamente los más grandes...y muy mayores. Tan grandes como para provocar la mayor admiración a su paso, y tan mayores como para no poder responder al honor de disputar el torneo de forma competitiva, privilegio condecido a cada ganador de una sola Chaqueta Verde sin una fecha específica de caducidad.

Pero el principal protagonista suponemos que habrá sido lógicamente Phil Mickelson. Su victoria incontestable, la tercera de su vida, había dejado la mejor de las sensaciones en un año complejo para el torneo. ¿Cómo obviar el tremendo impacto mediático de lo sucedido con Tiger, y su decisión de volver precisamente en Augusta? ¿Cómo encarar desde un torneo que se siente -porque se lo ha ganado- muy por encima de cualquiera de los jugadores que lo disputen, aunque alguno de ellos sea considerado uno de los individuos más conocidos en el planeta?

La decisión de Augusta sobre el 'caso Tiger' había sido absolutamente sorprendente. Sus directivos habían estimado necesario dar un paso al frente en una nota pública que reprobaba absolutamente la actuación de uno de los jugadores más emblemáticos de su deporte, y uno de los más queridos por el público asistente al torneo desde que se hizo profesional. Nacho Gervás, la impagable voz experta de Canal +, nuestro particular Peter Alliss pero mucho más centrado que el original, no podía dar crédito a la decisión. ¿Quién les mandaba remover el tema cuando la magia del campo y del evento debía tomar el protagonismo?

Por eso, la victoria de Mickelson, de un Phil Mickelson cada vez más en forma física, con la pinta externa de un atleta, la sonrisa de siempre tan atractiva para el público norteamericano que lo ha tomado como su favorito de corazón, y este año además con el caso de la enfermedad de su mujer, un cáncer de mama que la ha llevado a pasar por diversas operaciones y todavía con un pronóstico incierto, su victoria había sido el mejor de los resultados posibles para este evento de impacto global.

Augusta 2010 ha terminado. Es una semana que pasa volando y que siempre se queda corta. La jornada final fue de una grandísima calidad, aunque los últimos hoyos no tuvieran la emoción de otros años, porque tuvo de todo; golpes buenos, alguno imposible (como el del hoy 13 de Mickelson, o el inesperado eagle de Tiger en el 7); los mejores disputándose el triunfo; con Tiger luchando hasta el final con lo que eso significa para las audiencias; con Lee Westwood como clara alternativa europea a Pedraig Harrington mientras Sergio, lamentablemente, pierde algo de crédito; con Anthony Kim maravillando en 4 hoyos seguidos imposibles de mejorar; con KJ Choi, un coreano, impidiendo que el mercado asiático -tan necesario para el negocio- se enfríe; y en la cima final, con Phil Mickelson paseando su educación, su cercanía al gran público, su comportamiento modélico y su talento por las calles del campo más famoso del mundo antes de enfundarse la chaqueta que lo distingue como campeón.

Por todo eso, el resumen de los expertos del torneo no podría ser otro; Augusta 2010, one definitively to remember.

martes, 13 de abril de 2010

POR UN BALONCESTO SIN COMPLEJOS


"Al día siguiente hablaban los papeles de Gil, y tal, y de segunda división". Uno de los himnos de Sabina (jamás simples canciones), termina en directo con un fingido llanto por su Atleti, el de los añitos en el infierno. Lógicamente, lo hace de modo artístico, pues nuestro país jamás sería lo mismo sin el invento de la segunda división. En el mundo del deporte, pocos son los individuos que resisten a nuestra devoción por el descenso. De momento está Guardiola (al que su resistencia a los medios le augura uno prematuro, él lo sabe), Messi (ya vendrá Maradona para ahorrarnos trabajo), y Gasol, hasta que Lebron James quiera. En este selecto grupo deberíamos incluir a Alonso y Nadal, pero al primero ya lo descendió el carácter, y al tenista su alarma neurovegetativa reflejada en las rodillas, tan conocidas del gran público.

Centrémonos, por exigencias de la página. El baloncesto ACB, en realidad, ya nació como un bebé feliz de segunda división. Las dos locomotoras a las que enganchar un negocio profesional, habían sido paridas años antes como simples secciones de un deporte superior, lo cual que, en la mente de sus dirigentes, siempre resultaron entretenidas unidades de relaciones públicas en la victoria, y despreciables unidades de gasto (“¿quién trajo a este Ettore Pellegrini?…preguntará algún director de periódico pronto, ya verán”) en la derrota. Ya que es demasiado tarde para hacer una competición de primera (un baloncesto sin referencias futbolísticas y marca propia; no un simple soporte publicitario), proponemos una declaración de intenciones anticipando el previsible playoff final de nuevo entre secciones. Que den un paso al frente y luzcan en sus camisetas la más autóctona de todas las publicidades, aquella del whisky segoviano Dyc que dignificaba al feliz español de segunda; y que Sabina nos haga el himno.

DIARIO PÚBLICO, 12-4-2010

jueves, 8 de abril de 2010

TRES EVENTOS POR ORDEN CRONOLÓGICO


1. LA FINAL DE LA NCAA DE BALONCESTO. La Universidad de Duke, los Blue Devils, venció a la Universidad de Butler, los Bulldogs, verdadera sorpresa del torneo -auténtica Cinderella- en la final del campeonato universitario, por un apretado 61-59. Cuando llega este momento, muchos todavían se sorprenden de la fuerza de un torneo que no pertenece al ámbito estrictamente profesional. En Estados Unidos, la división de poderes deportivos fue muy evidente desde el principio. Es lo que muchas veces hemos llamado los 'cortes', tan necesarios, entre cada etapa. El baloncesto, y otros deportes que nacieron en el colegio, destacan y diferencian claramente las etapas de un posible participante; el colegio, la universidad, y la vida profesional. Lo precioso del sistema es que cada etapa no sólo es independiente de las demás, sino que las dos primeras, inicialmente formativas, han penetrado de tal modo y con tanta coherencia en el sistema que se han desarrollado como unidades de negocio, con sus reglas deportivas, su libertad de asociación, y su capacidad de atracción.
Muchos todavía se sorprenden de que un evento de baloncesto universitario sea capaz de convocar más de 70.000 personas en un recinto deportivo, muchos millones en torno a la televisión, y que sea capaz de celebrar su último partido mientras la liga profesional de su propio deporte se detiene y vuelve la vista sobre él.
Para muchos puede ser un milagro, o una rareza, pero para muchos otros es una cuestión de coherencia de un sistema y de un trabajo bien hecho, por etapas, con lógica formativo-deportiva y sin atajos.


2. EL MASTERS DE AUGUSTA. Si el tiempo os lo permite, os sugiero que entréis en la página oficial del torneo www.masters.com, y naveguéis un rato por la controvertida pero apasionante historia de un evento único. Controvertida, por la génesis de un invento en el Sur de Estados Unidos en plena controversia sobre los derechos civiles de las minorías. El Masters fue acusado, con razones muy evidentes, de racismo y sexismo. Todavía lo es. Pero el evento fue cogiendo tanta fuerza que ni sus absurdas reglas en torno a los cadddies o a los miembros de pleno derecho... ni su falta de sensibilidad han podido destruirlo, sino que cada año aumenta su trascendencia.
Esta edición se ha vuelto especial por todo lo sucedido con Tiger Woods. Era muy difícil pronosticar el desenlace de todo su proceso, aunque todos los entendidos sobre el negocio del golf profesional vaticinaban que no se quedaría sin disputar este torneo. Una vez acaben los rumores y se de paso a la acción, nos encantaría que Ernie Els fuera el ganador de esta edición. Els es un jugador con una capacidad única para transmitir la pureza y el estilo de este juego. Lamentablemente, hasta ahora nunca ha podido obtener la chaqueta verde que se entrega a los ganadores en Augusta National, y con su edad -40 años- no le quedan muchas oportunidades por delante. Ojalá lo consiga.

3. MADRID VS. BARCELONA. Es nuestra particular Super Bowl (la Gran Final de Football Americano en Estados Unidos), pero sin poderlo decir muy alto. La SuperBowl, el partido del siglo, la madre y padre de todos los partidos, es el verdadero fin que justifica todos los medios. Lo que ocurre es que mientras en Estados Unidos jamás se sabe a priori quien tendrá el honor de disputarlo, aquí ya lo sabemos desde el principio. La disputa del Madrid vs. Barça ha dado sentido a la liga española de fútbol (también a la de baloncesto), prácticamente desde su inicio (el baloncesto fue una copia posterior y los equipos son conocidos como secciones, lo que rebaja mucho su valor). El modelo americano, mucho más abierto y participativo, nos resulta más agradable y coherente, pero el sábado seremos parte del nuevo récord de audiencia de la Superbowl española, y seguramente veremos de nuevo mucha tensión ambiental, muchos insultos en la grada, alguna pérdida de papeles en el campo protagonizada por los jugadores más nerviosos de ambos equipos, un palco de autoridades con los sillones cada vez de mejor calidad y un mayor número de políticos, políticas y asesores ocupándolos...
...y tal vez entre todo eso surja Messi, con los hombros caídos, la camiseta por fuera, y un lenguaje corporal muy poco agresivo con el rival, o tal vez surja Cristiano Ronaldo, con el pecho por delante, su extraño corte de pelo y su gesto tan poco agradable para los rivales, pero lo lógico es que ni uno ni otro surjan demasiado. Incluso podríamos presenciar un empate sin goles, lo que nos haría desear con más fuerza el comienzo de la siguiente Super Bowl, allá por el mes de octubre o noviembre, con los mismos equipos y similares protagonistas en el campo y en el palco de autoridades.

lunes, 5 de abril de 2010

NAVARRADAS 2010


¿Dónde va la luz cuando se apaga? Era la pregunta con la que un ingeniero argentino (Ingeniero y argentino, una mezcla explosiva) daba el banderazo de salida a la parte seria de las tertulias de sobremesa, cuando ‘lo maradoniano’ ya no daba para más. En España, además, se aficionó al baloncesto durante la última época luminosa de Estudiantes, la del subcampeonato de 2004, tras discutirle el título al Barça en 5 intensos partidos. En aquel equipo ya estaba Pancho Jasen, alero y también argentino. Imaginen, por tanto, la cantidad de preguntas de ese estilo que se habrá hecho durante el vía crucis posterior, que parece tocar a su fin este año… Hacienda mediante.

En el equipo de enfrente, en aquel Barcelona de Pesic campeón de todo, Juan Carlos Navarro, ya con 23 años, curiosamente no contaba demasiado. Si la mezcla de ingeniero y argentino es explosiva, qué les vamos a decir de la mezcla serbio y entrenador; ésa es absolutamente imbatible. Pero dicho esto, no tenemos constancia de que el gran Navarro llegara a especular sobre algo tan profundo mientras contemplaba los títulos desde la barrera.

Lo que sí tenemos constancia, porque nos lo han dicho los periódicos, es que Juan Carlos se hizo al menos tres preguntas de escolta-en crisis tras el segundo partido de la serie contra el Madrid. ¿Cómo es posible que no meta una? ¿Cómo puede ocurrirme en un momento tan inoportuno? ¿Será una señal divina, después de tantos años, para que deje de mirar la canasta como quién contempla una piscina olímpica? Una vez más nos demostró que no hay preguntas absurdas, sino respuestas incompetentes. Y como en este rincón somos demasiado serios para fundar una iglesia por nuestro jugador favorito, seguiremos dedicándole de vez en cuando alguna ‘Navarrada’, hasta que a su talento se le acaben las respuestas.

DIARIO PUBLICO, 5 ABRIL 2010