lunes, 11 de enero de 2010

EL CÍRCULO INTERIOR


“Cuando cogí el equipo, les dije que de lo que de mi dependía lo único realmente importante era el círculo interior que formábamos los doce jugadores, los cuatro entrenadores, el trainer y los ayudantes de material. Todo lo demás quedaba fuera. La idea era preservar la sensación de intimidad, y el sentido de que pretendíamos formar parte de algo sagrado e inviolable (…) Para lograr un clima de absoluta confianza y honestidad, los jugadores deben saber que pueden hablar entre ellos sin ver los chismes del vestuario publicados en el diario del día siguiente”.
El protagonista de esta máxima no es un entrenador de la Liga ACB. Pero estoy convencido de que a ustedes se les habrá ocurrido arrimar más o menos el ascua a su camiseta. Incluso, a la de todos, pues bien podría haber dicho algo parecido aquel Pepu, tan zen, del Mundial de Japón, cuando logró la fluencia del Equipo Nacional hasta tal punto que de haber sido norteamericano su gesto en el pódium hubiera llenado la tapa entera de Sports Illustrated.
La cita la firma Phil Jackson, cuya trayectoria y palmarés animan a cualquiera a darse una vuelta por sus libros. En semanas como ésta la cita vale doble. Aquí, para el seguidor de alguno de los 7 equipos ACB clasificados para la Copa (el anfitrión, Bilbao, lamentablemente no está para nadie, de momento), pues el primer objetivo del círculo interior al que usted anima se ha cumplido. Incluso, si su bolsillo lo permite y no se duerme esta semana, puede formar parte del divertido círculo exterior de la Copa en la capital vizcaína. Y allí, en la NBA, porque Jackson se pone muy pesado para que sus jugadores ocupen su tiempo libre leyendo, cosa que a un ‘amortizadísimo’ David Stern le encantaría poner de moda, aunque diera menos juego mediático que el absurdo asunto de las pistolitas.

Diario Público, 11 enero 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario