lunes, 1 de febrero de 2010

EL MOTE O EL DESPRECIO


Los detractores del baloncesto suelen argumentar siempre el desequilibrio de emociones en un partido. Bastaría con ver los últimos minutos, dicen, pues lo demás es pura filfa. No es fácil rebatirles. El baloncesto profesional es cada vez una ciencia más exacta. La diferencia entre un equipo aspirante y otro decepcionante puede ser simplemente una cuestión de 5 minutos por partido.
Homenajeábamos hace un año, con motivo de los cruces de Copa, al carismático Dick Vitale, un ‘color commentator’ de la televisión americana con gran facilidad para convertir sensaciones en motes, algo parecido a lo que hacía nuestro añorado Andrés Montes. A nadie se le ocurría pedir a Montes una explicación detallada sobre el mote de Rodman, por ejemplo. Dennis Rodman era ‘Cruela de Vil’, o ‘Adivina quien viene esta noche’, y estaba clarísimo. “¿Acaso no lo ven? ¡Daimiel!”. Pero Daimiel tampoco podía explicarlo, aunque lo viera él…y todos nosotros. Vitale, con mucha más preparación técnica que Andrés -llego a ser entrenador de alto nivel universitario-, lleva así más de 30 años.
Uno de sus apodos, el ‘All-Airport Team’ (el equipo imbatible en los pasillos de cualquier aeropuerto), tiene la ventaja de ser un mote ‘global’. Puede servir para varios equipos de un mismo país, e incluso de varios continentes. A estas alturas, el candidato ACB para cargar con el mochuelo es sin duda Unicaja. Qué planta. Qué fuertes. Qué altos. Qué equipo técnico y humano. Qué bárbara sensación en los pasillos del aeropuerto, y qué tremenda empanada al salir de la terminal. ¿Acaso no lo ven? Pues explíquenlo si pueden. Los detractores del baloncesto simplemente despreciarían los primeros 30 minutos, y asunto arreglado. Los que no podemos despreciarlos, ni explicarlo, tenemos que robar a Vitale, o a Montes, sus sensaciones.

DIARIO PÚBLICO, 1 FEB 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario