lunes, 29 de marzo de 2010

DOS TIPOS PODEROSOS



En una semana como esta, el titular de cualquier columna de baloncesto no admitiría dudas: “El poder de Messina”. Con esa intensidad creciente en la mirada, y con todos los focos apuntándole desde el jueves, otro posible golpe de efecto del Madrid pasaría por sustituir mañana, en la presentación de los equipos, el himno de las mocitas madrileñas por el aria Nessum Dorma (Nadie Duerma) de Puccini, con el volumen a tope y Ettore simulando a Pavarotti en el centro de la pista.

Estamos convencidos de que Messina (al que cada día vemos más parecido al entrenador-mito de la Universidad de Duke Mike Krzyzewski, Coach K por razones obvias), no dudaría en intentar el papelón si eso le garantiza que Juan Carlos Navarro sigue tarareando, el resto de la serie, aquella de Serrat sobre las musas que se van de vacaciones. Es evidente que el italiano le daría también a Pascual la ‘fórmula Tomic’ (con todas sus noches de insomnio) a cambio de que el verdadero Juan Carlos, el de las musas a pleno rendimiento, vistiera mañana de blanco y no de azulgrana. Pero como el mayor talento no está en su lado de la cancha, ni creemos que sepa cantar, Coach M seguirá usando el poder de su mirada para que un grupo de veteranos se sienta obligado a meter 25 balones seguidos a un larguirucho croata, sin dudar de su hoja de servicios en Euroliga.


Aunque de nuevo la sorpresa llega de Estados Unidos, tal vez desapercibida para muchos. “The Power of Pau”, El Poder de Pau, es el titular de un extenso reportaje de la revista Sports Illustrated al jugador español. Una nueva conquista del mayor de los Gasol. “Como no pude ser médico, intento dejar huella de otras maneras”. Un reportaje en la mejor revista de la historia del deporte, por ejemplo.

DIARIO PÚBLICO, 29-3-10

viernes, 26 de marzo de 2010

LA CLASE DE EDUCACION FISICA


¡Qué tal, Locos del Baloncesto Colegial!
Nuestra particular Locura del Mes de Marzo ha llegado a su fin... ¡este año!
Una pena o una alegría, como les dejamos claro desde la ABC a las jugadoras de Corazonistas, que no pudieron vencer a las favoritas de Estudio. "chicas; el año que viene el equipo entero repite; sólo una de vosotras es de segundo de bachillerato. -Desde mañana, la ilusión de la Copa Colegial 2011 está ahí. ¡Sólo faltan 10 meses para que comience!"

PAGINA OFICIAL DEL TORNEO

Chocolate Blanco Herrero y el resto de sus compañeras lógicamente no estaban para bromas. El partido se escapó por muy poco, y las derrotas duelen. Tiene que ser así. Es la única manera de dar valor a un proyecto. El deporte enseña a ganar, hay que saber hacerlo, y también enseña a perder; hay que saber cabrearse, llorar, secarse las lágrimas y volver a por el siguiente reto; ellas lo tienen. Sus entrenadores y su colegio, también. "No excuses", decía uno de mis compañeros de High School en los Palmetto Panthers. Jugaba al basket, pero también era el running back del equipo de American Football. Un auténtico atleta.

Y sí, ha llegado el momento de hablar de atletas aquí, en este rincón. Los Halcones de Estudio han logrado un doblete histórico, que los impulsa hacia la leyenda en estos primeros años de Copa Colegial en Madrid. No cabe duda, con la victoria de las chicas este jueves 25 marzo, que el colegio Estudio es una referencia en la formación de lo que llamamos en nuestra Asociación "STUDENT-ATHLETE". Es decir, alumnos, pero también atletas.

Cada año, las camisetas amarillas son capaces de pelear cada partido, con cada generación, en la competición masculina y en la femenina. Su presencia casi siempre en las últimas rondas, además de sus victorias, son dignas de admiración. Y esta admiración tiene una raíz, que está incorporada al ADN del colegio, que es su sello de identidad. La clase de gimnasia.

No sé si muchos de vosotros sabéis la historia del Colegio Estudio. El colegio se funda en la posguerra, con la mirada puesta en las más avanzadas técnicas de educación europeas, muy vinculadas a lo que fue el Instituto-Escuela, inspirado a su vez en la Institución Libre de Enseñanza. Desde el principio, su experiencia educativa incorporó la Educación Física como un activo muy importante, algo que se convirtió en un verdadero sello con la llegada a mediados de los años cincuenta de Paco Hernández, cuyo nombre preside el pabellón cubierto de la escuela, escenario de alguno de los éxitos del baloncesto colegial amarillo y azul.

Paco Hernández, entre otras cosas, propuso la arriesgada idea (quizá por entonces algo menos, pero ahora...) de que los alumnos realizaran las dos o tres horas de gimnasia diarias sin camiseta, incluso en los días más duros del invierno madrileño. Comentando el tema con ex estudiantes, su recuerdo era positivo. La otra 'arriesgada idea' que dejó el profesor Hernández, parecido a lo que había ocurrido en el Instituto Ramiro de Maeztu algo antes, fue impulsar en Estudio el juego del baloncesto por encima del fútbol, cuyos aspectos educativos no le convencían demasiado.

Más de medio siglo después, el Colegio sigue formando en sus aulas a estudiantes que que, casi sin darse cuenta, acaban siendo también atletas, y muchos también jugadores de baloncesto. Pero que tengan cuidado, porque en el resto de colegios ya están surgiendo corrientes para combatir ese poder amarillo, basado en su clase de gimnasia. Nos cuentan que, tras la derrota de San Agustín en la Final Masculina, se vio a varios de los jugadores de penúltimo año haciendo flexiones en el patio, al grito de "¡ya estamos todos aquí...!"; y lo mismo nos trasladan los espías de Corazonistas...

...Fuentes bien informadas aseguran que se ha realizado una petición expresa por parte de Juan Luis Redondo, árbitro ACB y responsable del baloncesto en Los Caimanes de San José del Parque, para dejar el arbitraje e incrementar las horas de gimnasia de sus alumnos.

¡¡Esto promete!!

(Nota; 10 meses, menos algunos días... y bajando!!)

lunes, 22 de marzo de 2010

CUESTION DE PUNTOS DE VISTA


Michael Jordan dejó hace años la frase que lo resume todo, “el baloncesto es una herramienta que enseña”. Por ejemplo, nos ensena a elegir. La historia de Ricky Rubio, de nuevo protagonista de un gran partido el sábado, con 5 triples sin fallo, todavía es interpretada por algunos como el triunfo de Aíto García Reneses, “el entrenador de cantera que mejor ha sabido ver el talento en los jóvenes”; mientras otros simplemente lo ven como el triunfo de “un sistema elitista, la cantera europea, perfectamente diseñado para que el jefe de la fabrica y el mejor cadete se acaben encontrando sin remedio”. Elijan.

Dentro de la libertad de elección, el partido del domingo por la mañana, entre Fuenlabrada y Estudiantes, televisado por el canal autonómico madrileño, fue interpretado por tres amigos como “una gran remontada del Fuenlabrada, aupado por el animoso ambiente de su pequeño pabellón”. Mientras, otros dos lo vieron como “la terca pasividad de Luis Casimiro ante la actitud de Germán Gabriel, pívot de Estudiantes, cuyos minutos finales fueron un cúmulo de despropósitos en ataque y defensa, sin la mínima concentración exigible en un equipo de playoff”. Elijan.

Y en esta semana que comienza, tenemos la serie de partidos entre el Barcelona y el Real Madrid. Los medios de comunicación y aficionados se dividen, prácticamente a partes iguales, entre los que resignadamente critican un sistema que provoca el mismo partido tantas veces, y los escriben y comentan que aunque son lentejas están muy buenas. Sin embargo, a los seguidores del baloncesto en Estados Unidos jamás se les nota resignados, porque tienen la NBA, pero también tienen baloncesto universitario y colegial. El menú tiene varios platos. En vez de resignarse, eligen.

DIARIO PUBLICO, 22-3-2010

sábado, 20 de marzo de 2010

LA FINAL DEL TIRO LIBRE


¡Qué tal, Locos del Baloncesto Colegial!

Si ya os habéis dado una vuelta por la página,

www.copacolegialabc.com

...habréis visto que este viernes hemos agotado los adjetivos capaces de calificar las emociones del torneo. En este espacio no caben muchos más y además habrá que dejar alguno para 2011, 2012, 2013...2035,2036... y a partir de 2080 que los vayan dejando otros. Aquí, como casi siempre, resumiremos todos en uno; Locura.

Locura en la Gran Final Masculina, donde los Gatos Salvajes de San Agustín y los Halcones de Estudio jugaron un partido que ya tiene nombre propio; FREE THROW'S DAY (Día del Tiro Libre).

Más de 1000 personas en un pabellón de una escuela un jueves por la tarde, víspera de fiesta, puede ser una sorpresa para muchos; ya no lo es para la Asociación de Baloncesto Colegial. Un ambiente en las gradas de auténtica fiesta, con las aficiones entregadas (directores de los colegios, padres, hermanos, alumnos de todas las edades) y las caras pintadas, con la emoción ante el incierto resultado, tampoco es noticia. Ni es noticia el aplauso final y clásico a los árbitros; ni lo son los discursos de los MVP's de ambos colegios felicitando al rival y abrazándose tras la dura 'clase de baloncesto'.

Entonces, ¿por dónde surgiría esta vez el impacto en la memoria?

La encuesta previa de la web jugaba con las sensaciones de los aficionados. ¿A qué se parece una Gran Final de Copa? Entre todas las opciones ganó la única posible. Una Final de Copa Colegial es lo más parecido en España a cualquier duelo entre la Universidad de Duke y la Universidad de North Carolina en la NCAA estadounidense. Y los mejores partidos universitarios son recordados muchos años después por el detalle más inesperado; aquél que nadie supo anticipar.

3 de 24. Esa es la cifra concreta EL DÍA DE LA FINAL DEL TIRO LIBRE.

Ahora, por favor, coged esa cifra y venid conmigo. Viajamos al futuro. Es un viernes de marzo del año 2016; San Agustín y Estudio se enfrentan por vez primera en la Gran Final después de 2010. En esta ocasión, la cancha es la mítica Paco Hernández,'Nido de los Halcónes', de Aravaca. 2000 espectadores igualan un nuevo record de asistencia al pabellón. En la grada, adivinamos la presencia de 'viejos' Gatos Salvajes como Maroto, Picazo, Ortíz o De las Heras, núcleo de la subcampeona 'Class of 2010'. Reconocerlos es muy fácil; tienen una pinta de becarios de firma consultora de prestigio que no pueden con ella. Les vemos saludarse efusivamente con Egaña (MVP de aquel año), del que nos llama la atención su peinado con gomina, su corbata en tonos amarillos y azules, y su inmediato culo al suelo y posición defensiva cuando Maroto le ha querido dar las buenas tardes. Por allí anda también Alonso, el 'center' titular de aquellos Halcones, a punto de llegar tarde por culpa de las clases de su máster en el Instituto de Empresa. Son casi las seis cuando la grada ruge ante las presentaciones...

...Ya están en cancha los cincos iniciales... San Agustín con más centímetros... El salto inicial lo ganan con facilidad... en tres pases el balón llega a la esquina...el triple vuela...la pelota no entra pero el árbitro señala la clara falta...la grada azul aplaude, la grada amarilla silba los tiros libres... el jugador de San Agustín respira, mira el aro, uno, dos, tres botes...el primero está dentro...también el segundo, y por supuesto el tercero...

...en la grada del pabellón, MVP Egaña, Alonso, Maroto, Picazo, Ortiz y De las Heras se buscan con la mirada, sonríen, y comienzan a disfrutar. Saben que aquella FINAL DEL TIRO LIBRE ya es irrepetible, y simplemente esperan un nuevo momento mágico de la Copa Colegial. Desde una perspectiva diferente.

(Nota Colegial ¿Y si Corazonistas, después de 4 semifinales seguidas cayendo en el torneo femenino, después de meterse por fin en la Gran Final Colegial Femenina, después del espectáculo de la SEMIFINAL DEL DIA DEL PADRE, después de la conquista en cancha de Agustiniano, va y se hace con su primer estandarte de campeonas del torneo? ¿Eh... y sí? ¿Y si Estudio nos está escuchando y piensa que Coras no es consciente de que es el año del Halcón en la Copa?)

lunes, 15 de marzo de 2010

ALGUNOS HOMBRES BUENOS


Que Felipe es Reyes es muy bueno, lo sabe Messina mejor que nadie. Lo que el entrenador italiano no tiene demasiado claro es si Felipe es puede ser el ‘power-forward’ titular del equipo campeón de la Euroliga. Le está pasando con Felipe y con todos los demás, salvo con Jaric y Llull.

La mili de un entrenador es larga y dura. Estos ‘coroneles’ hicieron garita en su momento. Ya tuvieron que soportar un equipo diseñado por otros, y una grada y una prensa faltándoles a cada rato. Incluso, tuvieron que pasar por ese ‘lunes perfecto tras una absurda derrota’: aquel que acaba con una café, lleno de excusas, frente a un directivo amateur al que jamás le gustó llegar pronto a casa para hacer los deberes con sus hijos.

Ettore, Aíto, Ivanovic, dentro de 10 minutos Pascual, que lleva una marcha muy rápida, están convencidos de merecer el estatus del Coronel Nathan Jessep en la película A Few Good Men (“¡tú lo que quieres es vivir tranquilo sentado en el palco, sabiendo que al final ganaremos la Euroliga!”), seguro que con mejor carácter (Dusko ama la ópera, lo leí aquí mismo), pero sobre todo con la tranquilidad de que tras cada ‘código rojo’ aplicado entre septiembre y abril no habrá un Tom Cruise investigando el jugador afectado a un partido vista.

Dicho lo cual, en los cuarteles de Unicaja y Real Madrid se está levantando el secreto de sumario. Y en Vitoria es probable que también. Su presidente no suele tolerar muchos domingos libres tan evidentes como el de ayer en Madrid. Bien es cierto, en su descarga, que Nick Caner-Medley cada día recuerda más a David Russell, aquel maravilloso americano de Estudiantes de finales de los 80. Con cada estético vuelo de zurda el pabellón parecía recuperar un aire al viejo Magariños, cuando el rival sentía que una canasta así era mucho más que dos puntos en contra.

DIARIO PÚBLICO, 15 MARZO 2010

sábado, 13 de marzo de 2010

EL BALONCESTO COLEGIAL Y SUS CONSECUENCIAS


¡Qué tal, Locos del Baloncesto Colegial!

Este viernes 12 de marzo, ha definido 3 de los cuatro finalistas de la competición. la final masculina ya está definida; será un apasionante San Agustín vs. Estudio. Gatos Salvajes frente a Halcones. Para definir la final femenina, donde también espera el colegio Estudio, tendremos que esperar hasta el partido que se ha definido como "Father's Day Game", porque se disputará la mañana del día 19, viernes, entre las Lobas de Agustiniano y Corazonistas.

A medida que las rondas van pasando, la tensión se acumula. Lo que hace apenas dos meses era tan solo una ilusión compartida entre 40 colegios, está a punto de ser una realidad para uno de ellos. La generación elegida de este año. En un concepto así, un montón de factores juegan a favor y en contra para lograr el objetivo que se persigue; el Estandarte de campeones en la Gran Final Colegial.

En el colegio Estudio, por ejemplo, comprobamos como la semifinal de los chicos tuvo un desenlace lógico (los pronósticos de los expertos así lo presagiaban en la página web), pero quizá algo abultado. Buen Consejo, después de hacer un excepcional torneo, llegó a esta ronda con la baja de su mejor baluarte, lesionado en un tobillo precisamente en el partido contra Joyfe. "No hemos enviado a nuestras tropas a luchar contra los elementos", podía haber dicho con razón el 'coach' de los Pieles Rojas, pero lo cierto es que no lo hizo. En los momentos previos al partido, se le escuchaba lo siguiente: "es una pena no poder contar con todos, pero el partido hay que jugarlo; ya veremos".

La Copa Colegial, queridos amigos, es claramente el torneo para encarar con esa actitud. Es, lógicamente, el torneo del "ya veremos", mucho más que un torneo para buscar excusas. La excusa es la perfecta tentación de cualquiera que encara un difícil reto, y ganar un campeonato colegial entre iguales, sin fichajes de unos sobre otros, sin intereses económicos por medio, donde es imposible aventurarse en un favoritismo a priori, sin duda lo es. Dentro de la tensión del gana-pierde, uno puede empequeñecerse quitándose la responsabilidad de en medio para tratar de ponerla en cualquiera de los factores externos que no se pueden controlar (cosa, por cierto, absolutamente típica de los peores estudiantes del colegio; aquello de,"el profesor me tiene manía", que sonaba siempre tan desafinado), o puede hacer como el entrenador de Buen Consejo el pasado viernes, y transmitir la idea de que el partido siempre hay que jugarlo... "y ya veremos".

El baloncesto, queridos locos, lo puso en marcha un profesor dentro de un recinto que era una clase. Con esos mimbres, y con su evolución lógica (asociada a los valores de la enseñanza y la educación), la competitividad sólo puede resultar una gran enseñanza de vida. Pero para que lo sea, las variables que debemos meter en la ecuación del partido tienen que ser variables que nos permitan resolver el verdadero problema que tenemos enfrente (meter al menos una canasta más que el contrario) de manera deportiva. La diferencia entre los buenos y los malos alumnos (o lo buenos y los malos jugadores) es que los buenos usan las variables deportivas, tratando de maximizarlas al 100% y aceptando las consecuencias de su rendimiento. Mientras los malos tratan siempre de mezclar esas variables con excusas. De este modo, evitan aceptar las consecuencias del propio rendimiento.

Uno de los grandes objetivos de la ABC, una Asociación de Colegios absolutamente iguales ante la clase de baloncesto; sin fichajes de unos sobre otros, sin intereses económicos más allá del crecimiento del baloncesto colegial (el mejor baloncesto que existe; el verdadero), es demostrar a todos su asociados dos cosas fundamentales:
1. Que un partido de baloncesto puede ser el mejor plan posible en un entorno colegial un viernes por la tarde
2. Que un partido es el mejor plan posible para competir y aceptar las consecuencias de nuestro rendimiento, dentro de las reglas del juego.

Estos objetivos se cumplen absolutamente cuando los entrenadores hacen declaraciones como las del entrenador de Buen Consejo antes de su semifinal. Si hubiera decidido desviar la atención hacia las variables que no podía controlar (arbitraje, lesiones, pabellones...), hubiera perdido igual, pero su derrota hubiera sido diferente.

MAS INFORMACION DEL TORNEO EN
www.copacolegialabc.com
www.baloncestocolegial.com

lunes, 8 de marzo de 2010

EL RETORNO DE PEPU


EL RETORNO DE PEPU

José Vicente Hernández comienza hoy su trabajo con la Penya Spirit of Badalona. Una fuerte marejada se ha llevado a Sito Alonso por delante y Villacampa ha logrado sacar de la vida contemplativa al campeón mundial de baloncesto en ejercicio. En realidad, Pepu siempre quiso jugar al baloncesto como Juan Martínez-Arroyo, pero dice que jamás tuvo condiciones. Lo que es evidente es que jamás tuvo cara de jugador. La cara, ya saben, es el espejo del alma. “Cambia la cara”, solía decirme un entrenador casi una vez al mes. Pero yo lo que quería es que me cambiaran las rodillas, que me dolían mucho.

La cara de Pepu, desde pequeño, fue siempre la de un señor mayor con ganas de convencer a 12 chavales de que había que aspirar a lo imposible para llegar a lo posible, como rezaba el mítico cartel a la entrada del vestuario del Magariños. El cartel había llegado mucho antes que él, pero uno de los larguiruchos de entonces aseguraba que sólo el barbas podía escribir algo así. Y con esa capacidad innata para lograr que los altos se acercaran a él, fue mereciendo el puesto de mando del equipo de Japón 2006, el mayor trasatlántico de la historia de nuestros deportes de equipo, hasta que el futbol diga lo contrario. Su impactante gesto en el pódium de Saitama, aquel ‘King of the World’ dedicado a la memoria de su padre, hubiera quedado para siempre como una de las mejores tapas del ‘Sports Illustrated’ español de la última década.

Lo más sorprendente de su foto actual, es que por fin aparenta menos años de los que en realidad tiene. El verdadero éxito de Villacampa, por tanto, sera haber recuperado para la causa a un joven cincuentón, con la misma ilusión por convencer chavales que tenia aquel viejo treintañero que debutó en Estudiantes a mitad de los 90. Y 'su' cartel ya se encargara de hacer el resto.

DIARIO PÚBLICO, 8-3-10

viernes, 5 de marzo de 2010

LA VIEJA DAVIS


La Copa Davis es uno de los eventos más curiosos del deporte mundial, junto a la Ryder Cup de golf. Son dos preciosas rarezas con las que buscar nuevas emociones. Normalmente un deporte se crea y, si crece y se multiplica, encuentra su marco de referencia en el entorno. El fútbol, por ejemplo, y los deportes de equipo y de campo abierto en general, fueron la respuesta social de los altos niveles de testosterona en tiempos de paz. Sobre todo el rugby, y su primo lejano, el fútbol americano, tratando de replicar en algo menos de una hectárea la conquista de un terreno a golpe de riñones, tácticas y fe. Quizá nuestro fútbol no pueda ceñirse de un modo tan exacto a este patrón, sino más bien al puro juego con el mínimo posible de reglas y el máximo estrés. Los que lo jueguen habitualmente, y lo respeten de verdad, sabrán responder bajo este prisma a ese absurdo tópico que trata de rebajarlo: “anda, estos, que casi no entrenan y sólo pueden jugar dos días a la semana”.

Cuando enmarcamos el fútbol, el rugby, el baloncesto… estamos enmarcando deportes de equipo, más o menos intensos, más o menos complejos. Todo lo que gira a su alrededor, se ordena bajo esos parámetros. Esto es así, hasta tal punto de que se puede penalizar la actitud de un jugador por individualista. Son deportes de equipo, y sólo pueden jugarse oficialmente así. Un gran jugador de baloncesto, podrá ser el mejor del mundo en tiro, o en asistencias, o machando defensores de uno en uno, pero esas fortalezas individuales sólo resaltarán de verdad en función de que gane su equipo.

Conectemos con la Davis y la Ryder Cup. Sus deportes (tenis y golf), son deportes fundamentalmente individuales, pero durante estos dos eventos se convierten en deportes de equipo. No sólo se juega, por ejemplo, un partido de dobles en el tenis, o la modalidad de ‘fourball’ (una pareja de jugadores frente a otra, cada uno con su pelota, puntuando el que menos golpes de en cada hoyo de los 4 jugadores) y foursomes’ (una pareja juega contra otra, con una sola pelota por pareja y puntuando la pareja que menos golpes de en cada hoyo) en el golf, sino que el objetivo del evento –enfrentar dos equipos y ver cuál se lleva la victoria- sólo es posible perseguirlo de forma conjunta. No hay ganador individual, sólo puntos a favor del equipo.

España está disputando en Logroño, este fin de semana, la eliminatoria de la Copa Davis frente a Suiza. El equipo español es el vigente campeón de las dos últimas ediciones y, por tanto, es una referencia; es el equipo a batir. Enfrente, Suiza es el país de Roger Federer, del cual se dice que es el mejor jugador de tenis de todos los tiempos. Anticipado así, España vs. Suiza en la Copa Davis, debería representar lo que en rugby representa un enfrentamiento entre Inglaterra y Francia en el torneo Seis Naciones, o lo que en fútbol podría ser un partido del Mundial entre España e Italia, por ejemplo, las selecciones campeonas de Europa y del Mundo, respectivamente.

Pero la vieja Copa Davis no permite hacer esa comparación. La Copa Davis se creó como un evento social de los chicos burgueses que jugaban al ‘tennis’ a principios de siglo, y que necesitaban la excusa perfecta para poder viajar a otros países y ampliar sus contactos. La vieja Copa Davis jamás llevó en los genes un duelo a muerte, o una batalla sin cuartel. Todo eso está copiado después. Aquí pensamos que Roger Federer, por ejemplo, jamás podrá ser el mejor tenista de todos los tiempos, sin haber ganado una Ensaladera de Plata con su país, Suiza. Pero, frente a Federer, esos pensamientos caen en saco roto. Para motivarle, tal vez deberían haberle contado la historia de Logroño, donde jamás podrá ir a jugar al tenis si no es con la excusa de uan eliminatoria de la vieja Copa Davis en juego. Seguramente no funcionaría, porque los inventores de esta rareza deportiva, estudiantes de Harvard, jamás pensaron que el tenis acabaría siendo una profesión donde hacerse millonario, sino que lo veían simplemente como un juego para millonarios con el que olvidar durante un rato la profesión.

lunes, 1 de marzo de 2010

POETA EN NUEVA YORK (KNICKS)


“Equivocar el camino /es llegar a la nieve /y llegar a la nieve / es pacer durante veinte siglos las hierbas de los cementerios”. Así comienza el ‘pequeño poeta infinito’ de Lorca dentro de Poeta en Nueva York.

“La NBA puede ser una mierda, o puede ser maravillosa…”. Así comienza el primer capítulo de la última aventura de la biografía maldita del baloncesto español. El ‘poeta’ Rodríguez, Sergio, llega a Nueva York, tras un sorpresivo intercambio a tres bandas, para enfundarse la camiseta de una de las míticas franquicias del mejor baloncesto del mundo. Esta vez el entrenador es definitivamente perfecto –en Estados Unidos es simplemente ‘coach’ D’Antoni, pero en Italia llegó a ser conocido como Arsenio Lupin, un mito en el puesto de base que robaba balones con la misma sencillez con que llevaba a su equipo a ganar campeonatos-. La ciudad es el centro del universo; en las gradas encontrarás el calor de cientos de aficionados que noche tras noche desean vivir el espectáculo del Madison Square Garden, estupenda alternativa ante la lógica posibilidad de que no haya billetes en el musical de Antonio Banderas. Banderas en Broadway es Pau Gasol en el Staples Center, es Nadal en Roland Garros, o Fernando Alonso en Monza. No es todavía tu liga, maldito poeta Rodríguez, pero todo encaja por fin, y las excusas deben dejar definitivamente paso al talento que llevas dentro.

“Necesitamos un jugador como él, capaz de hacer llegar el balón al compañero adecuado y de inventar la jugada correcta a una mayor velocidad”; declara el presidente Walsh en la web del equipo. Es el ‘fast-tempo’ que D’Antoni impuso en Phoenix cuando Steve Nash llegó a ser el Jugador Más Valioso (MVP) de la liga regular. Nueva York te necesita, poeta Rodriguez, y mi amigo Manuel Moreno (¡entre muchísismos otros!) lleva más de tres años esperando a que por fin derritas la nieve de su afición al baloncesto.

DIARIO PÚBLICO, 1 marzo 2010