lunes, 15 de marzo de 2010

ALGUNOS HOMBRES BUENOS


Que Felipe es Reyes es muy bueno, lo sabe Messina mejor que nadie. Lo que el entrenador italiano no tiene demasiado claro es si Felipe es puede ser el ‘power-forward’ titular del equipo campeón de la Euroliga. Le está pasando con Felipe y con todos los demás, salvo con Jaric y Llull.

La mili de un entrenador es larga y dura. Estos ‘coroneles’ hicieron garita en su momento. Ya tuvieron que soportar un equipo diseñado por otros, y una grada y una prensa faltándoles a cada rato. Incluso, tuvieron que pasar por ese ‘lunes perfecto tras una absurda derrota’: aquel que acaba con una café, lleno de excusas, frente a un directivo amateur al que jamás le gustó llegar pronto a casa para hacer los deberes con sus hijos.

Ettore, Aíto, Ivanovic, dentro de 10 minutos Pascual, que lleva una marcha muy rápida, están convencidos de merecer el estatus del Coronel Nathan Jessep en la película A Few Good Men (“¡tú lo que quieres es vivir tranquilo sentado en el palco, sabiendo que al final ganaremos la Euroliga!”), seguro que con mejor carácter (Dusko ama la ópera, lo leí aquí mismo), pero sobre todo con la tranquilidad de que tras cada ‘código rojo’ aplicado entre septiembre y abril no habrá un Tom Cruise investigando el jugador afectado a un partido vista.

Dicho lo cual, en los cuarteles de Unicaja y Real Madrid se está levantando el secreto de sumario. Y en Vitoria es probable que también. Su presidente no suele tolerar muchos domingos libres tan evidentes como el de ayer en Madrid. Bien es cierto, en su descarga, que Nick Caner-Medley cada día recuerda más a David Russell, aquel maravilloso americano de Estudiantes de finales de los 80. Con cada estético vuelo de zurda el pabellón parecía recuperar un aire al viejo Magariños, cuando el rival sentía que una canasta así era mucho más que dos puntos en contra.

DIARIO PÚBLICO, 15 MARZO 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario