viernes, 30 de abril de 2010

PEQUEÑA INCURSIÓN FUTBOLISTICA Y ROJIBLANCA


Se canta de nuevo eso del "Atleti, Atleti, Atlético de Madrid..." y resulta, después de lo visto en el Estadio de Anfield, Home of Liverpool Football Club, y un excelente recinto deportivo (¿Os quedásteis hasta el final de la retransmisión? ¿Hasta la despedida y cierre de ambos equipos?), resulta, decíamos, que en esos niveles de alto rendimiento, un jugador puede acabar siendo el mejor o un fiasco dependiendo de la confianza que el entrenador y los aficionados logren transmitirle.

Nos envían la siguiente opinión, de un gran conocedor del fútbol.

Reyes ha sido la clave de que el Atelti esté donde está ahora. Tiene una calidad que sólo le superan Iniesta o Xavi, pero un cerebro que si le miden el IQ sale negativo.



Evidentemente es mucho más simple (que no fácil; fácil en el alto rendimiento no hay nada) cautivar, convencer y luego dirigir soldados.
Es decir, ser el rotundo jefe. Pero hay algunos entrenadores que se atreven a ponerse en riesgo, y de vez en cuando les sale bien. Se comenta de Quique Sánchez Flores que es un tío rarísimo; que no socializa, que parece estar pensando sólo en el fútbol como un tema obsesivo, casi de ballet; que además, por lo visto, ha dejado una familia con 4 hijos (chismes, pero que añaden información).

Resulta que existe un IQ que no mide el intelecto sino las emociones. Y que deportistas, músicos, pintores… artistas, desarrollan mucho. El reto verdadero para un entrenador, lo realmente complejo, el esfuerzo intelectual (hacia el jugador concreto y hacia el resto del equipo), podría pasar entonces porque alguien como Reyes (un privilegiado dentro de un campo de fútbol, sin armas fuera de él) pusiera de verdad su privilegiado IQ emocional como un valor al servicio del equipo.

Lo que es evidente es que los dirigentes de la entidad han tenido una suerte notable. No es sólo que un tipo llegue de rebote, pase los primeros meses de rebote y consiga meter al equipo en dos finales casi de rebote (como juego que es, que no deporte, objetivo y proceso en el fútbol están muy poco relacionados)… Es que para una afición como la del Atleti, con tendencias protagonistas y autodestructivas, que el entrenador quiera comunicar un cierto mensaje artístico en el proceso, ¡y le salga bien!, se antoja como fundamental, porque inmediatamente traslada el foco al campo de juego… ¡¡y el aficionado ya sólo tiene una opción; animar a los suyos!! De repente, para ser ahora del Atleti hay que ir a ver a Reyes (hasta que se autodestruya), porque es protagonista futbolístico; y hay que animar al uruguayo aunque no quiera correr, porque se sabe que puede meter goles. E incluso de repente ya se puede ir a ver a Perea, un defensa más o menos competente en función de la energía que el entorno sea capaz de transmitirle...¡como casi cualquier defensa! oh no...

Supongo que nada de esto durará mucho, porque el fútbol no puede atraer de un modo tan masivo solamente con intenciones futbolísticas, sino que es necesario llenarlo de protagonistas externos enfocando la luz fuera del campo de juego. Pero mientras le dure al Atleti, aquí nos provoca un cierto erviosismo, conocido como sensación de camiseta propia de la infancia.

Le preguntó Robinson a Cruyff el porqué de su método futbolístico como entrenador.
"Es bien claro, hombre. Si tengo que sentarme 90 minutos en el banquillo, cada vez que juega el equipo, para aburrirme, encima de lo mal que se ve el fútbol desde ahí... Al menos que los de mi equipo me diviertan..."

...y que los aficionados sean como los del Liverpool Football Club, al menos como los que ayer cerraron el partido entre aplausos, por favor.

martes, 27 de abril de 2010

BUSCADORES DE PETROLEO



Con la primavera se nos alteró la sangre baloncestística. La mecha la encendió el miércoles el Comisionado de Euroliga, que justificó la elección de los equipos españoles de la temporada siguiente (los 4 fantásticos; Madrid, Barcelona, Málaga y Vitoria, más Valencia que ha conquistado la Euro Cup) y además se atrevió a dar su opinión sobre un posible futuro, mencionando una ACB con 14 equipos.

La respuesta le vino por varios frentes. Desde el periodismo, una vieja mano salvadora… al cuello ACB. “Si nadie puede aspirar a la Euroliga y ya hay dos equipos casi descendidos, ¿para qué se juega el resto?”. Del General Portela, con gran energía frente al ataque… pero incapaz de reprender a sus ‘ayudadores’: “¿cómo que para qué? ¡Juegan para ganar el campeonato profesional más prestigioso que España jamás conociere! Y desde la presidencia del Sindicato, proponiendo una vez más el Baloncesto Profesional Unido y de Interés General.

Mientras tanto, leemos que la Liga universitaria en Estados Unidos (NCAA), sin bilirrubina primaveral, ha firmado un contrato televisivo para que la cadena más prestigiosa del país ofrezca sus partidos por la módica cantidad de 10.400 millones de dólares…y 14 años de duración. Pregunta de interés particular. ¿A nadie le interesaría profundizar en los motivos que llevan a una televisión privada, muy lejos de comprender algo como El Interés General, tan poco Estadounidense, a ofrecer tanta estabilidad a una asociación universitaria sin ascensos ni descensos, sin jugadores profesionales en sus equipos, sin ni siquiera poder controlar ese Bien Superior que es la cantera, que todo lo justifica?

Respuesta de interés personal: “a veces encontramos petróleo en sitios viejos, con ideas nuevas; otras podemos encontrarlo en sitios nuevos con ideas viejas; pero difícilmente lo hallaremos en sitios viejos con viejas ideas”.

DIARIO PÚBLICO, 27-4-10

lunes, 19 de abril de 2010

EL ASALTO AL BACK TO BACK


Durante la Edad de Oro de la NBA, aquellos 80 enmarcados entre la atractiva sonrisa de un simpático negro, Magic Johnson, y el no menos atractivo de un blanco feo y desgarbado, Larry Bird, una de las señas de identidad de la Liga era la resistencia del campeonato frente al Back to Back. Se podía ganar un anillo, pero dos seguidos era un 'ochomil' inabordable. Lakers y Celtics, el sol de Los Angeles frente al frío de Boston, el glamour, las cheerleaders y el artisteo, frente a la tradición sin bailes y una grada apretada y cervecera, llevaban constantemente de una costa a otra el hoy obsoleto apelativo de World Champions.

Pero en la celebracion de uno de los campeonatos de los Lakers, Pat Riley decidió romper el equilibrio inesperadamente; se atuso el pelo engominado y, lanzando el guante a sus jugadores, les propuso intentar una nueva cima. "¡Os espero aquí para celebrar el titulo el año que viene!", prometió a los fans mientras Magic, Kareem, Scott o AC Green trataban de callarle la boca entre sonrisas de complicidad. Aquella bravata la hizo suya casi toda la ciudad y más de la mitad del mundo baloncestisco,
siempre más amarillo que verde, más de Magic que de Bird.

Coach Riley cumplió lo prometido, subiendo el reto de futuros equipos y de sus estrellas; a partir de entonces sólo trascenderían aquellos -y aquellas- con al menos dos títulos seguidos en su haber. Los Pistons de Dumars y Thomas, los Bulls de Jordan y Pippen, los Lakers de Kobe y Shaquille y los Spurs de Duncan y Ginobili, han sido los elegidos. Pau, por tanto, no inicia el asalto a un título más, sino al Back to Back, uno de los 'ochomiles' 'más importantes en la carrera de una estrella mundial. Lo hace desde unos Lakers faltos de oxígeno, pero con una ventaja competitiva; el entrenador Jackson ha subido esa cima con más cordadas que
nadie.

DIARIO PÚBLICO, 19-ABRIL-2010

miércoles, 14 de abril de 2010

AUGUSTA 2010



Suponemos que las risas y el champán habrán inundado el Chalet social del Augusta National Golf Club, en Atlanta, Georgia. Como cada domingo, desde aquél lejano 1934 en el que Bobby Jones y Clifford Roberts decidieron crear un evento que sirviera al deporte que tanto amaban, esta singular estancia del Campo de Golf más famoso de nuestro planeta habrá acogido la cena de los Maestros. Enfundados en sus chaquetas verdes, distinción escogida como seña de identidad en los felices y prósperos años 5o, los 100 “Miembros Honorables” y sus familias habrán compartido junto a los ganadores aún vivos del Torneo las anécdotas de los más veteranos, las ocurrencias de los últimos en llegar, los míticos momentos alrededor de un entorno inigualable.

Jack Nickalus habrá sido en esta ocasión un protagonista divertido. Este años se había unido a Arnold Palmer en ese rito único que tiene el torneo: el drive inaugural desde el tee del 1. El honor lo tienen solamente los más grandes...y muy mayores. Tan grandes como para provocar la mayor admiración a su paso, y tan mayores como para no poder responder al honor de disputar el torneo de forma competitiva, privilegio condecido a cada ganador de una sola Chaqueta Verde sin una fecha específica de caducidad.

Pero el principal protagonista suponemos que habrá sido lógicamente Phil Mickelson. Su victoria incontestable, la tercera de su vida, había dejado la mejor de las sensaciones en un año complejo para el torneo. ¿Cómo obviar el tremendo impacto mediático de lo sucedido con Tiger, y su decisión de volver precisamente en Augusta? ¿Cómo encarar desde un torneo que se siente -porque se lo ha ganado- muy por encima de cualquiera de los jugadores que lo disputen, aunque alguno de ellos sea considerado uno de los individuos más conocidos en el planeta?

La decisión de Augusta sobre el 'caso Tiger' había sido absolutamente sorprendente. Sus directivos habían estimado necesario dar un paso al frente en una nota pública que reprobaba absolutamente la actuación de uno de los jugadores más emblemáticos de su deporte, y uno de los más queridos por el público asistente al torneo desde que se hizo profesional. Nacho Gervás, la impagable voz experta de Canal +, nuestro particular Peter Alliss pero mucho más centrado que el original, no podía dar crédito a la decisión. ¿Quién les mandaba remover el tema cuando la magia del campo y del evento debía tomar el protagonismo?

Por eso, la victoria de Mickelson, de un Phil Mickelson cada vez más en forma física, con la pinta externa de un atleta, la sonrisa de siempre tan atractiva para el público norteamericano que lo ha tomado como su favorito de corazón, y este año además con el caso de la enfermedad de su mujer, un cáncer de mama que la ha llevado a pasar por diversas operaciones y todavía con un pronóstico incierto, su victoria había sido el mejor de los resultados posibles para este evento de impacto global.

Augusta 2010 ha terminado. Es una semana que pasa volando y que siempre se queda corta. La jornada final fue de una grandísima calidad, aunque los últimos hoyos no tuvieran la emoción de otros años, porque tuvo de todo; golpes buenos, alguno imposible (como el del hoy 13 de Mickelson, o el inesperado eagle de Tiger en el 7); los mejores disputándose el triunfo; con Tiger luchando hasta el final con lo que eso significa para las audiencias; con Lee Westwood como clara alternativa europea a Pedraig Harrington mientras Sergio, lamentablemente, pierde algo de crédito; con Anthony Kim maravillando en 4 hoyos seguidos imposibles de mejorar; con KJ Choi, un coreano, impidiendo que el mercado asiático -tan necesario para el negocio- se enfríe; y en la cima final, con Phil Mickelson paseando su educación, su cercanía al gran público, su comportamiento modélico y su talento por las calles del campo más famoso del mundo antes de enfundarse la chaqueta que lo distingue como campeón.

Por todo eso, el resumen de los expertos del torneo no podría ser otro; Augusta 2010, one definitively to remember.

martes, 13 de abril de 2010

POR UN BALONCESTO SIN COMPLEJOS


"Al día siguiente hablaban los papeles de Gil, y tal, y de segunda división". Uno de los himnos de Sabina (jamás simples canciones), termina en directo con un fingido llanto por su Atleti, el de los añitos en el infierno. Lógicamente, lo hace de modo artístico, pues nuestro país jamás sería lo mismo sin el invento de la segunda división. En el mundo del deporte, pocos son los individuos que resisten a nuestra devoción por el descenso. De momento está Guardiola (al que su resistencia a los medios le augura uno prematuro, él lo sabe), Messi (ya vendrá Maradona para ahorrarnos trabajo), y Gasol, hasta que Lebron James quiera. En este selecto grupo deberíamos incluir a Alonso y Nadal, pero al primero ya lo descendió el carácter, y al tenista su alarma neurovegetativa reflejada en las rodillas, tan conocidas del gran público.

Centrémonos, por exigencias de la página. El baloncesto ACB, en realidad, ya nació como un bebé feliz de segunda división. Las dos locomotoras a las que enganchar un negocio profesional, habían sido paridas años antes como simples secciones de un deporte superior, lo cual que, en la mente de sus dirigentes, siempre resultaron entretenidas unidades de relaciones públicas en la victoria, y despreciables unidades de gasto (“¿quién trajo a este Ettore Pellegrini?…preguntará algún director de periódico pronto, ya verán”) en la derrota. Ya que es demasiado tarde para hacer una competición de primera (un baloncesto sin referencias futbolísticas y marca propia; no un simple soporte publicitario), proponemos una declaración de intenciones anticipando el previsible playoff final de nuevo entre secciones. Que den un paso al frente y luzcan en sus camisetas la más autóctona de todas las publicidades, aquella del whisky segoviano Dyc que dignificaba al feliz español de segunda; y que Sabina nos haga el himno.

DIARIO PÚBLICO, 12-4-2010

jueves, 8 de abril de 2010

TRES EVENTOS POR ORDEN CRONOLÓGICO


1. LA FINAL DE LA NCAA DE BALONCESTO. La Universidad de Duke, los Blue Devils, venció a la Universidad de Butler, los Bulldogs, verdadera sorpresa del torneo -auténtica Cinderella- en la final del campeonato universitario, por un apretado 61-59. Cuando llega este momento, muchos todavían se sorprenden de la fuerza de un torneo que no pertenece al ámbito estrictamente profesional. En Estados Unidos, la división de poderes deportivos fue muy evidente desde el principio. Es lo que muchas veces hemos llamado los 'cortes', tan necesarios, entre cada etapa. El baloncesto, y otros deportes que nacieron en el colegio, destacan y diferencian claramente las etapas de un posible participante; el colegio, la universidad, y la vida profesional. Lo precioso del sistema es que cada etapa no sólo es independiente de las demás, sino que las dos primeras, inicialmente formativas, han penetrado de tal modo y con tanta coherencia en el sistema que se han desarrollado como unidades de negocio, con sus reglas deportivas, su libertad de asociación, y su capacidad de atracción.
Muchos todavía se sorprenden de que un evento de baloncesto universitario sea capaz de convocar más de 70.000 personas en un recinto deportivo, muchos millones en torno a la televisión, y que sea capaz de celebrar su último partido mientras la liga profesional de su propio deporte se detiene y vuelve la vista sobre él.
Para muchos puede ser un milagro, o una rareza, pero para muchos otros es una cuestión de coherencia de un sistema y de un trabajo bien hecho, por etapas, con lógica formativo-deportiva y sin atajos.


2. EL MASTERS DE AUGUSTA. Si el tiempo os lo permite, os sugiero que entréis en la página oficial del torneo www.masters.com, y naveguéis un rato por la controvertida pero apasionante historia de un evento único. Controvertida, por la génesis de un invento en el Sur de Estados Unidos en plena controversia sobre los derechos civiles de las minorías. El Masters fue acusado, con razones muy evidentes, de racismo y sexismo. Todavía lo es. Pero el evento fue cogiendo tanta fuerza que ni sus absurdas reglas en torno a los cadddies o a los miembros de pleno derecho... ni su falta de sensibilidad han podido destruirlo, sino que cada año aumenta su trascendencia.
Esta edición se ha vuelto especial por todo lo sucedido con Tiger Woods. Era muy difícil pronosticar el desenlace de todo su proceso, aunque todos los entendidos sobre el negocio del golf profesional vaticinaban que no se quedaría sin disputar este torneo. Una vez acaben los rumores y se de paso a la acción, nos encantaría que Ernie Els fuera el ganador de esta edición. Els es un jugador con una capacidad única para transmitir la pureza y el estilo de este juego. Lamentablemente, hasta ahora nunca ha podido obtener la chaqueta verde que se entrega a los ganadores en Augusta National, y con su edad -40 años- no le quedan muchas oportunidades por delante. Ojalá lo consiga.

3. MADRID VS. BARCELONA. Es nuestra particular Super Bowl (la Gran Final de Football Americano en Estados Unidos), pero sin poderlo decir muy alto. La SuperBowl, el partido del siglo, la madre y padre de todos los partidos, es el verdadero fin que justifica todos los medios. Lo que ocurre es que mientras en Estados Unidos jamás se sabe a priori quien tendrá el honor de disputarlo, aquí ya lo sabemos desde el principio. La disputa del Madrid vs. Barça ha dado sentido a la liga española de fútbol (también a la de baloncesto), prácticamente desde su inicio (el baloncesto fue una copia posterior y los equipos son conocidos como secciones, lo que rebaja mucho su valor). El modelo americano, mucho más abierto y participativo, nos resulta más agradable y coherente, pero el sábado seremos parte del nuevo récord de audiencia de la Superbowl española, y seguramente veremos de nuevo mucha tensión ambiental, muchos insultos en la grada, alguna pérdida de papeles en el campo protagonizada por los jugadores más nerviosos de ambos equipos, un palco de autoridades con los sillones cada vez de mejor calidad y un mayor número de políticos, políticas y asesores ocupándolos...
...y tal vez entre todo eso surja Messi, con los hombros caídos, la camiseta por fuera, y un lenguaje corporal muy poco agresivo con el rival, o tal vez surja Cristiano Ronaldo, con el pecho por delante, su extraño corte de pelo y su gesto tan poco agradable para los rivales, pero lo lógico es que ni uno ni otro surjan demasiado. Incluso podríamos presenciar un empate sin goles, lo que nos haría desear con más fuerza el comienzo de la siguiente Super Bowl, allá por el mes de octubre o noviembre, con los mismos equipos y similares protagonistas en el campo y en el palco de autoridades.

lunes, 5 de abril de 2010

NAVARRADAS 2010


¿Dónde va la luz cuando se apaga? Era la pregunta con la que un ingeniero argentino (Ingeniero y argentino, una mezcla explosiva) daba el banderazo de salida a la parte seria de las tertulias de sobremesa, cuando ‘lo maradoniano’ ya no daba para más. En España, además, se aficionó al baloncesto durante la última época luminosa de Estudiantes, la del subcampeonato de 2004, tras discutirle el título al Barça en 5 intensos partidos. En aquel equipo ya estaba Pancho Jasen, alero y también argentino. Imaginen, por tanto, la cantidad de preguntas de ese estilo que se habrá hecho durante el vía crucis posterior, que parece tocar a su fin este año… Hacienda mediante.

En el equipo de enfrente, en aquel Barcelona de Pesic campeón de todo, Juan Carlos Navarro, ya con 23 años, curiosamente no contaba demasiado. Si la mezcla de ingeniero y argentino es explosiva, qué les vamos a decir de la mezcla serbio y entrenador; ésa es absolutamente imbatible. Pero dicho esto, no tenemos constancia de que el gran Navarro llegara a especular sobre algo tan profundo mientras contemplaba los títulos desde la barrera.

Lo que sí tenemos constancia, porque nos lo han dicho los periódicos, es que Juan Carlos se hizo al menos tres preguntas de escolta-en crisis tras el segundo partido de la serie contra el Madrid. ¿Cómo es posible que no meta una? ¿Cómo puede ocurrirme en un momento tan inoportuno? ¿Será una señal divina, después de tantos años, para que deje de mirar la canasta como quién contempla una piscina olímpica? Una vez más nos demostró que no hay preguntas absurdas, sino respuestas incompetentes. Y como en este rincón somos demasiado serios para fundar una iglesia por nuestro jugador favorito, seguiremos dedicándole de vez en cuando alguna ‘Navarrada’, hasta que a su talento se le acaben las respuestas.

DIARIO PUBLICO, 5 ABRIL 2010

sábado, 3 de abril de 2010

LAS ODIOSAS (Y NECESARIAS) COMPARACIONES


Este Jueves Santo se sucedieron dos partidos de primer nivel en dos deportes muy diferentes, ambos con protagonistas españoles. En Madrid, el Barcelona de baloncesto se imponía al Real Madrid y se clasificaba para la Final Four de la Euroliga. El equipo cumplió el pronóstico (eran favoritos), aunque en los primeros partidos de la eliminatoria la cosa no estaba tan clara. En el Barcelona dos jugadores lideraron la victoria el último día y fueron protagonistas por encima del resto; Juan Carlos Navarro y Ricky Rubio. Mientras tanto, en Miami, en el torneo de tenis de Cayo Vizcaino, considerado el más importante por tradición y premios después de los 4 Grand Slam, Fernando Verdasco perdía en los cuartos de final frente a Thomas Berdych, un jugador checo clasificado el número 20 del mundo.

Sé que Verdasco es un jugador de tenis, es decir un deportista individual, y que Juan Carlos Navarro y Ricky son baloncestistas, y por tanto jugadores de equipo, pero no me resisto a comparar sus situaciones deportivas y profesionales.
Navarro podría ser actualmente el mejor escolta de Europa y ha sido seleccionado en el mejor equipo de los diez últimos año de la Euroliga, lo cual significa que es claramente uno de los 10 mejores jugadores de Europa, incluso un 'top five'. En cuanto a Ricky, algo más joven, podemos decir que ahora mismo estaría peleando por ser el mejor base de Europa (tal vez el griego Papaloukas todavía le supere, por palmarés y experiencia), y también es posible que estuviera entre los 10-12 mejores jugadores del continente (lo cual es un mérito indudable, pues tiene sólo 19 años; está empezando).

Pero en baloncesto, la liga más potente del mundo no está en Europa, sino en Estados Unidos. Es la NBA. Navarro intentó la aventura, pero tal vez le faltó algo de suerte (un equipo mejor) o algo de paciencia (sólo estuvo un año). El caso es que entre los mejores de los mejores, Navarro no pudo despuntar. En cuanto a Ricky, de él hablan maravillas en aquella liga, pero todavía no ha iniciado la aventura, y algunos dudan de que cuando la inicie sea del todo exitosa. Por tanto, actualmente el único jugador español que es capaz de despuntar de verdad en la mejor liga del mundo del baloncesto es Pau Gasol, situado por casi todos los técnicos entre los 10-15 mejores jugadores de la actualidad.


Pasando ahora del baloncesto al tenis, hay que dar muchas menos vueltas; Fernando Verdasco es, en la actualidad y de forma absolutamente objetiva, el décimo jugador del mundo. Su ranking ATP (complicado de calcular para los no inciados, pero muy estudiado por los profesionales), determina que solamente 9 jugadores en todo el planeta son capaces de mantener una regularidad superior en las canchas.

Después de esta presentación, con datos bastante objetivos, volvamos de nuevo a los hechos sucedidos el pasado Jueves Santo. Navarro y Ricky fueron las estrellas que clasificaron a su equipo para jugar la Final Four de la Euroleague, es decir, para disputar lo que serían las semifinales entre los 4 mejores equipos de Europa. Verdasco, sin embargo, volvió a perder en la ronda de cuartos de final en un torneo con el valor que se le da al de Miami (5º torneo más importante a nivel mundial), lo cual que a día de hoy solamente ha logrado clasificarse una vez para semifinales en un torneo de los 5 grandes; fue en el Open de Australia y perdió en esa ronda con Nadal en un partido que duró más de 5 horas.

Las crónicas del Jueves Santo, lógicamente, ensalzaban la labor de Ricky y Navarro, y criticaban la oportunidad perdida (de nuevo) por Verdasco, que sobre el papel era superior a su rival. Seguramente, si preguntáramos sin matices al 'gran público' español qué deportista prefieren, o les gusta más, o es mejor, entre Ricky, Navarro y Verdasco las respuestas serían muy variadas, puede que en muchos casos se decantaran por los baloncestistas, sino en la mayoría. Pero insisto, la realidad profesional-individual de cada uno de ellos (además de que los baloncestistas jugarán unas semifinales de un torneo europeo y el tenista no jugará unas semifinales de un torneo mundial), es que Fernando Verdasco es el décimo mejor jugador de su deporte ¡en todo el mundo! Mientras Ricky y Navarro no pueden estar considerados ni siquiera entre los 40-50 mejores jugadores (siendo muy optimistas) en el suyo.

Por tanto, y después de tantas vueltas, la verdadera conclusión de este post tan embarullado y metafísico de Viernes Santo realmente sólo es una...

...QUE DURO ES SER TENISTA PROFESIONAL...Y ADEMAS ESPAÑOL... en el momento actual.