sábado, 3 de abril de 2010

LAS ODIOSAS (Y NECESARIAS) COMPARACIONES


Este Jueves Santo se sucedieron dos partidos de primer nivel en dos deportes muy diferentes, ambos con protagonistas españoles. En Madrid, el Barcelona de baloncesto se imponía al Real Madrid y se clasificaba para la Final Four de la Euroliga. El equipo cumplió el pronóstico (eran favoritos), aunque en los primeros partidos de la eliminatoria la cosa no estaba tan clara. En el Barcelona dos jugadores lideraron la victoria el último día y fueron protagonistas por encima del resto; Juan Carlos Navarro y Ricky Rubio. Mientras tanto, en Miami, en el torneo de tenis de Cayo Vizcaino, considerado el más importante por tradición y premios después de los 4 Grand Slam, Fernando Verdasco perdía en los cuartos de final frente a Thomas Berdych, un jugador checo clasificado el número 20 del mundo.

Sé que Verdasco es un jugador de tenis, es decir un deportista individual, y que Juan Carlos Navarro y Ricky son baloncestistas, y por tanto jugadores de equipo, pero no me resisto a comparar sus situaciones deportivas y profesionales.
Navarro podría ser actualmente el mejor escolta de Europa y ha sido seleccionado en el mejor equipo de los diez últimos año de la Euroliga, lo cual significa que es claramente uno de los 10 mejores jugadores de Europa, incluso un 'top five'. En cuanto a Ricky, algo más joven, podemos decir que ahora mismo estaría peleando por ser el mejor base de Europa (tal vez el griego Papaloukas todavía le supere, por palmarés y experiencia), y también es posible que estuviera entre los 10-12 mejores jugadores del continente (lo cual es un mérito indudable, pues tiene sólo 19 años; está empezando).

Pero en baloncesto, la liga más potente del mundo no está en Europa, sino en Estados Unidos. Es la NBA. Navarro intentó la aventura, pero tal vez le faltó algo de suerte (un equipo mejor) o algo de paciencia (sólo estuvo un año). El caso es que entre los mejores de los mejores, Navarro no pudo despuntar. En cuanto a Ricky, de él hablan maravillas en aquella liga, pero todavía no ha iniciado la aventura, y algunos dudan de que cuando la inicie sea del todo exitosa. Por tanto, actualmente el único jugador español que es capaz de despuntar de verdad en la mejor liga del mundo del baloncesto es Pau Gasol, situado por casi todos los técnicos entre los 10-15 mejores jugadores de la actualidad.


Pasando ahora del baloncesto al tenis, hay que dar muchas menos vueltas; Fernando Verdasco es, en la actualidad y de forma absolutamente objetiva, el décimo jugador del mundo. Su ranking ATP (complicado de calcular para los no inciados, pero muy estudiado por los profesionales), determina que solamente 9 jugadores en todo el planeta son capaces de mantener una regularidad superior en las canchas.

Después de esta presentación, con datos bastante objetivos, volvamos de nuevo a los hechos sucedidos el pasado Jueves Santo. Navarro y Ricky fueron las estrellas que clasificaron a su equipo para jugar la Final Four de la Euroleague, es decir, para disputar lo que serían las semifinales entre los 4 mejores equipos de Europa. Verdasco, sin embargo, volvió a perder en la ronda de cuartos de final en un torneo con el valor que se le da al de Miami (5º torneo más importante a nivel mundial), lo cual que a día de hoy solamente ha logrado clasificarse una vez para semifinales en un torneo de los 5 grandes; fue en el Open de Australia y perdió en esa ronda con Nadal en un partido que duró más de 5 horas.

Las crónicas del Jueves Santo, lógicamente, ensalzaban la labor de Ricky y Navarro, y criticaban la oportunidad perdida (de nuevo) por Verdasco, que sobre el papel era superior a su rival. Seguramente, si preguntáramos sin matices al 'gran público' español qué deportista prefieren, o les gusta más, o es mejor, entre Ricky, Navarro y Verdasco las respuestas serían muy variadas, puede que en muchos casos se decantaran por los baloncestistas, sino en la mayoría. Pero insisto, la realidad profesional-individual de cada uno de ellos (además de que los baloncestistas jugarán unas semifinales de un torneo europeo y el tenista no jugará unas semifinales de un torneo mundial), es que Fernando Verdasco es el décimo mejor jugador de su deporte ¡en todo el mundo! Mientras Ricky y Navarro no pueden estar considerados ni siquiera entre los 40-50 mejores jugadores (siendo muy optimistas) en el suyo.

Por tanto, y después de tantas vueltas, la verdadera conclusión de este post tan embarullado y metafísico de Viernes Santo realmente sólo es una...

...QUE DURO ES SER TENISTA PROFESIONAL...Y ADEMAS ESPAÑOL... en el momento actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario