lunes, 5 de abril de 2010

NAVARRADAS 2010


¿Dónde va la luz cuando se apaga? Era la pregunta con la que un ingeniero argentino (Ingeniero y argentino, una mezcla explosiva) daba el banderazo de salida a la parte seria de las tertulias de sobremesa, cuando ‘lo maradoniano’ ya no daba para más. En España, además, se aficionó al baloncesto durante la última época luminosa de Estudiantes, la del subcampeonato de 2004, tras discutirle el título al Barça en 5 intensos partidos. En aquel equipo ya estaba Pancho Jasen, alero y también argentino. Imaginen, por tanto, la cantidad de preguntas de ese estilo que se habrá hecho durante el vía crucis posterior, que parece tocar a su fin este año… Hacienda mediante.

En el equipo de enfrente, en aquel Barcelona de Pesic campeón de todo, Juan Carlos Navarro, ya con 23 años, curiosamente no contaba demasiado. Si la mezcla de ingeniero y argentino es explosiva, qué les vamos a decir de la mezcla serbio y entrenador; ésa es absolutamente imbatible. Pero dicho esto, no tenemos constancia de que el gran Navarro llegara a especular sobre algo tan profundo mientras contemplaba los títulos desde la barrera.

Lo que sí tenemos constancia, porque nos lo han dicho los periódicos, es que Juan Carlos se hizo al menos tres preguntas de escolta-en crisis tras el segundo partido de la serie contra el Madrid. ¿Cómo es posible que no meta una? ¿Cómo puede ocurrirme en un momento tan inoportuno? ¿Será una señal divina, después de tantos años, para que deje de mirar la canasta como quién contempla una piscina olímpica? Una vez más nos demostró que no hay preguntas absurdas, sino respuestas incompetentes. Y como en este rincón somos demasiado serios para fundar una iglesia por nuestro jugador favorito, seguiremos dedicándole de vez en cuando alguna ‘Navarrada’, hasta que a su talento se le acaben las respuestas.

DIARIO PUBLICO, 5 ABRIL 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario