lunes, 10 de mayo de 2010

CON LA FINAL EN LA CABEZA


La desequilibrada foto de los entrenadores presentaba un mito del baloncesto europeo, Giannakis, frente a un señor bajito encantado de haber ido en coche a ver la final del 97. Pero las fotos previas cuentan poco.

Solía decir un base hace años: “este deporte sólo deja participar a los pequeños cuando pasamos el medio del campo mucho antes de que el contrario se coloque”. Ricky seguramente no necesita consejos; se cayó en la ‘marmita de Naismith’. La marmita de Fran Vázquez es la del atleta perfecto. Elegía un gran día para poner tapones.

El segundo cuarto es el que siempre reservan sus entrenadores a Papaloukas. Y el griego lee los partidos con la misma facilidad que Ricky Rubio, pero con un punto favorable: le lleva varias finales de ventaja. El efecto Papaloukas no fue suficiente. El baile era del Barça. Olimpiakos salió al tercer cuarto poniendo los millones sobre el parqué. Childress es muy bueno, aunque cobre demasiado. ¡Víctor, vamos! Dijo el señor bajito de Barcelona, al que la final le cupo entera en la cabeza, y desactivó los millones con ‘Sadas’.

Y la foto general, la que cuenta, nos dejó la victoria de un equipo desequilibrante, frente a un rival algo desequilibrado. El Barça fue Usain Bolt a ritmo de record del mundo... y el señor bajito de Barcelona volverá en avión privado.

DIARIO PUBLICO, 10-5-2010

viernes, 7 de mayo de 2010

ESPERANDO A BOLT


Cuando suene esta tarde la musiquilla del I feel Devotion, himno de Euroliga, las miradas dispersas entre tantos campeonatos se concentrarán en la reunión de Paris. Dejando a un lado los desencuentros por el número de participantes, es incuestionable que el torneo acaba definiendo al corredor más completo del año. Ninguna competición de baloncesto de este calibre llega a proponer tres carreras diferentes antes de entregar la Copa al campeón. La fase regular, 10.000 metros entre octubre y marzo, mostró a Gebresilassie vestido de azulgrana (15-1 sumando el Top 16), un equipo capaz de ganar mucho, sonriendo. Se contaba de sobra con Olympiakos y Csska. Pero también con Panathinaikos, que dio la espantada.

Después vino un playoff exigente, 800 metros con los favoritos dudando en la salida; nada que su zancada de caballo no tuviera tiempo de solucionar. Real Madrid, Vitoria y Prokom fueron incapaces de aguantar dos vueltas al estadio. La cuarta plaza se la quedó el Partizan. Las dudas primero del Madrid y luego del Maccabi fueron resueltas amablemente en Belgrado, con unos fans absolutamente seguros de que allí sólo gana el equipo de casa.


Y por fin, París. En la Ciudad de la Luz -y de la sombra del tapón ilegal de Vrankovic a Montero-, se ha colocado la pista definitiva. Son tres carreras de 100 metros sin margen de error, ni dentro ni fuera de la cancha. Antes de su única victoria en 2003, el Barcelona caía a menudo en la tentación de prevenir la decepción con una puesta en escena equivocada frente al último esfuerzo; “somos los que más veces hemos llegado hasta aquí; y eso hay que valorarlo”. Desde entonces, ya no suele hacerlo. “El mejor es el que gana”, acaba de escribir Epi, el mayor referente sin Copa de Europa que podamos recordar. En Euroliga, guste o no, el mejor corredor solamente es el que acaba siendo mejor velocista de Los Últimos Cuatro.

DIARIO PUBLICO. 7-MAYO-2010

lunes, 3 de mayo de 2010

ENTRENADORES BAJITOS Y CON CARACTER


En la NBA, de nuevo a estas alturas sólo queda Pau entre los aventureros españoles. Y además haciendo su trabajo en función de lo que el equipo necesita cada noche. Lo penúltimo ha sido estropear la posible sorpresa del equipo revelación del año (con el entrenador revelación del año), los Thunder de Oklahoma, de Scott Brooks, y de todo un pabellón vestido de azul soñando con el séptimo partido, que se quedaron mudos ante el palmeo de Gasol en el último segundo. Era su decimoctavo rebote de la noche. Otra muesca más en su cinturón de estrella planetaria. Pero de Pau ya seguiremos hablando. El asalto al Back to Back no ha terminado. En el primer partido contra Utah su estadística habla de nuevo por él; 25 puntos, 12 rebotes, 5 tapones… son los Lakers de Pau, según muchos.

Nos llamó la atención esta semana la elección de los mejores entrenadores en la NBA, en comparación con los que están triunfando en la liga ACB. Los expertos eligieron precisamente a Scott Brooks, seguido por Scott Skiles y Nate McMillan (el entrenador de Rudy en Portland). Curiosamente, los tres fueron jugadores varias temporadas en la NBA y los tres jugaron en la posición de base. Si echamos un vistazo más general e histórico, casi todos los nombres que se nos vienen a la mente como entrenadores NBA son de buenos ex jugadores. Los últimos mitos (Pat Riley o Phil Jackson) jugaron varios años a buen nivel, no un nivel All-Star, pero suficiente como para ganarse el pan con gran solvencia. E incluso esta el caso de Larry Bird, que en Indiana demostró un par de años la capacidad para gestionar un equipo al que llevó a la Final NBA.

Los mitos españoles han sido Ferrándiz, Lolo Sainz, Aíto, Pepu, Antonio Diaz Miguel, Manel Comas, por la cantidad de años en la élite, y ahora se está apuntando Xavi Pascual. Llama la atención que ni Xavi ni Pepu ni Ferrándiz ni Manel estuvieron cerca de ser buenos jugadores, y llama mucho la atención que salvo Antonio los demás fueron todos bases.

Tenemos un juego profesional, sobre todo aquí, pero también en EEUU, en el que a 12 tipos cada vez más altos y fuertes los sigue dirigiendo sobre todo un bajito mandón y con carácter. Y por cierto, el Unicaja de Málaga está ganando sus últimos partidos de forma contundente. Avisamos, para que nadie se sienta luego sorprendido en caso de que Aito vuelva a reír el último. Los bajitos, además de tener carácter, a veces salen muy cabezotas.