lunes, 10 de mayo de 2010

CON LA FINAL EN LA CABEZA


La desequilibrada foto de los entrenadores presentaba un mito del baloncesto europeo, Giannakis, frente a un señor bajito encantado de haber ido en coche a ver la final del 97. Pero las fotos previas cuentan poco.

Solía decir un base hace años: “este deporte sólo deja participar a los pequeños cuando pasamos el medio del campo mucho antes de que el contrario se coloque”. Ricky seguramente no necesita consejos; se cayó en la ‘marmita de Naismith’. La marmita de Fran Vázquez es la del atleta perfecto. Elegía un gran día para poner tapones.

El segundo cuarto es el que siempre reservan sus entrenadores a Papaloukas. Y el griego lee los partidos con la misma facilidad que Ricky Rubio, pero con un punto favorable: le lleva varias finales de ventaja. El efecto Papaloukas no fue suficiente. El baile era del Barça. Olimpiakos salió al tercer cuarto poniendo los millones sobre el parqué. Childress es muy bueno, aunque cobre demasiado. ¡Víctor, vamos! Dijo el señor bajito de Barcelona, al que la final le cupo entera en la cabeza, y desactivó los millones con ‘Sadas’.

Y la foto general, la que cuenta, nos dejó la victoria de un equipo desequilibrante, frente a un rival algo desequilibrado. El Barça fue Usain Bolt a ritmo de record del mundo... y el señor bajito de Barcelona volverá en avión privado.

DIARIO PUBLICO, 10-5-2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario