domingo, 29 de agosto de 2010

IMBATIBLES PACKERS


"Tres cosas son importantes para cada uno de los jugadores en este vestuario; su
Dios, su familia y los Green Bay Packers. En ese orden".

Vince Lombardi era el entrenador de aquellos imbatibles Packers de los años 60, un icono del fútbol americano en Estados Unidos. Tanto, que el trofeo que cada temporada se entrega al campeón de la SuperBowl -ese partido que dura cuatro horas, con un concierto en el descanso y 1000 millones de personas frente al televisor-, se llama Vince Lombardi Trophy.
Hace un agosto, Sergio Scariolo (Scariolo, Lombardi...vamos bien), permitió que se grabaran las entrañas del equipo nacional de baloncesto. "Los trapos sucios se lavan dentro del vestuario", solía ser la excusa de aquellos futbolistas que perdían por penaltis y jamás pudieron besar a su chica en directo. ¿Por qué lo llaman trapo sucio cuando quieren decir inseguridad? Debió pensar el insaciable presidente Sáez. Y nos invito a entrar. Allí vimos a Sergio sirviéndose de la tecnología (pantalla, acción y música) en el lugar donde Vince (y seguramente Vicente... bien seguimos) sólo usaba la palabra.

Desde el sábado 28 de agosto España defiende su corona en el Mundial de Baloncesto. Como el Dios al que se refería Lombardi seguirá estando en todas partes (Uno sospecha que el grito de ¡Muro! antes de cada partido es el Credo personal de este grupo de jugadores. "Creo en saltar tapias, allá dónde me las pongan..."), y la familia siempre aceptará un buen plan de viaje (al hermano de Marc se lo paga la tele, para que nos oriente mientras descansa), ahora sólo falta que estos doce baloncestistas sigan poniendo su concepto de equipo en el siguiente peldaño de prioridades. Los imbatibles Packers de un tiempo a esta parte visten siempre de rojo. Yo que Saez invitaría a Amenábar a Turquía para que lo grabe, por si acaso. El insaciable Casillas ha puesto el listón muy alto con el morreo.

Diario Público, 28 agosto 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario