miércoles, 22 de septiembre de 2010

EL MEJOR TENISTA DE TODOS LOS TIEMPOS (I)



"La cosa esta más abierta que nunca" declaró Nole Djokovic justo antes de iniciarse el Open de Australia de enero pasado. Y a priori debía ser cierto, pero existía un dato demoledor, que durante 2010 se ha mostrado cabezón. En los últimos 6 años, período en el cual se produjo la irrupción de Nadal y la consagración de Federer, solamente 5 jugadores han inscrito su nombre en el palmarés de los torneos de Grand Slam, y tres de ellos (el propio Djokovic, Safin y Del Potro) lo han hecho en una ocasión.
Es decir, teniendo en cuenta que se disputan cuatro al año, entre Federer y Nadal han ganado nada menos que los 21 restantes. 9 ganó Rafa y 12 el jugador suizo, que venía de ganar 3 en el año 2004, por cierto. Esto es un hecho absolutamente demoledor: Nadal y Federer son los dominadores de esta (su) época del tenis.
Según leemos y escuchamos a veces en círculos deportivos bien informados, pese a las últimas victorias de Rafa en las finales de Gran Slam, se sigue hablando de Roger Federer no sólo como el mejor tenista de esta época, sino como ‘el mejor tenista de todos los tiempos’. Los que así lo consideran, basan su afirmación en la cantidad de torneos de Gran Slam ganados. El jugador suizo tiene 16 en su haber, seguido en este ranking por Pete Sampras con 14. Además, Federer es uno de los 7 jugadores de todos los tiempos que ha ganado los 4 grandes torneos. Cosa que ha conseguido Rafa recientemente al inscribir su nombre en el US Open, en Nueva York.

Pero todos sabemos que el tenis es, fundamentalmente, un juego inventado para retarse de un modo directo. Hay que colocarse de a un lado de la red para ganar más puntos, juegos o sets que el rival del lado opuesto. Una vez logrado ese objetivo, el rival cambiará, pero el propósito jamás lo hará; habrá que probarse con él. Muchos juegos, sets y partidos, muchos retos, dieron lugar al nacimiento de los torneos, como una consecuencia lógica del avance del deporte.

Bajo esta premisa del enfrentamiento directo, y con una intuición, se nos ocurrió volver a la estadística para revisar de nuevo los grandes nombres...

No hay comentarios:

Publicar un comentario