martes, 28 de septiembre de 2010

EL MEJOR TENISTA DE TODOS LOS TIEMPOS (IV)


El dominio de Lendl en la Atp fue compartido por Boris Becker a finales de los 80. El entonces jovencísimo alemán impactó súbitamente en el tenis al dominar con contundencia las pistas de Wimbledon, de las que salió campeón con apenas 18 años. Becker parecía destinado a ser el siguiente candidato que diera sentido al termino 'mejor tenista de todos los tiempos', pero rápidamente se incorporaron a la carrera dos nuevos norteamericanos que le robaron el foco y el nombre propio de la década.
Los 90 han pasado a la historia por del duelo Pete Sampras-Andre Agassi, una coloreada repetición del duelo entre Borg y McEnroe, con los papeles algo más flexibles, más alargado en el tiempo, pero también con menor contundencia en la historia del tenis. En este caso fue Sampras, el jugador de saque y red, de toque y revés a una mano, de ataque como McEnroe, lógicamente más educado en la cancha, el que dominó el duelo personal (en 34 enfrentamientos ¡34! Pete se impuso en 20) e inscribió su nombre en un nivel superior de la Historia del tenis.

¿Y por qué se debe otorgar tanto peso al enfrentamiento directo en este caso?

Pues porque Agassi, con una personalidad mucho más mediática en los inicios (fue quizá el primer tenista que utilizó con éxito la vestimenta para romper el cerrado mundo del tenis), con un juego de fondo muy directo, vivió dos etapas muy distintas en su carrera, ambas bajo el denominador común de un carisma entre el público (solamente igualado hasta entonces por John McEnroe) y también de sus éxitos. Fue capaz de conquistar en una ocasión la tierra de Roland Garros para formar parte del exclusivo club de siete ganadores de los ‘4 grandes’ (Australia, Roland Garros, Wimbledon y Open USA). E incluso inauguró uno más exclusivo, el de los ‘4 grandes’ y la medalla de Oro en los JJOO; al que sólo Rafa ha podido unirse. Todo ello con una carrera, además, casi tan larga como la Jimmy Connors, lo cual habla de su capacidad competitiva y de su repercusión en más de una generación de aficionados.

Es muy posible que Agassi, por tanto, tenga un lugar de preferencia con respecto a Sampras en el corazón de muchos aficionados. Y es aquí donde el origen del tenis (el enfrentamiento directo entre dos jugadores) cobra toda su fuerza: más allá de que Sampras empujara el récord de Gran Slams de Borg y lo llevara hasta 14 -cifra que solamente Federer ha rebasado-, lo hizo dominando de forma contundente el cuerpo a cuerpo frente al único tenista con el que pudo entonces pelear por un hueco entre los mejores de siempre. Al dato anterior (20-14 en el total de duelos directos), se añaden otros dos: en 5 enfrentamientos en finales de Gran Slam (una vez en Wimbledon, tres en Estados Unidos y una en Australia) Agassi sólo pudo vencer a Sampras sobre la pista dura de Melbourne Park, la cima menos prestigiosa de los 4 ‘himalayas’ del tenis. Y, sobre todo, jamás pudo pelear con él el dominio en la ‘Catedral del Tenis’, el All England Tennis Club fue el jardín de Sampras como jamás lo había sido de nadie hasta entonces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario