miércoles, 8 de septiembre de 2010

EL TIRO DE RICKY


Cuando lean estas páginas, sabrán ya el resultado de la probable victoria de Nadal sobre Feliciano López en el Open de Estados unidos. Lo contrario, sería una sorpresa mayúscula, ¿no creen? El tenis y el baloncesto no tienen mucho que ver, sin embargo, del mismo modo que habrá ocurrido en el partido entre los dos españoles, uno tiene la sensación de que el futuro de la selección, sin Pau y Calderón, a tres peldaños de un ‘Gran Slam’ en el que no es ni mucho menos favorita, puede estar ligado a la mejora, o no, de un problema técnico muy puntual. En el caso de Feliciano, suele ser su desconfianza en el revés, lo que acaba trasladándose a su cabeza y le impide ganar los puntos clave en las últimas rondas de los torneos. En el de Rafa, venía siendo su insuficiente saque lo que le impedía conquistar Nueva York. Nuestra selección, en este campeonato, por supuesto dentro de la complejidad de un deporte de equipo, está sufriendo un problema técnico parecido: la desconfianza de Ricky Rubio, uno de los mejores bases del mundo, en su tiro exterior, algo que, lógicamente, nuestros rivales estarán analizando.

La experiencia nos dice que, de cara a los partidos que faltan, el atrevimiento y la confianza serán herramientas fundamentales en poder de muy pocos individuos. Si nuestro base titular, y por tanto el primer dueño del balón, sigue, en esos instantes, ‘huyendo’ de su tiro exterior (como Feli suele ‘huir’del revés), desorganizará su juego, la fluidez del equipo se resentirá, y la cima será un Everest sin oxígeno. Si, por el contrario, Ricky recupera la confianza y el acierto en el tiro, España podría ser un tenista con todos los golpes a punto, un rival de altísimo riesgo al que enfrentarse en los minutos de la verdad, en cualquier tipo de superficie.

DIARIO PÚBLICO, 8 SEP. 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario