sábado, 4 de septiembre de 2010

EXCESO DE TINTE


“El Mundial empieza hoy”, ha advertido el hermano de Marc, aterrizando. Y uno intuye que Scariolo debería situar a los jugadores en ese punto de equilibrio entre el exceso de tinte en el pelo de Rudy Fernández durante esta extraña semana -apostaríamos a que ese fue el motivo de su alergia en uno de los partidos- y el baño de realidad que solíamos recibir del dueño de uno de los templos del boquerón en vinagre de Madrid, Casa Emilio, cuando los del Estudiantes acudíamos a celebrar una dura y trabajada victoria: “ah, ¿pero es que os siguen pagando por encestar la pelotita? Joder, qué país”.

Y enfrente, los piratas griegos de cada verano. Si, como parece, España se ha convertido para Grecia en ese grupo de irreductibles galos de los que huir antes de que destrocen el barco, sería cuestión de asustarles de nuevo con la camiseta de ‘Pau también juega’, tan efectiva en la Final de 2006 como el caldero del druida Panoramix. Es evidente que España sin Pau y Calderón, y con la mitad de Navarro, jamás puede ser la selección favorita de un campeonato del Mundo. Ahora bien, y esto es lo único que hoy debería preocuparnos: ¿están, estos doce tipos, por la labor de intentarlo, o son esta vez las famosas partidas de pocha, sin luz ni taquígrafos, una reunión de ex combatientes dónde se subasta el oro de Saitama a cambio de la rubia del bar y otro whiskey on the rocks?

Le preguntaron a Rick Fox, aquel alero de los Lakers, como se mentalizaron para lograr el tercer campeonato consecutivo de la NBA, el famoso ‘Threepeat’: “nos convencimos de que podíamos lograr algo que ni siquiera había logrado Magic Johnson”. ¿Ha pensado Rudy en lo que podría fardar con un Mundial más que Pau, y ese trabajo de pelo?

DIARIO PÚBLICO, 4-SEP-2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario