jueves, 16 de septiembre de 2010

NI MEJOR NI PEOR, DIFERENTE


Frente a momentos como el de Rafa en el US Open, nos entra la inmediata necesidad de la calificación más allá del presente. Ya no es solamente el ganador del abierto americano, ni el vencedor de 3 de los últimos 4 torneos que conforman el Gran Slam de tenis anual. Rafa entra de lleno en el debate sobre quién es el mejor deportista español de la historia.

Estas cuestiones son tan atractivas, precisamente por irresolubles y absolutamente subjetivas. La aportación de esta columna, apasionada por el asunto, consiste en añadir elementos de juicio, advirtiendo, eso sí, que dichos elementos podrían no encontrarse en ninguna estadística lógica y coherente. Ciñéndonos a disciplinas individuales, leemos que el tío de Rafa le anticipó a Carles Costa, ex tenista y actual manager, que su sobrino iba a ser una figura del tenis cuando el niño tenía 5 años. A esa edad, tan tierna, nos imaginamos a Induráin seguramente con ‘ruedines’ en la bicicleta, a Severiano Ballesteros entrando al campo de golf de Pedreña escapando de alguna bronca de su padre, y no tenemos noticias de Ángel Nieto subido en una maquina con motor. Solamente Fernando Alonso nos consta como ganador de (pequeños) grandes premios, pero también que su carácter era ya el de un chico de pocos amigos y escasas sonrisas.

Abrochando aquellos inicios con estos finales, tampoco somos capaces de encontrar un rival de Induráin llorando como un niño en la entrega de premios, incapaz de felicitar al campeón entre gemidos y desconsuelo, ni por supuesto un caso parecido al de Federer en el espacio de Severiano, ese pulcro y sostenido mundo del golf, tan ‘british’. De Nieto nos falta el informe, y de Alonso lo que sabemos es que fue él quién terminó rabiando alguna victoria de Hamilton; sin derrochar una lagrima, evidentemente.

Toda esta aportación, seguramente absurda, lo único que intenta es sostener la teoría de este rincón; mientras sus rivales al subjetivo premio han sido -y son- increíbles deportistas y competidores, Rafa es directamente un experimento de la NASA en Mallorca para el encaje de un cerebro ideal en el cuerpo perfecto, con el entorno adecuado y un modo de superación técnica y psicológica jamás visto anteriormente. ¿Es por tanto mejor, o peor que el resto? No deberíamos comparar deportistas con marcianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario