lunes, 25 de abril de 2011

LAS RAICES DE OBRADOVIC (y III)


Aprovecho estos días previos a la Final Four de Euroliga, para subir al blog la última parte de la entrevista con Danko (fue publicada de forma íntegra en Marca.com).
Danko nos hablaba aquí de sus sensaciones sobre la escuela balcánica de entrenadores.

Como anécdota, os comento que los lectores en Marca reflejaron (no todos de forma muy educada, lamentablemente, coo podéis ver en los comentarios de la entrevista) el parecido de los análisis de Danko con el trabajo de un entrenador, Juanan Hinojo, que tiene incluso un libro publicado SUEÑOS ROBADOS
Le escribí un email a su página para comentarle la coincidencia, y seguramente podré conocerle en Barcelona durante la Final Four, pues presenta su libro esos días. Si Danko viene a 'ojear' para los Nets, le he prometido a Juanan que nos tomaremos un café, pues no le conoce personalmente.

TERMINAMOS...

-Espera, espera, que yo soy muy de imágenes y aquí me das una; ¿qué es eso de poner baloncesto en la ‘dirección del equipo’?-
Pues cambiar en Europa la tendencia que venía de la NBA de que un equipo podía estar a las órdenes de sus estrellas, de los que metían más de 30 puntos sí o sí, ganando o perdiendo. Esa tentación estaba aquí, acuérdate de la época de Gallis, del primer Drazen Petrovic. Aquello era, ‘un jugador-un equipo’. Un profesor como Nikolic no podía permitir aquello. Él se empeñaba en meter a esos jugadores dentro de la disciplina del equipo. El sistema puede basarse en grandes individualidades, pero el equipo es el equipo. Hay muchos entrenadores que hablan así, porque suena muy bonito, pero es muy difícil poner esa visión en campo porque hay que tener mucho carácter, pasar períodos de crisis, seleccionar el tipo de jugadores capaces de trabajar así. Es muy complicado.
(...) Ellos viven este tipo de vida, Pablo, no puedes creer hasta qué punto. Y Pesic, y Obradovic, y Tanjevic, y Vujosevic (ex entrenador de Partizán, cesado en Moscú esta temporada). To-dos.

-¿Y los croatas?-
No tanto. Es más en Serbia, créeme. Mucha gente lo ve como enfermedad. A veces, desde luego, lo parece.

-¿Y los jugadores?- P
Pues dirán de todo, pero yo sé lo que dice Vujosevic sobre ellos: “si me hacen caso y juegan como yo digo, acabarán valiendo más como jugadores”. Estarás de acuerdo, o no, pero a él le mueve ese pensamiento.

-¿No tendrá todo esto que ver con vuestro ex país, con la política? El jefe manda. El entrenador es un general.-
Uh, me encanta hablar de eso. Porque creo que la gente dice pero no sabe todo, y creo que tú estás de acuerdo. Esa filosofía de entrenador, los que estamos en el negocio sabemos que en realidad viene del College Americano. De aquellos equipos universitarios tan ejemplares.

-Es verdad. Si fue lo mismo que pasó aquí con Díaz Miguel, tan adelantado a su tiempo…-
Pues a nosotros también nos llegó aquello. El entrenador universitario como profesor, como autoridad sobre el juego, como hombre de carácter. Incluso, llevado a aquellos años, pero allí, Pablo, primero allí, no aquí, el entrenador que no cambiaba su posición, que se equivocaba o acertaba, pero sólo mandaba él.

-¿Me estás diciendo que Nikolic se hizo ‘profesor’ de baloncesto por aquello, fijándose en aquello?-
Totalmente. Aquella (años 70) fue la época en la que los equipos de Yugoslavia empezaron la tradición de viajar a Estados Unidos. Delibasic, Dalipagic, Kikanovic… estaban en equipos que hacían tour de 15 días por allí, y jugaban un partido y otro partido contra las Universidades. John Wooden, Dean Smith algo después, el que tiraba la silla, ¿cómo se llamaba?

-Bobby Knight, de Indiana.-
Eso. Se empaparon de aquel baloncesto, y entonces vino lo interesante. Nikolic y algún otro, seguro que también Díaz Miguel, lo vio como una oportunidad de traerlo pero para transformarlo al tipo de jugador europeo, sin las cualidades físicas de los chavales de esas Universidades. Pero la raíz estuvo allí; el profesor, la autoridad, el equipo y al final las posibles estrellas. Para mí, aquello transformación de lo ‘americano’ a lo ‘europeo’, derivó en un tipo de baloncesto inteligente por necesidad.

-Termina, termina…-
Si me preguntas en que yo creo, te digo que a mí me gusta sobre todo el baloncesto primero rápido y listo, la idea bonita del baloncesto. Eso es lo perfecto. No puedo probarlo, pero seguro que Nikolic pensaba lo mismo. Pero, como decirlo; él fue un maestro que se inspiró en aquellas clases, y las adaptó a estos alumnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario